Trump asegura que "esto es un fraude" y ha "ganado las elecciones" y Biden opina lo contrario

Con el recuento aún en marcha y con todo abierto, el presidente de EEUU, Donald Trump, declaró este miércoles que ha ganado las elecciones a pesar de que continúa el recuento en varios estados clave, y aseguró que recurrirá al Tribunal Supremo para denunciar un presunto "fraude" en su contra. "Este es un fraude al pueblo estadounidense. Hemos ganado estas elecciones", afirmó Trump desde la Casa Blanca. Poco después, la campaña del candidato demócrata, Joe Biden, aseguró que la declaración del presidente "fue indignante, sin precedentes e incorrecta", añadiendo que fue un "intento flagrante de quitar los derechos democráticos a ciudadanos estadounidenses". Mucho antes, Biden realizó una comparecencia desde Delaware junto a su esposa pidiendo "paciencia" a sus seguidores hasta que se cuenten todos los votos aunque cree estar en "buen camino" de ganar las elecciones. "Se va a tardar en contar los votos, pero vamos a ganar en Pensilvania. Tenemos que ser pacientes para que acabe el recuento. Seguimos en la pelea en Georgia. Nos sentimos muy bien sobre Wisconsin y Michigan. Creemos que estamos en el camino de la victoria. Vamos a ganar esto", subrayó Biden. Trump ha ido recortando distancias a medida que transcurría el recuento electoral tomando ventaja en varios de los estados clave, pero todo apunta a un resultado muy ajustado y es posible que no se conozca hoy el ganador de las elecciones debido al recuento del voluminoso voto por adelantado en varios estados como Wisconsin, Michigan, Pensilvania o Georgia, que serán los que definirán quién es el vencedor de los comicios. Y es que, quedan siete estados en el aire, tras irse Arizona y Maine al lado demócrata: dos dónde de momento aventaja Biden (Nevada y Wisconsin) y cinco donde aventaja Trump (Michigan, Pensilvania, Carolina del Norte, Georgia y Alaska), pendientes todavía de buena parte del voto por correo, que podría favorecer a los demócratas. De momento, Biden gana a Trump por 238 delegados a 213 del presidente en el Colegio Electoral y los analistas creen que será el ganador. El aspirante que llega a 270 gana las elecciones y no se descarta incluso el empate. En ese caso, la decisión pasa al Congreso, algo que solo ha ocurrido dos veces en la historia.

Biden se ha adjudicado ya los 11 delegados del estado clave de Arizona según todas las proyecciones, así como el de Maine, que da 2. Biden mejora con su triunfo en Arizona los resultados de la demócrata Hillary Clinton de 2016, pero deja todavía margen a Trump para revalidar la Presidencia si gana en otros estados dónde el escrutinio sigue en curso como Pensilvania, Michigan, Carolina del Norte o Georgia, donde 'manda' el presidente, aunque queda pendiente mucho voto por correo. En Nevada, donde también sigue el recuento, lidera Biden, y Wisconsin ha pasado del rojo republicano al azul demócrata. Y en Alaska, menos importante, también lidera Trump.

Trump tiene ya 213 delegados: Alabama (9), Arkansas (6), Carolina del Sur (9), Dakota del Norte (3), Dakota del Sur (3), Florida (29), Kansas (6), Kentucky (8), Idaho (4), Indiana (11), Iowa (6) Luisiana (8), Misisipi (6), Misuri (10), Montana (3), Nebraska-estado (2), Nebraska-distrito 1 (1), Nebraska-distrito 3 (1), Ohio (18), Oklahoma (7), Tennessee (11), Texas (38), Utah (6), Virginia Occidental (5) y Wyoming (3).

Biden tiene 236: Arizona (11), California (55), Colorado (9), Connecticut (7), Delaware (3), Distrito de Columbia (3), Hawai (4), Illinois (20), Maine (2), Maryland (10), Massachusetts (11), Minesota (10), Nebraska-distrito 2 (1), Nueva Jersey (14), Nueva York (29), Nuevo Hampshire (4), Nuevo México (5), Oregón (7), Rhode Island (4), Vermont (3), Virginia (13) y Washington (12).

El resultado podría demorarse días

En cualquier caso, el resultado de las elecciones no se conocerá en la noche electoral, ya que las papeletas del voto avanzado y el voto por correo de estados como Wisconsin, Michigan, Pensilvania y Georgia, estados clave, no se terminarán de contar hasta ya avanzado este miércoles.

En estos estados, Trump está actualmente con ventaja en el recuento, pero faltan por entrar en el sistema las papeletas emitidas por anticipados que suelen ser enviadas mayoritariamente por demócratas. Por ello, el resultado electoral es incierto y podría estar sujeto a posteriores disputas en tribunales impulsadas por los republicanos para tratar de invalidar partes del recuento.

Solo 75.000 de los 350.000 votos recibidos por correo en el estado clave de Pensilvania serán reportados en las primeras horas en el conteo final para las elecciones, con lo que si los márgenes son apretados entre Trump y Biden será muy difícil adelantar próximamente quién se adjudica los 20 votos electorales del estado. Situación similar se produce en Michigan, donde las autoridades afirman que seguramente no tendrán los resultados definitivos del estado hasta la madrugada del miércoles. Faltarían más de 250.000 votos por contabilizar.

