PSOE y Podemos registran una nueva iniciativa para limitar el poder del CGPJ en funciones

Los dos partidos quieren evitar que el órgano nombre jueces con el mandato caducado y la idea es debatir la propuesta el día 15

Unidas Podemos y PSOE han registrado de forma conjunta una nueva Proposición de Ley en el Congreso para limitar las funciones del Consejo General del Poder Judicial cuando haya caducado su mandato, como ocurre en la actualidad. Con ello, los dos partidos persiguen que el CGPJ no pueda realizar nombramientos clave en la cúpula judicial en periodo de funciones y se limite a funciones de mero trámite ordinario. Las dos formaciones quieren debatir la iniciativa en el Congreso antes de que acabe el año, con la idea de hacerlo en el Pleno del 15 de diciembre.

La proposición de ley se une así a la reforma del Poder Judicial que registraron para tratar de desbloquear su renovación, paralizada de momento a la espera de que el PP acceda a desbloquear el relevo del cupo de juristas, por lo que añaden al principal partido de la oposición más presión si cabe.

De hecho, la limitación de competencias con periodo caducado del CGPJ ya era una cuestión que se recogía en dicha reforma y que ahora, con la nueva iniciativa, se define con mayor precisión.

"Es un paso muy importante y en los últimos dos años hemos visto como una institución con el órgano caducado tomaba decisiones muy importantes para con el Poder Judicial", han expuesto fuentes de Unidas Podemos para resaltar que, "con esta ley, se acabaría con esta anomalía y creemos que es un paso en la buena dirección".

Las dos formaciones que conforman el Gobierno de coalición exponen en la propuesta que "es evidente que la superación del plazo máximo de mandato sin que se haya producido la debida renovación sitúa al CGPJ en una situación extraordinaria, cuyo régimen jurídico no puede ser el mismo que el aplicable al periodo normal de funcionamiento".

En consecuencia, ven necesario delimitar sus atribuciones de los vocales cuando su mandato haya expirado y observan que, a diferencia del poder Ejecutivo o Legislativo, la concreción de esas funciones no está desarrollada de forma conveniente en la actual legislación.

"La existencia de una normativa apropiada para estos casos supone una garantía básica para el correcto funcionamiento de la Administración de Justicia, así como un medio para favorecer la renovación, pero, sobre todo, resulta fundamental de cara a salvaguardar la legitimidad del órgano", deslizan en su iniciativa PSOE y Unidas Podemos.

Por tanto, las facultades de proponer el nombramiento del presidente del Tribunal Supremo, de los presidentes de las Audiencias, de los Tribunales Superiores de Justicia y la Audiencia Nacional, de los Presidentes de Sala y los Magistrados del Tribunal Supremo o de los Magistrados del Tribunal Constitucional, "deben quedar excluidas del ámbito competencial del Consejo cuando este se encuentra en funciones".

Los dos partidos del Gobierno presentan esta iniciativa cuando sigue bloqueada la negociación entre el Ejecutivo y el PP para renovar el Poder Judicial. Este martes, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, descartó que se pudiera alcanzar un acuerdo antes de acabar el año. Desde Génova insisten que solo negociarán la renovación del órgano si Podemos no está en la misma mesa. 

También la víspera la ministra portavoz, María Jesús Montero, aseguró que el Gobierno iba a dar un tiempo "prudencial" al PP para pactar la renovación del CGPJ, un acuerdo que el Ejecutivo entiende ya cerrado a falta de que el PP "se decida" a materializarlo, y advirtió de que si el partido de Pablo Casado no "reacciona" seguirá con "la hoja de ruta" de reformar la ley para posibilitar la renovación.

Desde Unidas Podemos, Jaume Asens señaló también el martes que este partido apuesta por abordar ya la reforma del sistema de renovación e incluir esa iniciativa en el próximo pleno del Congreso, ante el nuevo "portazo" de los populares.

Y ya este miércoles, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha defendido este miércoles la reforma inicial que registraron el PSOE y Unidas Podemos para rebajar las mayorías necesarias y esquivar el bloqueo de los 'populares' a la renovación del CGPJ, aunque ha reconocido que "el fin no justifica los medios".

En una entrevista en Onda Cero, Grande-Marlaska ha dejado claro que esta reforma, de ser finalmente necesaria, sería "conforme a la Constitución y a los principios de independencia judicial que vienen exigidos por la Unión Europea y el Consejo de Europa".

"El fin no justifica los medios, pero la solución no sería contraria a la Constitución. Garantizaría la independencia judicial en los parámetros máximos. No hay ninguna preocupación. No pasemos al segundo debate. Tendríamos que ser más claros en hablar del bloqueo y en los términos que está aconteciendo", ha insistido.

Ahora, los dos partidos del Ejecutivo ponen sobre la mesa esta nueva iniciativa que permitiría limitar las funciones del órgano de gobierno de los jueces mientras no se logre su renovación.

RELACIONADO