El FMI considera que la eurozona necesitará nuevos estímulos por la segunda ola del coronavirus

La segunda ola de contagios en los países de la eurozona supone un "considerable riesgo" para la evolución de sus economías y obligará a adoptar nuevos estímulos para impulsar la recuperación, según ha advertido este lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe sobre la zona euro.

El organismo que dirige Kristalina Georgieva subraya en su documento que las políticas fiscales nacionales, que hasta ahora han sido "una defensa vital contra la pandemia", necesitarán "dar un amplio apoyo durante un tiempo más largo del previsto inicialmente".

En su informe Artículo IV sobre la eurozona, el FMI advierte de que retirar el apoyo ya aprobado "demasiado pronto" corre el riesgo de "hacer descarrilar la recuperación", al tiempo que añade que los nuevos estímulos "deberían dar prioridad a los hogares más afectados por la crisis y las empresas que tengan más posibilidades de ser viables tras la pandemia".

"A medida que se levantan las medidas de contención, habrá también necesidad para un mayor apoyo a la demanda agregada, en especial la inversión pública para facilitar las transformaciones digital y verde. Y a medida que la recuperación gana tracción, el foco debe cambiar gradualmente a facilitar la relocalización de capital y trabajo, impulsar el crecimiento inclusivo y reducir las deficiencias fiscales" , añade el FMI.

Pero además, el documento del organismo internacional enfatiza después que "un estímulo incluso mayor puede ser necesario" si las perspectivas económicas empeoran. En este contexto, los países con altos niveles de deuda pública, como España o Italia, pueden enfrentarse a "reacciones adversas" de los mercados.

Los préstamos del fondo de recuperación y las líneas precautorias del fondo europeo de rescates (MEDE), enfatiza el texto, pueden "ayudar a mitigar estas presiones". El FMI abre la puerta también sea necesario "expandir" las "defensas" en un escenario más pesimista.