Aragón cerrará todas las actividades y servicios no esenciales a las ocho horas y habla ya de "tercera ola"

Lambán decretará el confinamiento perimetral de las provincias

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha anunciado el cierre de todas las actividades y servicios no esenciales a las 20.00 horas, incluyendo como tales a la hostelería, el comercio minorista y centros comerciales --excluidas las tiendas de alimentación y de comida para llevar-- y actividades culturales, entre otras. El Gobierno de Lambán decretará el confinamiento perimetral de las provincias y califica ya la situación de "tercera ola" en Aragón, una comunidad con más de mil casos acumulados por 100.000 habitantes en los últimos catorce días.

La orden con estas nuevas medidas se publicará "este miércoles o el jueves" y tiene por objetivo restringir "al máximo posible" la actividad de los ciudadanos a lo "estrictamente necesario", es decir, la actividad laboral, asistencial y educativa y limitar el ocio si no es con personas convivientes. De este modo, los habitantes de Zaragoza, Huesca y Teruel tendrán prohibido abandonar sus respectivas provincias, restricción que se une al confinamiento general en el que ya está todo Aragón y al municipal de las tres capitales.

Se mantiene además el toque de queda desde las 23.00 a las 6.00 horas. La actividad en los centros educativos se mantiene en los mismos términos que se está realizando hasta ahora.

No se descarta, sin embargo, según ha dicho la consejera, que en función de cómo evolucione la pandemia se pueda decretar el cierre total de las actividades no esenciales o solicitar el Gobierno central, como han hecho otras comunidades como Asturias, que se decrete el confinamiento domiciliario. "No descartamos ninguna posibilidad", ha enfatizado la consejera.

"Tercera onda pandémica"

Además, el Gobierno de Aragón ha publicado este mismo martes una orden que establece que pasa a existir un mando único sanitario en todo el territorio y que los recursos materiales y humanos de los centros y establecimientos sanitarios privados se ponen a disposición del Servicio Aragonés de Salud, que podrá reordenarlos en función de las necesidades asistenciales.

Repollés, respecto a la situación epidemiológica, ha reconocido que Aragón está en una "tercera onda pandémica" tras las vividas en marzo y en verano en la comunidad, con una "alta transmisión comunitaria" en todos los municipios de más de 10.000 habitantes, en una treintena de comarcas y en la gran mayoría de las 123 zonas de salud.

Este pico "claro", según ha considerado, podría achacarse en parte a los encuentros sociales en el entorno de los días en los que se deberían haber celebrado las Fiestas del Pilar de Zaragoza.

Pero el Gobierno de Aragón considera que "es posible" que se haya llegado "al pico" de esta ola, y que luego venga "una meseta" y un descenso "muy lento", con varios días en los que los contagios seguirán siendo "muy altos".

El alto nivel de contagios, ha reconocido Repollés, ha hecho que el sistema sanitario esté "muy comprometido", con una presión hospitalaria "muy elevada" y una ocupación de camas de UCI por pacientes covid que supera el 50 %.

Según el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, el problema no está en la capacidad estructural de ampliar espacios o en la disponibilidad de camas y de respiradores, recursos de los que se dispone, sino en la posibilidad de contar con profesionales formados. Los que están trabajando en la actualidad, están "motivados y dispuestos a hacer esfuerzos", pero la disponibilidad "no es ilimitada".

En la rueda de prensa, la consejera ha explicado que el Gobierno de Aragón ha mantenido este martes una reunión con representantes de la hostelería que, ha dicho, han entendido "perfectamente" la situación y que comprenden que es necesario tomar "medidas drásticas" para frenar el estrés del sistema sanitario.