Donald Trump: "Ganar es fácil, perder, no. No para mí"; Joe Biden: "Es hora de recuperar nuestra democracia"

Millones de estadounidenses votaron este martes en ciudades blindadas y entre negocios tapiados, un panorama extraordinario que reflejó el temor a un estallido de violencia derivado de la extrema polarización que vive el país. Casi 100 millones de personas han votado por adelantado, el 72,3% del total de 2016, en las elecciones, una de las más reñidas y con un duelo sin precedentes entre los candidatos. Ambos aspirantes han realizado declaraciones durante la jornada: Donald Trump confía en su victoria, pero ha hablado de su posible derrota: "Ganar es fácil, perder, no. No para mí". Joe Biden quiere restaurar el honor de la Casa Blanca: "Es hora de levantarse y recuperar nuestra democracia".

Casi 100 millones de personas han votado por adelantado, el 72,3% del total de 2016, en las elecciones de Estados Unidos que se celebran este martes, una de las más reñidas y con un duelo sin precedentes entre los candidatos. Ambos aspirantes han realizado declaraciones durante la jornada: Donald Trump confía en su victoria, pero ha hablado de su posible derrota: "Ganar es fácil, perder, no. No para mí". Joe Biden quiere restaurar el honor de la Casa Blanca: "Es hora de levantarse y recuperar nuestra democracia".

El aspirante demócrata aventaja al presidente de Estados Unidos que se presenta a la reelección, en 7,2 puntos, según el promedio de sondeos de RealClearPolitics. De acuerdo a esos datos, Biden va por delante con una media de 2,3 puntos en los estados clave de Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Arizona. En esos estados, Trump encabeza las encuestas por un estrecho margen de 0,2 puntos en Carolina del Norte, mientras que en el resto las lidera el demócrata.

El presidente estadounidense y candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha asegurado que aún no ha preparado su discurso postelectoral y ha criticado al Tribunal Supremo por ampliar el periodo de votación en el estado de Pensilvania. El magnate neoyorquino, que ha dicho sentirse "bien" a su llegada a la sede del Comité Nacional Republicano en Virginia, donde se ha reunido con su equipo de campaña, ha expresado que cree que "va muy bien en Florida y Arizona", dos de los considerados 'estados bisagra', fundamentales para decantar el resultado de las presidenciales a favor de uno de los candidatos.

"También he oído que nos va muy bien en Texas. Creo que nos va bien en todas partes", ha destacado Trump antes de aventurar que cree que "tendrán una buena noche". Así, ha instado al país a "permanecer unido", según informaciones de la cadena de televisión CNN. Sobre la posibilidad de tener preparado un discurso en caso de ganar o perder, el presidente ha aclarado que aún no cuenta con un discurso postelectoral. "No pienso todavía en un discurso de aceptación o de concesión", ha dicho Trump. "Con suerte hacemos uno de esos dos discursos y, ya saben, ganar es fácil. Perder nunca lo es. Para mí no", ha sostenido.

Por otra parte, ha vuelto a criticar la decisión del Supremo de permitir que Pensilvania siga recibiendo votos tres días después del día de las elecciones y ha alertado de que esta es una "decisión muy peligrosa para el país". "Creo que esa decisión no es afortunada porque considero que debemos saber lo que hay esta noche. (...) No puedes dejar que esas cosas se alarguen durante días o semanas", ha lamentado antes de expresar su temor a que esto suponga un cambio en los resultados totales de los comicios.

Donald Trump se ha mostrado este martes confiado en su victoria durante toda la jornada electoral y ha insistido en que no se declarará vencedor prematuramente, como han augurado algunos medios de comunicación. Trump inició la jornada con una entrevista telefónica con el programa de televisión 'Fox&Friends', de la cadena conservadora Fox, en la que dijo que tiene una "firme posibilidad de ganar" y estar en la Casa Blanca cuatro años más.

Melania vota sin mascarilla

Por su parte, la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, ha acudido a depositar su voto en un colegio electoral de Palm Beach (Florida), sin su marido y sin hacer uso de la mascarilla, en línea con la imagen pública que ha mantenido el matrimonio presidencial en estos últimos meses. El presidente, Donald Trump, ya acudió a votar el 24 de octubre cerca de la residencia de Mar-a-Lago, donde la pareja está registrada para participar en estos comicios. Florida es uno de los estados clave en esta carrera por la Casa Blanca.

