Sánchez ve inexplicable no apoyar unos Presupuestos Generales que "darán aire a España"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha subrayado este viernes que España necesitaba "como el aire que respiramos" los Presupuestos aprobados por el Congreso y, por ello, considera inexplicable que algunos grupos, en alusión al PP, Ciudadanos y Vox, no los hayan apoyado. Sánchez ha destacado la relevancia de la aprobación de las nuevas cuentas del Estado durante la presentación en Cantabria del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía que, denominado "España puede", está explicando en una gira por las comunidades autónomas.

En Comillas y acompañado por el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, el jefe del Ejecutivo ha recalcado la trascendencia de ese plan para dar respuesta a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

Para hacerle frente ha dicho que era fundamental que España tuviera unos nuevos Presupuestos, a los que ha aludido un día después de que el pleno del Congreso los aprobara con el aval de 188 diputados. El hecho de que esa cifra represente a once formaciones políticas ha considerado que es prueba de la negociación y la vocación de acuerdo con las que se ha trabajado.

Para él, no haber aprobado los Presupuestos ante la crisis, habría sido como "dejar a un barco sin timón y sin motor en medio de la tormenta del siglo". En consecuencia, ha opinado que lo normal ha sido ese apoyo a las cuentas del Estado. "Que once grupos de distinto signo político apoyen los Presupuestos más necesarios en el último siglo, no requiere explicación, es lo normal; lo inexplicable -ha puntualizado- es que haya habido grupos parlamentarios que hayan querido impedir la aprobación de unos presupuestos que España necesita como el aire que respiramos".

Sánchez ha destacado que estas cuentas son progresistas, y suponen el mayor esfuerzo social de la historia democrática, por lo que ha resaltado que los Presupuestos "no son un juego político".

Junto a la respuesta a la crisis provocada por la pandemia que suponen los Presupuestos, el plan de recuperación de la economía y los fondos europeos, el presidente del Gobierno ha destacado los pasos que se están dando en el combate sanitario contra el COVID-19.

Al hilo de ello, se ha referido a la mejoría de los datos en las últimas semanas y a las expectativas de vacunación. En ese contexto, ha anunciado que para los meses de mayo o junio del próximo año, cuando acabe la segunda fase del plan fijado por el Ejecutivo, prevé que estén ya vacunados entre 15 y 20 millones de españoles.

Confía en que España pueda tener disponibles las vacunas a finales de diciembre o principios de enero y que en la primera etapa (en la que se vacunará a los residentes, el personal sanitario y sociosanitario de estos centros y grandes dependientes no institucionalizados) se vacune a unos 2,5 millones de personas.

Aunque ha resaltado que cualquier euforia debe ser compensada con la cautela, ha insistido en su opinión de que se está ante el principio del fin de la pandemia.

Sánchez ha destacado que el estado de alarma actualmente en vigor está dando sus frutos porque España lleva tres semanas consecutivas bajando la incidencia acumulada de casos y que ha pasado de 530 por cada 100.000 habitantes en catorce días en la primera semana de noviembre a poco más de 240 ahora. "España es hoy uno de los países europeos con menos contagio y hemos salido de la alerta extrema", ha recalcado antes de advertir que el objetivo de 25 casos fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún está lejos y no hay que bajar la guardia.

Sánchez ha recordado los ejes del plan de recuperación de la economía que impulsa e Gobierno y que pasan por lograr una transformación tecnológica y digital de España, la total igualdad y la cohesión social y territorial.

Para él, ese plan se resume en impulsar la creación de empresas y empleo, momento en el que ha recordado el cálculo del Gobierno de que podrán crearse hasta 800.000 puestos de trabajo en lo que resta de legislatura.