Campo admite "tensiones" con Iglesias, pero defiende que "solo hay una acción de Gobierno"

El ministro asegura que todo lo resuelven de forma "civilizada" y subraya que la solución para coordinarse es "la comunicación"

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha quitado importancia este miércoles a las quejas del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, después de haber sido excluido de la comisión interministerial que se iba a crear para gestionar los fondos europeos, lo que llevó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a rectificar. Ha admitido en este caso que hay "tensiones, evidentemente", aunque "civilizadas".

"Si se lo pidió, seguro que fue civilizadamente", ha asegurado Campo en una entrevista en la Cadena SER, en la que ha reconocido que él mismo no tuvo acceso al borrador de la llamada Comisión para la Recuperación, Transformación y Resiliencia, que iba a presidir el propio Sánchez, y que iba a estar compuesta, además, por dos Vicepresidencias y nueve Ministerios.

Entre ellos no figuraba Iglesias, y solo había un representante de Unidas Podemos, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. El propio líder del partido morado le trasladó a Sánchez su malestar por esta decisión, cuando tuvo conocimiento de la composición de la nueva comisión que se iba a crear. Finalmente, el jefe del Ejecutivo ha decidido que la gestión y el control de los fondos europeos se lleve a cabo en el propio Consejo de Ministros.

"Solo tengo la confirmación de lo que dijo el presidente. Era lógico que no lo tuviera, eso son documentos que se suben, van trasteando y la resolución definitiva era lo importante", ha continuado el ministro, que ha insistido en que el ambiente del Consejo de Ministros de este martes fue "absolutamente esperanzador".

Para el titular de Justicia, las "tensiones" entre los miembros de la coalición se producen "de manera muy civilizada", y no son quejas tan severas como las que él mismo percibe "en los medios". "Tengo muy claro que hay una acción y un solo gobierno, esa es la manera en que allí lo vivimos", ha insistido.

En esta línea, Campo ha calificado de lógicas las discrepancias entre dos partidos "con orientaciones comunes pero con muchos matices diferenciales". La solución para una buena coordinación pasa, a su juicio, por la "comunicación, que permite una mejor conjunción de esfuerzos".

ERC y Bildu, fuera de la renovación del CGPJ

Por otro lado, Campo ha recordado este miércoles que es su departamento el que tiene la "capacidad negociadora" para la renovación del Consejo General del Poder Judicial y ha alejado de la negociación a los grupos parlamentarios de ERC y EH Bildu.

Así se ha expresado tras ser preguntado por la intención de Unidas Podemos de incluir a sendas formaciones en la negociación para desbloquear la renovación del órgano.

"¿En la del Consejo? No. Ya dijo el presidente que era el ministro de Justicia quien tenía la capacidad negociadora y luego el arco parlamentario incluidos los tres quintos", ha recordado Campo, que ha limitado el apoyo de ERC y Bildu a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

"Del Consejo no estamos hablando de eso. Lo que pasa es que no podemos negar la posibilidad de articular todos los grupos políticos su opinión. Pero una cosa es expresar su opinión y otra es la toma de decisiones", ha dejado claro el titular de Justicia.

En este contexto, Campo ha vuelto a mostrar su "esperanza razonable" en que el desbloqueo del CGPJ llegue "en un periodo corto o medio". "La no renovación no es ninguna alternativa constitucional", ha insistido el ministro.

Eso sí, ha reconocido que la negociación de los PGE ha podido trastocar las negociaciones entre el PSOE y el PP para sacar adelante la renovación antes de final de año. "Hay cosas que no ayudan, pero no hay alternativa, tiene que haber renovación. No hay excusas posibles", ha incidido.