El Gobierno no sabe qué hacer con las Navidades y las vacunas no estarán preparadas para enero

La batalla política pasa a segundo plano tras el acuerdo sobre los PGE del Gobierno con PNV, Bildu y ERC

La pandemia en la Navidad ha pasado a convertirse en la primera cuestión del debate político, una vez concluidas las negociaciones de los PGE. Y el chiste que circula por Madrid al respecto es que Pedro Sánchez no quiere reuniones ni cenas ‘de más de seis personas’ para que Iglesias, I.Montero y sus hijos no se presenten en Nochebuena a cenar en La Moncloa’, en pos de una ‘Navidad de coalición’.

La batalla política amaina tras el acuerdo logrado por el Gobierno de Sánchez e Iglesias sobre los PGE con PNV, ERC y Bildu, dejando de lado a Cs y aumentando la brecha entre Sánchez y su vicepresidente Iglesias que se ha llevado la victoria de la opción soberanista y ha impuesto dejar fuera a Arrimadas.

De manera que la relación entre Sánchez e Iglesias sigue tensa y tendrá sus consecuencias una vez que los PGE queden aprobados en el Congreso de los Diputados. Porque a partir de ahí y una vez que pasen las elecciones catalanas el presidente Sánchez podría hacer un reajuste de su Gobierno que a buen seguro no le iba a gustar nada a su actual vicepresidente y líder de UP.

Pero mientras tanto la cuestión candente es la de que decisiones que hay que tomar para frenar la pandemia con motivo de las fiestas de Navidad y más concretamente desde el miércoles 23 de diciembre al jueves 7 de enero.

Quince días que encierran los festejos de la Nochebuena, Navidad, Año Viejo y Reyes Magos en los que están previstos desplazamientos de millones de ciudadanos por la geografía española. Y cenas, almuerzos y fiestas y bailes (de fin de año) y las cabalgatas de Reyes Magos.

Y por supuesto un mayor ajetreo callejero en las zonas comerciales para las compras navideñas de comida y los regalos de Reyes Magos y Navidad.

Pues bien sobre todo esto que, a juicio de los gobernantes y los expertos sanitarios, incluye un gran riesgo de nuevos contagios y salida del virus de una Comunidad Autónoma a otra, o de una provincia a otra, ni el Gobierno de Sánchez ni los gobiernos autonómicos han conseguido hasta ahora un plan de actuación conjunta. Lo que anuncia que habrá un mínimo nacional y el resto a articular por cada Comunidad Autónoma en respectivas zonas y poblaciones.

Lo que está claro es que en estos días no podrá haber un cierre perimetral de las CC.AA. porque ello impediría la reagrupación familiar. Y se abrirían conflictos políticos entre los territorios. Pero de momento el Gobierno no tiene fijado un criterio ni lo ha negociado con las CC.AA., lo que se anuncia como un problema político que veremos cómo acaba.

Lo que sí hay son llamamientos públicos y políticos a la prudencia, como el del Presidente Sánchez, para no perder el terreno conquistado o mejorado frente a la segunda ola, y no caer en una tercera oleada.

Y ahora resulta que tampoco hay certeza en lo relativo a las esperadas y anunciadas por Pedro Sánchez de las vacunas a partir del próximo mes de enero. Un anuncio precipitado y temerario que no se va a cumplir porque las vacunas no están en estos momentos ni preparadas, ni disponibles para su distribución y almacenamientos nacionales. Y en algunas de ellas surgieron problemas de última hora que todavía hay que solucionar.

En suma y, como viene siendo habitual en la política sanitaria nacional ante  la pandemia, los españoles seguimos a remolque de anuncios que no se cumplen, de falta de entendimiento y víctimas de ciertas declaraciones que tampoco corresponden con la verdad.

RELACIONADO