Hong Kong niega la libertad al magnate Jimmy Lai que podría condenarlo a cadena perpetua

El Gobierno le acusa de conspiración con potencias extranjeras además de fraude con sus empresas mientras que Pompeo y Johnson piden la puesta en libertad inmediata

Un tribunal de Hong Kong ha imputado este sábado al magnate de los medios de comunicación y activista Jimmy Lai por cargos de conspiración con potencias extranjeras, un delito regulado por la nueva y polémica ley de seguridad para el territorio, y le ha denegado la libertad bajo fianza.

Los fiscales han pedido aplazar el caso hasta abril, para darles más tiempo para revisar la principal evidencia en el caso: la cuenta de Twitter de Lai, que usó para criticar a Hong Kong y al gobierno central.

Si es declarado culpable, el empresario de 73 años, que fue llevado a los tribunales esposado, se enfrenta una posible sentencia máxima de cadena perpetua.

Lai, propietario del periódico 'Apple Daily', ha estado detenido desde la semana pasada, cuando se le negó la libertad bajo fianza en relación con cargos de fraude relacionados con una presunta violación de arrendamiento en la sede de su empresa.

Lai también pasó dos días bajo custodia policial en agosto cuando su empresa, Next Digital Media, fue allanada por cientos de agentes de policía en virtud de esta ley, considerada por sus críticos como una extensión de la legislación china y una grave amenaza contra las libertades particulares del territorio.

La ley, que apunta a la secesión, la subversión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras, fue impuesta por Pekín en junio, sin consulta pública previa.

Desde entonces, numerosas voces disidentes han recibido presiones de las fuerzas del orden. Solo esta semana, fueron arrestados 16 partidarios del llamado movimiento democrático.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha instado a las autoridades chinas a retirar los cargos contra el magnate y a liberarlo "inmediatamente", ya que su único "crimen" ha sido "decir la verdad".

A través de su cuenta de Twitter, Pompeo ha calificado la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, bajo la cual ha sido condenado Lai, como "una burla a la justicia".

Además, ha señalado que "el único 'crimen' de Jimmy Lai es decir la verdad sobre el autoritarismo y el miedo a la libertad del Partido Comunista chino", por lo que "los cargos deben ser retirados y él debe ser liberado inmediatamente".

Por su parte, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha asegurado que el país está "profundamente preocupado" ante "la prosecución de casos legales contra figuras prodemocráticas como Jimmy Lai" por parte de las autoridades de Hong Kong.

Lai tiene la nacionalidad británica, aunque las autoridades han especificado que no le pueden proporcionar ayuda consular porque China no reconoce la doble nacionalidad.