El Gobierno atribuye las protestas a una "fatiga pandémica" y el PP pide "no adjetivar la violencia"

Tercera noche de disturbios en Logroño y León contra las restricciones por el COVID

Tras la tercera noche de protestas registradas en varias ciudades de España contra el toque de queda y las medidas del Gobierno para frenar los contagios por coronavirus, las declaraciones en torno a su procedencia o a su causa se suceden este lunes. Mientras el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha condenado los incidentes y ha explicado que responden a una "fatiga pandémica", la diputada del Partido Popular Cayetana Álvarez de Toledo ha pedido "no adjetivar la violencia" .

En un encuentro telemático con empresarios catalanes organizado este lunes por la consultora Intermèdia Comunicació, Illa ha reconocido "el cansancio de la población, que lleva a no seguir las medidas, a subestimar los riesgos e incluso a protestas violentas", y ha pedido a la ciudadanía un esfuerzo solidario. El ministro ha reconocido el civismo de la mayoría de la población, pero ha declarado que los altercados de este fin de semana "están fuera de lugar" y ha pedido una actitud firme y contundente ante los negacionistas, en sus propias palabras.

Por su parte, la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo ha pedido "no adjetivar la violencia" vista en varias ciudades españolas durante el pasado fin de semana y ha tachado de hipócrita al vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias porque sólo condena la violencia cuando va "contra él y su Gobierno". La exportavoz de los populares en el Congreso de los Diputados ha sostenido que el líder de Podemos mantiene una "relación variable con la condena de la violencia" porque la critica cuando va contra sus intereses, pero la avala cuando persigue objetivos que él "comparte".

"Podemos cree que hay una violencia buena y otra mala. La mala es la que ellos adjetivan como extrema derecha y la buena es la que persigue objetivos que ellos comparten", ha afirmado en una rueda de prensa telemática que ha dado junto al líder del PP Català, Alejandro Fernández. Álvarez de Toledo ha negado que la violencia vista en diversas ciudades españolas en el marco de protestas contra las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar la COVID-19 sea achacable "a grupos de tal o cual signo político". A su entender, entre los protagonistas de los disturbios había "de todo" y tienen que ser las fuerzas de seguridad quienes les identifiquen, no los políticos.

Por ese motivo, ha reprochado a Iglesias que haya usado el término "extrema derecha" para referirse a los violentos y ha contrapuesto su actitud con la mostrada en el pasado cuando, según la diputada, juzgaba como "buena y justificable o comprensible" la violencia "de los CDR, la del Tsunami Democrático, la destrucción de Urquinaona e incluso la de ETA". "Iglesias no condena la violencia, condena la protesta. Alienta la protesta cuando él está en la oposición y la condena cuando él está en el Gobierno. Eso se llama hipocresía y no se llama comportamiento democrático", ha resuelto.

Más allá de sus críticas a Iglesias, Álvarez de Toledo también ha lanzado una advertencia hacia quienes pretendan "coquetear" con la justificación de los actos vandálicos, ya que a su entender eso equivale a justificar. "La violencia no se puede justificar jamás y tampoco debe adjetivarse, salvo que sus protagonistas se declaren de una adscripción ideológica o grupo", ha zanjado.

Podemos acusa a Vox de alentar manifestaciones

Por su parte, Podemos ha acusado a Vox y a la extrema derecha de alentar las manifestaciones en varias ciudades que han derivado en altercados durante el fin de semana, dado que su objetivo es generar "odio" y "desestabilizar" al Gobierno de coalición usando para ello la pandemia. Así lo ha indicado en rueda de prensa la portavoz de Podemos, Isa Serra, junto a su homólogo en la formación morada, Rafael Mayoral, tras mantener una reunión de trabajo en el seno de la formación en materia de vivienda.

Preguntado sobre si piensa que también puede haber grupos de extrema izquierda tras los altercados, Serra ha respondido que "no hay ningún indicio" de que estos colectivos estén detrás y que, en caso de que así fuera, "se muestre" y cambiarán esa opinión.

"Es evidente que son convocatorias que están alentadas por parte de la extrema derecha de Vox desde las instituciones y redes sociales", ha remachado Serra para poner como ejemplo un mensaje en Twitter del diputado Ignacio Garriga. "No hay ningún colectivo que no sea de extrema derecha que haya salido a reivindicar esas manifestaciones", ha añadido a continuación.

Logroño y León

Logroño y León han vivido la noche del domingo algunos disturbios protagonizados por, en su mayoría, grupos de jóvenes en protesta contra las restricciones dictadas para evitar el avance del coronavirus, en la tercera noche de incidentes que se han registrado en algunas ciudades de España desde el pasado viernes. En la capital riojana al menos cuatro personas han sido detenidas por participar en los disturbios en los que se quemaron contenedores, mientras que en la capital leonesa varias decenas de jóvenes encapuchados provocaron alternados en el centro de la ciudad con el vuelco de contenedores y causaron daños en vehículos sin que se haya informado de detenciones.

Poco después de los incidentes, la Delegación del Gobierno en La Rioja aseguró que la situación estaba controlada en el centro de Logroño después de la quema de tres contenedores en varias calles tras una convocatoria de sentada, a través de redes sociales, en el paseo de El Espolón. La Policía fue dispersando a los diferentes grupos de jóvenes que querían participar en la sentada convocada en los aledaños de las sedes de la Delegación del Gobierno y el Ejecutivo regional.

También en León la convocatoria para protestar contra las restricciones había partido este domingo desde las redes sociales y el lugar de concentración fue frente al Museo Gaudí-Casa Botines. Los concentrados se dispersaron posteriormente por todo el centro de la ciudad, volcando vallas y encendiendo bengalas que lanzaban al pavimento al grito de "libertad". Se han producido daños menores en vehículos, se han volcado vallas y tirado sillas y mesas de terraza en Burgo Nuevo, la calle Alcázar de Toledo y las aledañas a la plaza de la Inmaculada, así como el vuelco de contenedores en las inmediaciones de San Marcos, según fuentes policiales.

Otro grupo lanzó por los aires las sillas de una terraza de un establecimiento ubicado frente a la catedral, por lo que algunos vecinos que pasaban por allí recriminaban a los jóvenes por su conducta. Agentes de la Policía Nacional y Local establecieron un dispositivo para contener a los jóvenes sin que hasta el momento se haya informado de en la capital leonesa.