La comisaria de la ciudad de Filadelfia, Lisa Deeley, dijo en rueda de prensa al cierre de los colegios electorales que 275.000 votos recibidos por anticipado no aparecerán en el cómputo final en las elecciones hasta este miércoles o posiblemente a lo largo de semana.

En las elecciones de 2016, el presidente Trump se proclamó ganador en este estado con un margen de solo 44.000 votos, por lo que esa cifra de votos sin tabular podría no permitir declarar un ganador en este estado vital tanto para el gobernante como para Biden.

Varios condados también se han negado a realizar el escrutinio de votos enviados por correo este martes y esperarán hasta el miércoles para hacerlo, algo que podría modificar aún más el resultado final y dilatar la proclamación oficial de un ganador.

El Partido Republicano en Pensilvania interpuso una demanda en el condado de Montgomery (a las afueras de Filadelfia y un fortín demócrata) porque los funcionarios electorales había comenzado a contar el voto por correo antes del día de las elecciones, algo que por ley en Pensilvania no se puede hacer hasta la apertura de los colegios electorales en el día de las elecciones.

Por el momento, un porcentaje menor del 20 % de los votos reportados esta noche corresponden a voto por correo o anticipado, que se espera que favorezca a Joe Biden en su gran mayoría.

Por otro lado, las autoridades de Michigan afirman que seguramente no tendrán los resultados definitivos del estado hasta la madrugada del miércoles. Lo ha asegurado la secretaria del estado, Jocelyn Benson. Faltarían más de 250.000 votos por contabilizar.

Choque retórico entre Trump y Biden

El 'combate' entre los dos candidatos ya se ha producido y se anticipa largo. Incluso puede acabar en los tribunales. Biden ha dicho en un discurso durante la madrugada que cree estar en "buen camino" de ganar las elecciones y ha pedido "paciencia" a sus seguidores hasta que se cuenten todos los votos. "No sabremos los resultados hasta mañana por la mañana -la tarde española- ni Trump, ni yo debemos declarar un ganador, es una decisión de los americanos y estamos contentos".

Desde Wilmington, en el estado de Delaware, Biden ha señalado que cree haber ganado el estado de Arizona y Minesota y se ha mostrado confiado en sus posibilidades en Michigan, Wisconsin y Georgia. El exvicepresidente ha dado las gracias a sus votantes y les ha pedido que "mantengan la fe".

Unas palabras que han irritado a Trump, quien no ha tardado ni un minuto en contestar a Biden a través de Twitter. "Tenemos una GRAN ventaja, pero ellos están intentando ROBAR las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡Los votos no pueden emitirse una vez cierran las urnas!", escribió sin aportar pruebas de su acusación.

Twitter etiquetó de inmediato el tuit de Trump con un comentario que indica que "parte o todo el contenido" del mensaje "está disputado y podría dar lugar a malentendidos sobre unas elecciones u otro proceso cívico".

Más tarde, ya desde la Casa Blanca, Trump declaró que ha ganado las elecciones a pesar de que continúa el recuento en varios estados clave, y aseguró que recurrirá al Tribunal Supremo para denunciar un presunto "fraude" en su contra.

"Este es un fraude al pueblo estadounidense. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, hemos ganado estas elecciones", afirmó Trump.

"Iremos al Tribunal Supremo. Queremos que pare todo el proceso de votación. No queremos que encuentren papeletas a las cuatro de la mañana y las añadan al desastre", subrayó el presidente hacia las 2:30 de la madrugada del miércoles (6:30 GMT).

Cuando Trump habló, tenía garantizados solo 213 delegados de los 270 que necesita en el Colegio Electoral para lograr un segundo mandato, frente a los 224 que acumulaba Biden.

El mandatario y su campaña han allanado el terreno para posibles juicios desde hace meses, al sembrar desconfianza en el voto por correo -a pesar de que no hay pruebas de que pueda llevar a un fraude generalizado- e insistir en que el resultado que debería contar es el de la noche electoral.

Más recientemente, Trump ha cuestionado los procedimientos establecidos en Pensilvania, donde serán válidos los votos por correo que se reciban en los tres días posteriores a este martes si el matasellos confirma que fueron enviados dentro del plazo legal.

"Millones y millones de personas votaron esta noche por nosotros y un grupo muy triste de gente está tratando de quitar el derecho al voto a ese grupo de gente, y no lo toleraremos", insistió Trump ante los al menos 200 invitados de su campaña que participaron en su fiesta de la noche electoral.

Tras su impactante declaración, la campaña del candidato demócrata acusó este miércoles a su rival, el presidente Donald Trump, de intentar "invalidar" los votos de millones de estadounidenses con sus denuncias de fraude, y aseguró que está preparada para un litigio.

"La declaración esta noche del presidente, que intenta detener el recuento de votos debidamente emitidos, fue indignante, sin precedentes e incorrecta", dijo en un comunicado la jefa de campaña de Biden, Jen O'Malley Dillon.

Añadió que se trata de un "intento flagrante de quitar los derechos democráticos a ciudadanos estadounidenses".

RELACIONADO