Defensa "garantiza" la presencia del Ejército en San Sebastián pese al acuerdo con el PNV: "No es negociable"

El PNV ha sellado su apoyo a los presupuestos con la enajenación de los cuarteles de Loyola a San Sebastián en 2021

El Ministerio de Defensa ha indicado que la permanencia del Ejército en San Sebastián está "garantizada" y "no es negociable", después del anuncio este martes de que el Gobierno enajenará el cuartel de Loyola en favor del Ayuntamiento de la ciudad para construir 2.000 viviendas.

Según fuentes del departamento de Margarita Robles, esta enajenación pactada por el Ejecutivo de Pedro Sánchez a cambio del apoyo del PNV a los presupuestos de 2021 será previo pago de un precio por parte del consistorio.

La enmienda del PNV a las cuentas del año próximo relativa a estos cuarteles estipula que el traspaso de la titularidad de los terrenos, que ocupan 20 hectáreas, se culminará durante el año 2021.

Dicha enmienda apunta que para fijar el precio del terreno se constituirá una comisión entre el Gobierno y el Ayuntamiento de Donostia "en base a los aprovechamientos que se obtengan de su recalificación".

El PNV alude en el texto, como justificación de la enajenación, a la escasez de suelo en San Sebastián apto para su desarrollo urbanístico y muestra su intención de hacer allí un "eco barrio" con 2.000 viviendas en las que haya una "oferta importante de VPO".

Los cuarteles fueron construidos en 1926 para guarnecer la ciudad y llegaron a albergar, según el PNV, 2.000 militares, pero ahora tiene "una ocupación muy inferior a aquella capacidad máxima", lo que permite, apunta el partido, "desocupar la actual ubicación y proceder a su traslado a un emplazamiento más acorde y mejor dimensionado a sus necesidades actuales sin perjuicio a su operatividad".

La enajenación del acuartelamiento ha sido uno de los acuerdos a los que ha llegado el PNV con el Gobierno para apoyar los presupuestos, según ha anunciado este martes el portavoz del partido vasco, Aitor Esteban, pero aún no se sabe dónde se reubicarán los militares que están destinados en Loyola.

El acuerdo se produce dos semanas después de que la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, informara en el Senado de que, tras estudiar las diferentes propuestas del Ayuntamiento de San Sebastián para reubicar el cuartel, no se habían encontrado emplazamientos que reunieran las condiciones necesarias.

Entre las distintas propuestas que se barajaron con el consistorio donostiarra estaban los terrenos de Zubieta, el Alto de Altondegi o los terrenos de la Sociedad Hípica de San Sebastián, pero ninguno, dijo Casteleiro, permitía el traslado manteniendo los requisitos operativos de seguridad y para el bienestar del personal ahí destinado.

PP, Cs y Vox lo censuran

PP, Ciudadanos y Vox han manifestado su rechazo al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PNV para la enajenación del cuartel de Loyola, en San Sebastián, que ven como una "expulsión" del Ejército o una "comercialización" con las Fuerzas Armadas con tal de mantenerse en el poder.

La Comisión de Presupuestos del Congreso ha acogido este martes el debate de las enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios a las cuentas para el Ministerio de Defensa y el diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez ha aprovechado la ocasión para criticar el acuerdo alcanzado con el PNV, que ha recordado que durante años fue también reclamado por los socialistas vascos cuando gobernaban San Sebastián y nunca lo lograron.

"Jamás ningún Gobierno socialista se lo permitió y ahora se lo entregan al PNV", ha censurado recordando que se trata de la única instalación de las Fuerzas Armadas que quedaba en Guipúzcoa. Gutiérrez cree que el pacto demuestra un "abandono total" en el País Vasco del Ministerio de Defensa. "Está claro que este Gobierno quiere mantenerse a toda costa y no le importa comerciar con las Fuerzas Armadas", ha lamentado.

También ha criticado el acuerdo el presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, quien ha acusado al Ejecutivo de "ceder" la salida de los militares de San Sebastián. "PNV y Sánchez borran la presencia de España en el País Vasco mientras Bildu tumba el régimen", ha acusado.

Iturgaiz cree que con esto el País Vasco es "menos España" y ya ha adelantado que los 'populares' trabajan para impedir "tamaña humillación".

Vox también ha mostrado su rechazo a esta cesión a través de un comentario de su secretaria general, Macarena Olona, en su cuenta de Twitter. Olona ha lamentado el anuncio de que el Ejército abandonará el cuartel de Loyola después de "tantos años luchando" para evitarlo.

"¿Sabéis cuántos años hemos resistido para que el Ejército no fuese expulsado? Hasta hoy. Todo mi cariño a la familia militar", ha trasladado advirtiendo que "este traidor" --en referencia al presidente, Pedro Sánchez-- acabará pasando "como una mala pesadilla".

En el debate de las enmiendas a los Presupuestos, PP y Ciudadanos han lamentado que el Gobierno no quieran aceptar sus propuestas para aplicar una subida lineal de 100 euros mensuales en las nóminas de los militares como punto de partida para una mejora de sus retribuciones.

Sin embargo, la diputada del PSOE Ana Botella ha defendido que las cuentas ya contemplan un aumento de los fondos de personal y ha acusado a los 'populares' de preocuparse ahora por el Presupuesto de Defensa cuando sus años de Gobierno fueron "una travesía en el desierto por el valle de la muerte presupuestario".

Por su parte, ERC ha defendido su enmienda para eliminar completamente el gasto en Defensa y ha reconocido que, si tuviera que juzgar los Presupuestos por el dinero de este Ministerio, su voto sería "un no como una catedral". Sin embargo, su diputado Joan Josep Nuet ha reconocido la necesidad de aplicar políticas sociales y reforzar políticas sociales en línea con el "preacuerdo" alcanzado por su formación con el Ejecutivo.

Nuet ve como "una frivolidad" o incluso una "irresponsabilidad" dedicar el 5 por ciento del Presupuesto total del Estado a políticas "militares". "Esta sección es una piedra en el zapato muy dolorosa", ha reconocido.