La pandemia mejora levemente en Italia mientras sopesa no permitir celebraciones de Nochevieja

El país suma 16.377 nuevos contagios, su mejor dato en más de un mes durante la segunda ola, y 672 fallecidos más

Italia ha sumado en las últimas 24 horas otros 16.300 casos de coronavirus, su mejor dato en más de un mes en plena segunda ola, en un momento en que el Gobierno está sopesando las restricciones de cara a las próximas semanas, entre las que no figuraría permitir celebraciones en Nochevieja.

Según el Ministerio de Salud, se han detectado 16.377 positivos entre los 130.500 test realizados en las últimas 24 horas, un dato inferior al del domingo, cuando hubo más de 20.600 casos, si bien también la cifra de pruebas diagnósticas fue superior, con casi 177.000.

Además, ha habido otros 672 fallecidos, un dato este superior a los 541 decesos que se produjeron el domingo. Con ello, la pandemia deja ya en Italia 1.601.554 casos confirmados y 55.576 víctimas mortales.

Actualmente hay 36.931 pacientes hospitalizados con síntomas, con otros 299 más, mientras que en la UCI están ingresadas 3.744 personas con COVID-19, nueve menos que la víspera. Hasta la fecha 757.507 personas han superado la enfermedad, con otras 23.000 altas en el último día.

Por regiones, Emilia Romaña ha sido la que más nuevos positivos ha sumado, con otros 2.041, seguida por Véneto (2.003), Lombardía (1.929), Campania (1.626) y Lazio (1.589).

Entretanto, el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia, se ha mostrado partidario de no levantar el toque de queda actualmente en vigor en el país a partir de las 22.00 horas en Nochevieja. "Si decidimos que hay un límite horario para los desplazamientos, que se vuelve a casa independientemente de lo que haya que hacer, ¿se celebra Nochevieja? Se celebra en casa", ha declarado a la cadena pública RAI.

Preguntado sobre si es cierto que ha dicho que el toque de queda solo se quita por encima de su cadáver, el ministro ha dicho que él, al igual que el resto del Gobierno, lo creen así. "Prudencia y atención son nuestra línea, una línea que pone la salud por delante de todo", ha subrayado.

Asimismo, a la espera de que el Gobierno decida esta semana sobre las restricciones que se impondrán de cara a las semanas siguientes, incluidas las Navidades, Boccia se ha mostrado partidario de mantener la prohibición de desplazamientos entre regiones.

"Aquí de lo que se trata es de dar prioridad absoluta a la defensa de las redes sanitarias. No creo que nadie quiera una tercera ola", ha subrayado. Para evitarlo, hay que "seguir en el mes de diciembre con el rigor y el distanciamiento social", ha añadido.

Preguntado sobre si viajará a Apulia, su región natal, en Navidad, Boccia ha sido rotundo: "Si las reglas dicen que no se puede viajar, en Navidad me quedo en Roma". "Muchos de nosotros tenemos familiares en otra región, pero todos queremos que nuestros seres queridos estén bien y que los trabajadores sanitarios puedan trabajar de la mejor forma posible", ha señalado.

RELACIONADO