Casado responsabiliza desde el muelle de Arguineguín al Gobierno del "colapso" migratorio de Canarias

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que este sábado se ha acercado el muelle de Arguineguín, donde hay 860 inmigrantes, ha acusado al Gobierno español del colapso migratorio que se produce en Canarias, y ha criticado que se pase "del Open Arms y el papeles para todos a las devoluciones en caliente". Además, el líder de la oposicion ha pedido a Sánchez que ponga orden en su Gobierno tras el "espectáculo" de ver a una dirigente de Podemos criticando a la ministra de Defensa, Margarita Robles.

"Sánchez es responsable de esta situación insostenible. El efecto llamada que inauguró nada más llegar al Gobierno con la procesión de ministros para recibir al Aquarius o esa apelación a 'papeles para todos' que ha hecho Podemos hace unos meses queriendo regularizar a 600.000 sin papeles, hace que las mafias acaben teniendo como destino la ruta atlántica", expuso.

Casado ha exigido al Gobierno que, de forma inmediata, se pongan en marcha las repatriaciones, el cumplimiento de los protocolos de la Unión Europea, y la Ley de Extranjería, y ha reclamado que se desarrolle la cooperación internacional, y que España recupere el liderazgo perdido.

El presidente del PP ha recordado que la frontera sur de Europa está en Canarias y ha pedido al Gobierno español más medios para las fuerzas de seguridad, así como para el personal sanitario y las organizaciones no gubernamentales, y que se pongan en marcha los servicios de vigilancia que están inactivos.

Casado ha acusado de "cobardía" a Sánchez por "no dar la cara y sin embargo enviar a numerosos ministros a la zona de la crisis". A pesar de ello, el líder de los populares ha ofrecido al Ejecutivo su apoyo en materia de seguridad, política internacional, políticas sociales y sanitarias, y ha lamentado que el PSOE prefiera socios como Podemos, Bildu y Ezquerra Republicana. Además, ha insistido en las repatriaciones y en la cooperación nacional y ha dicho que entre los inmigrantes llegados a Canarias parece que hay "bastantes" que lo han hecho con documentación y proceden de Marruecos.

Ha asegurado que España es un actor privilegiado con África, ya que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla están en ese continente, y ha señalado que el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias "está desafiando la política internacional de España sin contar con el Gobierno y el Congreso.

Para abordar la situación migratoria, Casado reclamó también al presidente que el Gobierno de España "no esté divido" y lamentó el "espectáculo" de ver a la secretaria de Estado de Agenda 2030 y dirigente de Podemos, Ione Belarra, criticando a la ministra de Defensa, Margarita Robles. "La posibilidad de que Podemos entre en la Política Exterior cortocircuitando cualquier acercamiento con Rabat es de una irresponsabilidad que nunca se ha visto. Que Sánchez ponga orden en su Gobierno", añadió.

También se ha referido a que en el tiempo que gobernó el PP se abordó la inmigración a través de la defensa de las fronteras, los flujos ordenados y la cooperación, y dio buen resultado pues llegaron a España de "forma ordenada" 5 millones de inmigrantes. "La solución está inventada", ha apuntado Casado, quien ha declarado que este drama "no se puede sostener y Pedro Sánchez no puede pretender que Canarias sea Lampedusa, Lesbos o el tapón migratorio" de la Unión Europea.

A su juicio, "Pedro Sánchez debía estar aquí. No está liderando la crisis", y sin embargo está enviando ministros que entre todos no pueden ofrecer una solución, ha añadido. También ha insistido en pedir que se pongan medios para frenar la trata de seres humanos "que explotan a los inmigrantes que llegan en situaciones muy duras", y ha lamentado que la falta de soluciones del Gobierno haya permitido que el número de inmigrantes que han llegado a Canarias sea once veces superior al del año pasado.

En su visita al muelle de Arguineguín, ha querido acceder a la zona en la que están los inmigrantes pero no ha sido posible, y ha dicho que las decisiones las toma el Gobierno, y éste considera que el jefe de la oposición no puede hablar con personal de Cruz Roja y otras ONG que atienden a los inmigrantes en el muelle.

Ábalos dice que los campamentos son provisionales

Por su parte, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha señalado este sábado que las 7.000 plazas anunciadas por el Gobierno para hacer frente a la llegada de migrantes son provisionales dado que su objetivo es que tengan unas condiciones de atención "decorosas" hasta que puedan retornar a sus países, pues llegaron a las islas de forma ilegal, y "evitar las imágenes" de hacinamiento del muelle de Arguineguín.

En una rueda de prensa con motivo de su visita a las obras de ampliación del aeropuerto Tenerife Sur, ha comentado no se puede dar el mensaje de que "esto es posible", en referencia a la entrada ilegal en España, aparte de que el Estado tiene una "responsabilidad" ante la Unión Europa. En esa línea, ha apuntado que Canarias es "la puerta" de entrada a Europa, especialmente desde que se han controlado los flujos en el Mediterráneo y las 'mafias' se han dirigido hacia el sur, de ahí que el archipiélago sea un "elemento de contención".

El ministro, que no ha estado acompañado por el presidente canario, Ángel Víctor Torres, sino por el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, y el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha comentado que se debe "combinar la política de fronteras" con una migración regular, la lucha contra la pandemia sanitaria y la "sensibilidad humanitaria", y en ese sentido, ha señalado que "el Estado hace verdaderos esfuerzos".

Ha comentado que Canarias ha vivido un fenómeno migratorio "abrumador" en poco tiempo, y ante esa realidad, ha defendido el "gran compromiso" del ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, y la "gran preocupación" del titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ha viajado a Marruecos en busca de "colaboración" en las fronteras.

Además, ha insistido en que África también tiene pandemia de coronavirus y "se vive de modo distinto" pues sus países no tienen el mismo estado del bienestar y la presión migratoria se ha intensificado, con el hándicap de que muchos países han cerrado las fronteras y "complica más" las devoluciones que en la anterior crisis de los cayucos.

Ábalos ha admitido que en el Gobierno canario están "bastante angustiados" con la crisis migratoria que, en su opinión, "no se puede abordar de modo simple" ya que hay varias "sensibilidades" que van desde la "atención humanitaria" hasta las "reacciones xenófobas", pues la inmigración "genera sentimientos contradictorios".

A su juicio, el problema se debe abordar "con rigor" porque "es complejo" y afecta también a cuestiones internacionales, aparte de que "no es nuevo" y las islas ya lo vivieron en 2006 con la llamada 'crisis de los cayucos'.

Con todo, ha indicado que Canarias vive "momentos difíciles, días duros", pues a la crisis económica y sanitaria se ha sumado la migratoria, pero ha dejado claro que el Gobierno central no va abandonar a las islas. "Los poderes públicos debemos expresar que no están solos, no van a estarlo, vamos a estar codo con codo", ha señalado.

Sobre la polémica generada por el viaje de casi 200 migrantes en barco desde Gran Canaria a Tenerife y su imposibilidad de continuar hacia Huelva --una pequeño parte sí logró embarcar--, ha señalado que son competencias de Interior pero, en todo caso, señaló que los ciudadanos extranjeros pueden moverse pero tienen 72 horas para estar localizables.

En parecidos términos se expresó el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, quien comentó escuetamente que los migrantes irregulares tienen que estar localizables porque cuentan con orden de expulsión y no pueden viajar si no tienen la documentación en regla --muchos no tenían pasaporte o estaba caducado--.

RELACIONADO