‘El discurso del Rey’ Felipe VI y ‘El retorno del Rey’ emérito marcan la agenda política del final de 2020

Sánchez despide el difícil año sanitario y económico con los PGE aprobados y la esperanza de las vacunas y los fondos UE para 2021

Dos interrogantes marcan el interés general de muchos españoles ante los esperados acontecimientos políticos de final del presente año y a la luz de últimas noticias y revelaciones sobre la fortuna opaca del Rey Juan Carlos y el uso de tarjetas por valor de más de 500.000 €, en las que podrían estar implicadas la Reina Sofía, su hija la Infanta Elena y alguno de sus nietos. Las interrogantes son: ¿Qué dirá el Rey Felipe VI en su tradicional discurso de Nochebuena?; ¿Regresará el Rey emérito Juan Carlos I a España, para pasar las Navidades, como pretende?

La exitosa en todo el mundo serie dé Netflix ‘The Crown’ -‘La Corona’-, que tanto revuelo y polémica ha causado en el Reino Unido, bien podría tener en España su particular, aunque menos excitante, versión por lo ocurrido en los últimos meses en nuestro país en torno a la Familia Real española. Y cuando desde el Gobierno de Pedro Sánchez su vicepresidente Pablo Iglesias aboga por el fin de la Monarquía y del Régimen de la Transición.

Y todo ello mientras este país sufre: los presuntos últimos coletazos de la mortalidad pandemia que se llevó la vida de más de 75.000 ciudadanos; y los destrozos de la crisis económica y social, amén de una brusca fractura política e institucional. En parte paliada por la estabilidad del Gobierno tras aprobar el Congreso los PGE de 2021, aún pendientes de su ratificación en el Senado y su publicación en el BOE.

Las citadas interrogantes marcan en torno a ‘La Corona’ española el fin del ‘annus horríbilis’, como diría la Reina Isabel II de Inglaterra de 2020, y nos recuerdan otros dos grandes éxitos del cine inglés y americano: ‘El discurso del Rey’ de Tom Hooper, con la excelente actuación de Colin Firth y Geoffrey Rush; y ‘El Retorno del Rey’ de Peter Jackson, con Viggo Mortensen, en el final de la trilogía de ‘El Señor de los Anillos’.

El discurso del Rey

En ‘El discurso del Rey’ Felipe VI de Nochebuena se espera alguna alusión a los escándalos financieros que su padre el Rey Juan Carlos I ahora pretende regularizar en la Hacienda pública para evitar su condición de delitos -lo que podría afectar a su título de Rey Emérito-, y cuando el monarca, que pilotó con Adolfo Suárez la Transición española, está a punto de cumplir 83 años (el 5 de enero) y está aquejado de falta de movilidad y de una mala salud.

Asimismo, don Felipe VI hablará de los problemas sanitarios, económicos y sociales del país, de la esperanza de las vacunas y la recuperación de la economía y el empleo. Y por supuesto, la fractura política española, haciendo un llamamiento a la unidad del país y apoyando la ‘legitimidad’ de los PGE de 2021 aprobados en el Congreso a pesar de las denuncias de la Oposición por los pactos con Bildu y ERC.

Y puede que el monarca subraye, también, la unidad y el compromiso de las Fuerzas Armadas con la Constitución y orden establecido tras el manifiesto y misivas al Rey de 350 mandos retirados de las FAS que denuncian ataques del Gobierno a la unidad de España y la Democracia.

El retorno del Rey

Sin duda al Rey Felipe VI le espera un discurso muy difícil y comprometido con su función de Jefe del Estado. Y también como heredero de La Corona e hijo del ahora controvertido Rey emérito Juan Carlos I.

El que lleva más de cuatro meses ‘desterrado’ fuera de España, después de la decisión propuesta por el presidente Sánchez y pactada con el Rey Felipe VI de que don Juan Carlos I saliera del país, tras las revelaciones que su ex compañera Corinna Larsen hizo en una conversación con el famoso Villarejo (grabada por el comisario).

Grabación donde se mencionaban Fundaciones opacas de don Juan Carlos con grandes sumas de dinero y ‘donaciones’ varias de ingentes cantidades de dinero, como los 100 millones de dólares que el Rey de Arabia Saudí donó al Rey emérito español antes de su abdicación y que no declaró en un tiempo en el que don Juan Carlos está ‘inviolable’ ante la Justicia española. Y una donación que el Rey emérito decidió después a Corina Larsen, la que se ha quejado de persecución y acoso del servicio de inteligencia español.

En suma un escándalo que forzó la marcha del Rey Emérito de España, lo que fue muy criticado por el vicepresidente Pablo Iglesias que la calificó de ‘huida’ y provocó su enfrentamiento con el presidente Sánchez. Y al final un ‘destierro que aceptó don Juan Carlos, quien escogió los Emiratos Árabes (una dictadura ‘petrolífera’ del Golfo Pérsico) como el lugar de su residencia en un hotel de lujo de Abu Dhabi.

Donde le ha sorprendido el último de sus varios escándalos financieros, el relativo a las tarjetas doradas que él y puede que doña Sofía y las infantas doña Cristina y doña Elena utilizaron para hacer pagos opacos en los años pasados. Y cuando don Juan Carlos ya era ‘emérito’ y ya no gozaba de la ‘inviolabilidad’ que podría protegerle de la Justicia durante sus años de Rey, aunque no ante la opinión pública española e internacional.

Fondos y tarjetas opacas avaladas por cuentas del empresario mejicano Allen Sanginés-Krause, cuyo uso y regularización en España podría tener un coste o multa de unos 350.000 euros, lo que podría evitar el rango de delito.

Y lo que por su reciente notoriedad podría obstaculizar el regreso de don Juan Carlos a España y al Palacio de La Zarzuela por Navidad tal y como al parecer pretendía el monarca emérito. Y lo que pone en un serio aprieto a su hijo el Rey Felipe VI. Asunto este de ‘El Retorno del Rey' Juan Carlos que se está estudiando en los palacios de La Zarzuela y La Moncloa para buscar una solución.

Como la del posible regreso de don Juan Carlos a Sanjenjo (Pontevedra) lugar de donde salió hacia los Emiratos y donde podría reunirse con sus amigos del ámbito del deporte náutico y parte de su familia. Aunque todo esto aún está por decidir y ver en los próximos días mientras avanza la cuestión de la regularización de las tarjetas ante Hacienda, asunto que no admite más demoras si se quiere evitar el delito fiscal.

RELACIONADO