El Gobierno confía en que habrá acuerdo sobre el fondo de recuperación europeo pese al veto de Hungría

La ministra de Asuntos Exteriores asegura que la pandemia ha dejado alguna lección es que afrontar los retos "es mucho más fácil juntos"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado este viernes que se sigue trabajando "intensamente" en el seno de la UE con la Comisión Europea para llegar "muy pronto" a un acuerdo para empezar a disponer de los fondos europeos desde enero de 2021, y ha avanzado que "próximamente" se aprobará un plan de apoyo con medidas para el sector horeca (hostelería, restauración y cafeterías).

Además, ha adelantado la aprobación en diciembre del real decreto-ley para acometer una "auténtica revolución administrativa" modificando la ley del sector público y subvenciones para agilizar la absorción de los fondos europeos, al tiempo que espera que los Presupuestos estén aprobados antes de que acabe el año.

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, confíaba con anterioridad en que será posible alcanzar un acuerdo sobre el fondo de recuperación europeo post-Covid pese a las reticencias de algunos países. Así lo ha afirmado en una entrevista en la radio suiza RTS, recogida por Europa Press, con motivo de una visita de trabajo a este país. González Laya no ha mencionado a Hungría, que este jueves reiteró, con apoyo de Polonia y Eslovenia, su veto al paquete presupuestario por el hecho de que las ayudas estén condicionadas al respeto del Estado de Derecho.

"Hay ciertos países que dicen esto y aquello pero en general vamos a llegar y será algo sin precedentes en la UE", ha defendido, remarcando que si la pandemia ha dejado alguna lección es que afrontar los retos "es mucho más fácil juntos". Además, ha defendido que es importante poner el foco en la recuperación económica, aparte de en la gestión de la pandemia desde el punto de vista sanitario, ahora que la información sobre las vacunas permite "ver la luz al final del túnel".

Sobre este punto, ha explicado que en España, aunque hay alguna "reticencia", en general "el sentimiento de los españoles en las vacunas es de confianza". Eso sí, ha remarcado que será necesario un gran esfuerzo de coordinación internacional para producirlas y distribuirlas, asegurando además que deben llegar a todos los países porque será la única forma de frenar eficazmente la enfermedad.

Preguntada por el impacto en España de la segunda ola de COVID-19, la ministra ha asegurado el país ha "aprendido a controlar mejor los contagios pero sobre todo los fallecimientos", porque de la primera ola se ha aprendido a "cómo aislar mejor, cómo restar más y cómo rastrear más" para ralentizar el avance de la enfermedad.

RELACIONADO