Los Mossos alertan de posibles atentados en Cataluña tras los ataques en Francia y Austria

Una circular interna avisa de que el 'modus operandi' más probable es un ataque de una sola persona o de un grupo reducido

Una circular de los Mossos d'Esquadra advierte de la necesidad de "valorar al alza" el riesgo de posibles ataques terroristas tras los atentados ocurridos recientemente en Francia y en Austria.

La nota, según fuentes policiales, recuerda la forma de actuar por parte de un individuo o pequeños grupos de terroristas en las últimas acciones, ya sea con armas blancas, atropellos con vehículos, armas de fuego o explosivos, y señala las medidas de seguridad adoptadas en Francia y Austria.

En este contexto, se advierte que desde "actores" vinculados a la extrema derecha se podrían intentar difundir mensajes que criminalicen a toda la comunidad musulmana y se subraya el riesgo que los discursos radicales se "retroalimenten". Además, se indica que a este clima se añaden las tensiones sociales y económicas causadas por la pandemia de la COVID-19.

La circular pide a los miembros de la policía autonómica que extremen las medidas de seguridad y la precaución e insiste en la necesidad de mantener la alerta y seguir las medidas de "autoprotección".

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha dicho este jueves en una rueda de prensa que los Mossos d'Esquadra hacen "los trabajos oportunos para intentar evitar" un atentado en Cataluña; y ha explicado que mantienen en 4 el nivel de alerta antiterrorista.

"Los mandos están haciendo los trabajos oportunos para intentar evitar que esto se produzca en Cataluña", ha dicho al preguntársele sobre los últimos atentados en Europa y después de que, según publican varios medios, el cuerpo haya enviado una circular a los agentes en que señala un riesgo al alza en cuanto a la posibilidad de atentados.

En la rueda de prensa de este jueves, Sàmper ha valorado que "siempre que hay una amenaza de cualquier tipo, los cuerpos lo que hacen es preverlo con mucha antelación".

Francia ha sido víctima de varios atentados e intentos de atentados de islamistas radicales desde finales de septiembre, entre ellos el asesinato de tres personas junto a una iglesia en Niza el pasado jueves y la brutal decapitación de un profesor que había mostrado días antes en una clase unas caricaturas de Mahoma.

A estos hechos se sumó, el pasado lunes, el atentado perpetrado en Viena por un joven simpatizante del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que dejó cinco muertos y una veintena de muertos, hasta que fue neutralizado por disparos de la policía.