Temor en Reino Unido ante un posible desabastecimiento tras el cierre fronterizo con Francia

Boris Johnson manda un mensaje de tranquilidad pese a la suspensión del envío de mercancías desde Francia

La Asociación británica de Transportistas por Carretera (RHA, en inglés) pidió este lunes a los Gobiernos del Reino Unido y Francia encontrar una solución al cierre fronterizo dispuesto por las autoridades francesas por la crisis del coronavirus, para evitar que se desate el temor ante un posible desabastecimiento de productos perecederos.

El director ejecutivo de la RHA, Richard Burnett, instó al Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, a que facilite a los camioneros agua, comida e instalaciones sanitarias porque muchos han quedado atascados en el condado de Kent, donde está el puerto de Dover.

Burnett declaró a la cadena británica BBC que no hay necesidad de que se desate el "pánico" ante un posible desabastecimiento, pero pidió que los ministros franceses y británicos encuentren una solución.

La terminal de transbordadores de Dover, en el sureste de Inglaterra, comunicó en la noche de este domingo su cierre al tráfico por las restricciones impuestas en Francia, después de que el Gobierno del Reino Unido comunicase el hallazgo de una variante del coronavirus supuestamente muy contagiosa en Londres y el sureste de Inglaterra.

En las autopistas hacia el puerto de Dover, se ven largas filas de camiones sin poder avanzar hacia los puntos que permiten cruzar el canal.

Johnson manda un mensaje de tranquilidad

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha emplazado este lunes a la población a comprar con normalidad y ha asegurado que "la gran mayoría" de los suministros de alimentación y medicamentos que recibe Reino Unido no se han visto afectados por la decisión anunciada el domingo por Francia de suspender el tráfico de mercancías como consecuencia de la detección de una nueva cepa de coronavirus en Reino Unido.

"Es vital en primer lugar subrayar que los retrasos que solo afectan a Dover atañen solo a los transportes gestionados por personas y solo al 20 por ciento del total que parte hacia y llega del continente europeo", ha argumentado en un mensaje a la nación.

"Estos retrasos solo afectan a un pequeño porcentaje de los alimentos que entran en Reino Unido. Los supermercados británicos han informado de que sus cadenas de suministro son fuertes y robustas, así que todo el mundo puede seguir comprando con normalidad", ha añadido.

Johnson ha explicado que ha hablado con el presidente francés, Emmanuel Macron, y están trabajando los dos para "desbloquear el flujo comercial lo antes posible".

Los contagios siguen disparados

Mientras, en lo que respecta a la epidemia, el Ministerio de Sanidad británico ha informado este lunes de 33.364 nuevos contagios, una cifra ligeramente inferior al récord histórico de 35.928 casos que se publicó el domingo, si bien es cierto que las cifras del lunes corresponden a los test realizados en domingo, sensiblemente inferiores en número a los de otros días de la semana.

El boletín del lunes incluye además 215 muertes, por debajo de las 326 del domingo, con lo que Reino Unido suma en total 2.073.511 casos confirmados y 67.616 muertes desde el inicio de la pandemia. Geográficamente, hay 190 nuevas muertes en Inglaterra, 10 en Gales, 7 en Irlanda del Norte y ninguna en Escocia.