A su llegada al colegio electoral, Melania Trump ha dicho sentirse "genial" e interrogada sobre los motivos por los que no votó la semana pasada junto a su marido ha declarado: "Es el día de las elecciones, así que quería venir".

Trump y su esposa seguirán la evolución del recuento desde la Casa Blanca, donde se ha organizado una fiesta a la que asistirán finalmente 250 personas, menos de las 400 previstas inicialmente, según fuentes citadas por la cadena CNN. Todos los asistentes serán sometidos a una prueba de COVID-19, enfermedad que ya padecieron tanto el presidente como la primera dama.

Biden, en la casa de su niñez

Por su parte, el candidato demócrata a la Presidencia de EEUU, Joe Biden, regresó este martes a la casa de su niñez en Scranton (Pensilvania) y en el salón, detrás de un cuadro, escribió: "Desde este hogar a la Casa Blanca con la gracia de Dios". Biden firmó esa frase con su nombre y acabó con la fecha de este martes: el 3 de noviembre de 2020, el día en el que EEUU decide entre él y el actual presidente y candidato republicano, Donald Trump.

"Acabo de firmar detrás de un cuadro en el salón", dijo Biden a la prensa al salir de la vivienda, de tres pisos y que en el jardín lucía unos carteles a favor de su candidatura y de la senadora Kamala Harris, que podría convertirse en la primera mujer en alcanzar la Vicepresidencia. Fuera de la vivienda, se concentraron de manera improvisada unas 130 personas que comenzaron a aplaudir y corear al líder demócrata mientras se protegían con mascarillas y agitaban pancartas con los nombres de Biden y Harris.

"¡Está ahí! ¡Oh! ¡Ese es mi futuro presidente!", gritó emocionado el joven Mardan Daurilas, de 19 años que votó el pasado viernes, de acuerdo a la prensa que acompaña al candidato.

"Quiero restaurar la decencia y el honor en la Casa Blanca", ha asegurado Biden en la jornada electoral: "Es hora de levantarse y recuperar nuestra democracia"

Biden acudió a la casa de su niñez acompañado de sus dos nietas y confesó que, al visitar ese lugar, no pudo evitar pensar en su madre, que murió a los 92 años en 2010.

Biden, su esposa y sus dos nietas comenzaron el día con una visita a la iglesia de Saint Joseph, en el valle de Brandywine, la iglesia a la que la familia suele asistir a misa los domingos cuando se encuentra en su casa de Wilmington (Delaware).

Después, los cuatro visitaron la tumba de uno de los hijos del exvicepresidente, Beau, que murió a los 46 años por un tumor cerebral y quien durante años había animado a su padre a competir por la Casa Blanca.

Biden tiene previsto pasar el resto de la jornada en Pensilvania, para luego regresar a su casa de Wilmington (Delaware) a esperar los resultados de las elecciones.

Últimas encuestas

El aspirante demócrata a la Casa Blanca aventaja al presidente de Estados Unidos en 7,2 puntos de cara a los comicios de este martes, según el promedio de sondeos de RealClearPolitics. De acuerdo a esos datos, Biden va por delante con una media de 2,3 puntos en los estados clave de Florida, Carolina del Norte, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Arizona. En esos estados, Trump encabeza las encuestas por un estrecho margen de 0,2 puntos en Carolina del Norte, mientras que en el resto las lidera el demócrata.

En Florida, el que fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) encabeza los sondeos en 2,3 puntos; en Pensilvania, en 1,2; en Michigan en 4,2; en Wisconsin en 6,7; y en Arizona en 0,9.

Más allá de los estados, en los comicios en EE.UU. lo que realmente cuenta es el Colegio Electoral, un órgano integrado por 538 delegados que eligen los estados en función de su población. El candidato ganador en cada estado, aunque sea por un solo voto, se lleva todos sus compromisarios. El número mágico de delegados para llegar a la Casa Blanca es 270.

RealClearPolitics apunta que Biden lograría 216 delegados, frente a 125 de Trump y habría 197 en juego todavía.

Este martes también se deciden los 100 escaños del Senado, actualmente bajo control de los republicanos, que tienen 53 legisladores, y parte de la Cámara Baja, dominada por los demócratas con 232 asientos.

En la Cámara Alta, 45 asientos irían para los progresistas, 46 para los conservadores, y habría nueve que están en duda, indica RealClearPolitics.

La media de sondeos señala que en la Cámara de Representantes 209 escaños se quedaría en manos de los demócratas y 182 irían para los republicanos. Según estos datos, todavía habría 44 plazas en juego.

RELACIONADO