BBVA y Sabadell rompen su plan de fusión al no alcanzar un acuerdo sobre el canje de las accciones

El Banco Sabadell y BBVA han finalizado las conversaciones que mantenían para su fusión sin alcanzar un acuerdo, según han informado ambas entidades en sendos hechos relevantes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El Sabadell, en su comunicación al supervisor, precisa que el motivo del desacuerdo ha sido la ecuación de canje de acciones entre ambas entidades. La fusión BBVA-Sabadell hubiera generado un grupo financiero con más de 950.000 millones de euros en activos y un tamaño en España muy similar al que tendría la unión de CaixaBank y Bankia. El parqué madrileño ha castigado en la sesión de este viernes con una caída del 13,58 % a Banco Sabadell, mientras que BBVA ha experimentado la mayor subida de la jornada, un 4,99 %.

Las conversaciones de fusión entre ambas entidades se hicieron públicas el pasado 16 de noviembre y en los últimos días se habían filtrado diversas informaciones que apuntaban a que el acuerdo estaba cerca.

Ambas entidades habían decidido que, de llegar a buen puerto las negociaciones, la presidencia ejecutiva del futuro grupo quedaría en manos de Carlos Torres, que ya ocupa ese puesto en el BBVA, y la vicepresidencia no ejecutiva sería para Josep Oliu, el presidente del Sabadell.

Tras romperse el posible acuerdo, el banco catalán se propone ahora desarrollar un nuevo plan de negocio que priorizará el mercado doméstico, con lo que podría estudiar desprenderse de TSB, su filial británica.

Así, ha anunciado que durante el primer trimestre de 2021 presentará su nuevo plan de negocio con el foco puesto en el mercado doméstico.

Con ello quiere "incrementar la eficiencia en el uso del capital y los recursos del grupo, aumentando así la rentabilidad y la creación de valor para los accionistas", según destaca en una nota de prensa.

El Sabadell avanza que este nuevo plan contemplará, entre otras medidas, la ampliación del programa de eficiencia y transformación en el mercado 'retail' en España, a la vez que analizará con sus asesores "alternativas estratégicas de creación de valor respecto a los activos internacionales del grupo, incluyendo TSB".

Es la primera vez que el Sabadell reconoce públicamente que valora la posibilidad de vender TSB, una franquicia que compró en 2015 a Lloyds por unos 1.700 millones de libras, equivalentes a unos 2.340 millones de euros al cambio de entonces.

El banco catalán negocia actualmente con los sindicatos un plan de ajuste para reducir la plantilla en 1.800 personas mediante prejubilaciones y bajas incentivadas.

En paralelo a la salida de empleados en España, la filial británica anunció hace unas semanas que planea cerrar otras 164 sucursales en Reino Unido este próximo 2021 para ganar rentabilidad, lo que afectará a unos 900 empleos.

Por su parte, el BBVA asegura que mantiene la opción de llevar a cabo una compra "relevante" de acciones con el exceso de capital derivado de la venta de su filial de Estados Unidos, tras no haber fructificado las conversaciones con Sabadell, y se siente cómodo con su actual posición en el banco turco Garanti.

El pasado 16 de noviembre, tras anunciar la venta de su filial en Estados Unidos a PNC por un precio de aproximadamente 11.600 millones de dólares (9.700 millones de euros) Carlos Torres y el consejero delegado de la entidad, Onur Genç, informaron de la intención de llevar a cabo una recompra de acciones "relevante" con el exceso de capital derivado de la operación, al tiempo que no descartaban dedicar una parte a acometer una posible operación de consolidación.

Una vez desestimada la operación con Sabadell, que el 'banco azul' atribuye a "desacuerdos en términos económicos", BBVA mantiene vigentes sus planes de retribución al accionista mediante una "relevante" recompra de títulos.

Fuentes de BBVA han aclarado que las desavenencias con el Sabadell no han tenido nada que ver con cuestiones de gobierno corporativo, en relación al posible reparto de cargos en el organigrama de la entidad resultante.

Onur Genç ya había dejado claro que la entidad sólo participará en operaciones corporativas siempre que generen valor para el accionista.

En cuanto a las especulaciones sobre la posibilidad de que BBVA ponga el punto de mira en otro de los mercados donde está presente, en concreto en Turquía, las mismas fuentes aclararon que la entidad se siente cómoda con su actual participación en Garanti, donde ostenta el 49,85% del accionariado.

Tras conocerse la ruptura, las acciones de Sabadell abrían la sesión del Ibex de este viernes con una caída del 17,95%, mientras que BBVA cotizaba en verde y se anotaba una subida del 0,13%.

El Gobierno reacciona y pide un "sistema financiero solvente"

La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, ha señalado este viernes que "no sabría decir" si la ruptura de las conversaciones entre BBVA y Sabadell para su fusión es "buena o mala noticia", pero en lo que ha insistido es en la necesidad de que España cuente con un sistema financiero solvente, a diferencia de lo ocurrido en la crisis de 2008.

"Es un tema de dos empresas (...) Yo creo que estas conversaciones se iniciaron a raíz de la fusión entre CaixaBank y Bankia. Todo lo que sea reforzar el sistema financiero es bueno (...) Cuanto más robusto el sistema financiero, mejor le irá a España", ha afirmado en declaraciones a RNE, siendo la primera miembro del Ejecutivo en reaccionar.

En todo caso, Maroto ha subrayado que el sistema financiero español es "de los mejores del mundo" y ha puesto en valor la respuesta y la "gran responsabilidad" que ha demostrado la banca en la crisis sanitaria para ponerse al servicio de la sociedad y ayudar a salvar empresas y puestos de trabajo.

Por otro lado, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, se ha mostrado este viernes "sorprendido" por el abandono de la fusión, pero ha recordado que a veces hay "noviazgos" que se retoman tiempo después.

"Nos ha sorprendido a todos. Estábamos entrando en la iglesia y nos hemos quedado compuestos y sin boda. A veces estas cosas pasan, pero hay noviazgos que luego se retoman", ha señalado Garamendi en declaraciones a TVE.

El líder de la CEOE no ha querido entrar en los motivos por los que ambas entidades han descartado su fusión, aunque sí ha subrayado que los bancos tienen que velar por sus accionistas y que el problema aquí, "por lo que ha leído", tiene que ver con la ecuación de canje de la operación.

RELACIONADO