Sánchez propondrá "endurecer el plan de Navidad" si no cesa "el preocupante aumento de los contagios" en España

El presidente pide a la ciudadanía desde el Congreso un último esfuerzo para "no tirar todo por la borda, a la puerta de las vacunas"

La Navidad en España está en peligro ante el avance del virus. Esta vez ha sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el que lo ha advertido, subrayando que "si hay que endurecer el plan de Navidad, lo propondremos a las comunidades" si no se frena el "preocupante aumento en el número de contagios" de los últimos días. En ese sentido, ha dicho que hay que "hacer un esfuerzo a la puerta de las vacunas" para evitar la tercera ola y que "no se puede tirar todo por la borda". También ha subrayado que el estado de alarma "funciona" y ha servido para doblegar la primera ola y, ahora, la segunda, destacando que está salvando "vidas y empleos".

"No podemos relajarnos. No podemos bajar la guardia...Hemos luchado mucho todo el año, unidos, y estamos ante este último esfuerzo", ha asegurado el jefe del Ejecutivo durante su comparecencia ante el Congreso para dar cuenta de la situación sanitaria, de la que se comprometió a informar cada dos meses mientras dure el estado de alarma.

El jefe del Ejecutivo ha pedido a los ciudadanos un último esfuerzo y no bajar la guardia a las puertas de que comiencen a administrarse las vacunas. "No tiremos todo por la borda. Solo de nosotros depende no abrir la puerta a una tercera ola", ha dicho Sánchez.

No obstante, el presidente se ha mostrado convencido de que España saldrá adelante y ha garantizado que el Gobierno ha entendido las lecciones de la crisis y tiene la firme voluntad de llevar a cabo las transformaciones que necesita el país.

"Agradezco que una mayoría plural de esta Cámara haya apoyado la acción de Gobierno para hacer avanzar a España en este momento crítico", ha dicho por otra parte el jefe del Ejecutivo en referencia a la aprobación de los presupuestos.

Sánchez ha insistido en que cree que España entra ahora en una "tercera y definitiva etapa" que supone "el principio del fin" de la pandemia, con la estrategia de vacunación, para la que ha garantizado que España está lista.

"España está lista, todas sus instituciones están listas para hacer frente a esta estrategia de vacunación", ha asegurado Sánchez, remarcando que España es, junto a Alemania, el primer país de la Unión Europea en tener listo un plan de vacunas.

El presidente ha recordado que habrá 13.000 puntos de vacunación en todo el territorio para garantizar que todos los grupos prioritarios tienen acceso a la vacuna en la primera etapa, en total 2,5 millones de españoles. El Gobierno confía en que en la segunda etapa, entre mayo y junio, estén vacunados entre 15 y 20 millones de españoles.

Recuperación económica

Por otro lado, Sánchez ha afirmado que aunque "aún nos queda mucho" para alcanzar la "recuperación económica definitiva" las medidas adoptadas por el Ejecutivo y la "resiliencia" de la economía arrojan unos datos que apuntan a que este proceso ya está en marcha.

Sánchez ha recordado que, además de encarrilar unos presupuestos para el próximo año que, ha puntualizado, "no decidirán la suerte del Gobierno" sino "la suerte de España", los últimos datos macroeconómicos revelan que en el tercer trimestre del año el crecimiento español ha alcanzado el 16,7%, un rebote mucho mayor del previsto por los analistas.

Además, el mercado laboral ha encadenado siete meses en positivo, con 32.000 afiliados a la Seguridad Social en noviembre que hacen superar ya los 19 millones de trabajadores afiliados, constatando la recuperación de 578.000 empleos desde el peor momento de la crisis.

"No ocultamos las amenazas que aún nos acechan", ha afirmado el presidente, quien ha puesto el Brexit como ejemplo de posibles obstáculos, pero también ha remarcado: "Creemos en España, en sus posibilidades, en la capacidad de los trabajadores y empresas por salir adelante".

Y ha puesto más ejemplos, como el hecho de que España haya colocado deuda a 10 años en los mercados, por vez primera, con interés negativo, algo que considera "sinónimo de la confianza que tienen los inversores internacionales en el Gobierno de España y en sus instituciones".

En suma, Pedro Sánchez considera que pese a la caída prevista en 2020 de la actividad económica, en todo caso será "menos acusada" y "menos grave" de lo que se pensaba, así que ha concluido que "estamos iniciando la senda de recuperación económica", para lo cual era "fundamental", ha insistido, aprobar los presupuestos.

Pide arrimar el hombro

También aprovechado su comparecencia para reprochar a la oposición, en clara alusión al PP, su "voluntad destructora", y para pedirles que reconsideren su postura de oposición a las medidas que impulsa el Ejecutivo para frenar la pandemia del coronavirus y arrimen el hombro.

En todo caso, Sánchez ha vaticinado que, a pesar de esa actitud, la legislatura será "larga y fructífera", gracias a la capacidad de las "distintas" fuerzas parlamentarias -"muy distintas"- que conforman la "mayoría plural" que sí está respaldando al Gobierno para hacer frente a la crisis, por ejemplo con la aprobación de los Presupuestos.

La comparecencia del jefe Ejecutivo se ha producido el mismo día en que el Consejo Interterritorial de Salud aborda el calendario de vacunas y analiza asimismo las medidas establecidas para controlar la pandemia durante la época vacacional.

La última vez que el presidente del Gobierno compareció ante el Pleno del Congreso fue el 26 de julio, precisamente para explicar el acuerdo alcanzado en la cumbre de Bruselas que aprobó el fondo de recuperación europea, así como para dar cuenta de los otros dos Consejos Europeos celebrados en los meses de abril y junio.

Mes y medio después, el 8 de septiembre, Sánchez compareció a petición propia ante el Senado para informar sobre los planes y los objetivos del Ejecutivo para los próximos meses.

De seguir vigente hasta mayo el estado de alarma, el jefe del Ejecutivo tendrá que rendir cuentas al Congreso aproximadamente cada dos meses de la situación de la pandemia, pues ese fue el acuerdo al que llegó con sus socios parlamentarios a cambio de aprobar la prórroga del estado de alarma por seis meses.

RELACIONADO