Bildu se suma al homenaje en el Congreso a Ernest Lluch, asesinado por ETA hace 20 años

Batet llama a los políticos a honrar el legado de Ernest Lluch usando el diálogo y la tolerancia para sellar acuerdos

Bildu se ha sumado este lunes al acto organizado en el Congreso en homenaje al exministro socialista Ernest Lluch, quien fue asesinado por la banda criminal ETA hace ahora 20 años. En el acto ha estado presente la portavoz del grupo de Bildu, Mertxe Aizpurua.

El acto, presidido por la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, del PSC, como el homenajeado, ha sido organizado en colaboración con la Fundación Ernest Lluch. El evento se ha celebrado en la sala del Congreso que lleva el nombre del exministro.

Además de otros ministros de Sanidad como la 'popular' Ana Pastor, ahora vicepresidenta segunda la Cámara Baja, o el actual titular, Salvador Illa, también del PSC, en homenaje ha contado con la presencia de Enric Lluch, sobrino del homenajeado.

Ha habido presencia de dirigentes de todos los grupos parlamentarios, incluyendo a Adriana Lastra (PSOE), José Ignacio Echániz (PP) Iván Espinosa de los Montero (Vox), Sofía Castañón (Podemos), Mikel Legarda (PNV), Gabriel Rufián (ERC), y la citada Mertxe Aizpurua, de EH Bildu.

Ernest Lluch fue diputado de las Cortes Constituyentes y, tras ser elegido en 1979 como diputado por Girona, ejerció como portavoz del grupo parlamentario de los socialistas catalanes en el Congreso, cuando el PSC contaba con grupo propio en la Cámara.

Felipe González le nombró ministro de Sanidad y Consumo en su primer Gobierno, el de 1982, y estuvo en el puesto hasta 1986, tras poner en marcha la Ley General de Sanidad. Tras dejar el Gobierno volvió a la docencia en la Cátedra de Historia de Doctrinas Económicas de la Universidad Central de Barcelona.

Fue miembro de la organización pacifista Elkarri y defensor del diálogo para lograr la pacificación del País Vasco. El miembro de ETA Iñaki Krutxaga le mató el 21 de noviembre de 2000 disparándole dos tiros en la cabeza en el garaje de su domicilio de Barcelona.

Una de sus hijas, Rosa Lluch, que fue candidata de En Comú Podem al Senado en la generales de noviembre de 2019 aunque no logró escaño, ha denunciado, coincidiendo con el aniversario del asesinato de su padre, la "utilización política" de las víctimas del terrorismo.

Batet apela al diálogo y la tolerancia

Durante el acto, Batet ha llamado a la clase política actual a "honrar" el legado del exministro socialista, practicando el "diálogo, el debate y la tolerancia" que guiaron toda su trayectoria para la consecución de acuerdos que sirvan para mejorar la "convivencia".

La presidenta de la Cámara, socialista catalana como Lluch, ha glosado su figura haciendo un repaso de su trayectoria como intelectual, profesor universitario, diputado y ministro de Sanidad y destacando que todas sus facetas estuvieron marcadas por "el uso de la palabra y la fuerza del discurso".

Ha mencionado su contribución a aprobación de la Ley General de Sanidad, que supuso el impulso a la universalización de este servicio público. También ha recordado su participación en los Pactos de la Moncloa y en la elaboración del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Batet ha subrayado que Lluch participó "desde el Gobierno", pero también "desde la oposición", en la consecución de grandes acuerdos en momentos de crisis y que siempre estaba "desbordante de propuestas y alternativas".

En este contexto, ha destacado que para él 'acuerdo' y 'diálogo' no eran "palabras vacías o disueltas en humo", sino "el instrumento diario para alcanzar el objetivo de tomar decisiones y hacerlo del modo más debatido e integrador posible".

También apeló al diálogo para "superar la violencia terrorista de ETA", ha resaltado Batet, subrayando que los acuerdos sólo son posibles "desde la firmeza en los valores democráticos de libertad y convivencia integradora".

"Tuvo tiempo, el poco que le dejaron hasta su asesinato, para construir un segundo legado tan importante como el que dejó como ministro, la tolerancia, la apertura, el debate y el diálogo, porque donde hay diálogo no cabe la violencia", ha enfatizado la presidenta del Congreso.

El Parlamento, ha proseguido, es el lugar donde debe primar el diálogo y donde deben tomarse "decisiones que configuren proyectos de progreso y convivencia desde la firmeza y los acuerdos necesarios para llevarlos a cabo".

"Lluch es todavía una buena razón para creer en la política con mayúsculas y para mejorar nuestra política cada día. Somos los actores de hoy los que asumimos la responsabilidad de honrar su legado", ha advertido Batet.

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Ernest Lluch, José María Carreras, ha aprovechado su intervención para ensalzar el legado del exministro y agradecer su trabajo de estos meses al personal sanitario.

También ha intervenido el catedrático Félix Lobo, quien fue director general de Farmacia durante la etapa de Lluch como ministro, y quien le ha definido como uno de esos "referentes políticos, morales y personales que son su ejemplo" deben guiar a las sociedades.

Lobo ha recordado, asimismo, el mitin que dio en la Plaza de la Constitución de San Sebastián en 1999 cuando respondió con una frase que quedó "para la historia" a los partidarios de la violencia que le abuchearon: "Gritad, porque mientras gritéis no mataréis", les replicó.