La esposa de Saab insiste en la denuncia de la detención injusta e inhumana de su marido

El supuesto testaferro de Maduro fue detenido en Cabo Verde a petición de Estados Unidos

La esposa del empresario colombiano Álex Saab, presunto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha denunciado su detención "injusta" e "inhumana" en Cabo Verde, donde se encuentra arrestado a petición de Estados Unidos, que le reclama por supuestos delitos de blanqueo de dinero.

La modelo italiana Camilla Fabri hace la denuncia en una carta recibida por su marido en la cárcel caboverdiana, donde cumple prisión preventiva desde el pasado 14 de junio, con motivo de los 49 años que el empresario cumplirá el próximo lunes.

"Los cumpleaños son momentos de celebración, pero este año no será lo mismo, no podremos hacerlo porque sabemos que estás sufriendo mucho", afirma Fabri en la misiva manuscrita.

"Todo esto es tan injusto y nos destroza pensar en tanto dolor que te han causado injustamente", escribe la esposa, que habla en su nombre y en el de sus dos hijas, Mariam y Charlie.

La modelo se declara "muy preocupada" por la salud del empresario. "Especialmente porque Cabo Verde está ignorando la seriedad de tu enfermedad", apostilla.

"Nunca imaginé que Cabo Verde, un país que se presenta como un modelo de decencia y democracia, podría tratarte de una forma tan inhumana. Te has visto envuelto en un juego político en el cual no has tenido parte", subraya.

"¿Cómo es posible que no hayan respetado la ley?", se pregunta Fabri.

La modelo, de 26 años, expresa también su deseo de que "nos permitieran entrar en el país y no que nos nieguen la entrada, como han hecho con nuestros abogados", a varios de los cuales las autoridades caboverdianas impidieron este año acceder a esta nación insular de África occidental.

"Todo el mundo está luchado por ti para que se haga justicia. Nunca nos daremos por vencidos. ¡Feliz cumpleaños, amore! Te amo mucho", concluye la carta de Fabri, quien fue noticia en noviembre del pasado año después de que la Justicia italiana confiscara, entre otros bienes, un lujoso inmueble en Roma vinculado a ella y Saab.

El texto se conoció un día después de que el procurador general de Cabo Verde, Luis José Landim, confirmara que su país no tiene ninguna obligación de cumplir la orden de un tribunal africano de poner en arresto domiciliario al empresario colombiano.

Landim se refirió a la decisión del Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), a la que pertenece Cabo Verde.

El Tribunal de Justicia, con sede en Abuya (Nigeria), dictaminó el pasado 30 de noviembre que el país africano debe poner de inmediato bajo arresto domiciliario a Saab.

El empresario alega problemas de salud que requieren la atención de un médico fuera de la cárcel en la que está recluido, por lo que el Tribunal de la CEDEAO pidió que se le conceda la detención domiciliaria para tener acceso a su familia, doctores y abogados.

Sin embargo, Landim aseguró este viernes, tras reunirse con el presidente caboverdiano, Jorge Carlos Fonseca, que su país no ha ratificado el protocolo que otorga jurisdicción al tribunal en casos de derechos humanos.

El Tribunal de la CEDEAO también admitió la condición de Saab como "enviado especial" de Venezuela (que sostiene que es ciudadano venezolano), argumento que usa la defensa para alegar que su arresto es ilegal porque "tenía derecho a la inviolabilidad personal".

Saab fue detenido el pasado 12 de junio, cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla caboverdiana de Sal (norte), tras una petición de EEUU cursada a través de Interpol por supuesto blanqueo de dinero.

El Gobierno y un tribunal caboverdianos han aprobado la extradición de Saab a Estados Unidos, si bien la defensa ha apelado contra la decisión de esa corte ante el Supremo Tribunal de Justicia.