Urkullu: "La última alternativa es cerrar todo y confinar a la población, sería lo más simple"

El lehendakari condena los altercados negacionistas de Bilbao con siete detenidos, que califica de "terrorismo"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reconocido este viernes la gravedad de la evolución de la pandemia de coronavirus en Euskadi y, aunque no ha descartado nuevas medidas restrictivas, ha subrayado que la "última alternativa es cerrar todo y confinar a toda la población". El confinamiento "sería lo más simple" pero hay que tratar de evitar una decisión así que resultó "tan dura" en la primera oleada de la pandemia, ha asegurado Urkullu en el pleno de control que celebra el Parlamento Vasco.

El lehendakari, en respuesta a sendas preguntas de EH Bildu y Elkarrekin Podemos sobre la pandemia, ha apelado al compromiso individual y colectivo para rebajar los contagios, y ha dicho que hay que buscar un equilibrio que garantice la salud, que normalice al máximo la vida ciudadana y que mantenga la actividad económica.

Pero ha advertido de que se está valorando en todo momento la eficacia de las últimas medidas adoptadas por el Gobierno Vasco, su impacto y su coste, y en función de la evolución se analizarán otras como una mayor limitación de la actividad nocturna, la reducción de la actividad física y deportiva, la educación no presencial en cursos superiores o decretar confinamientos más severos, aunque hay que tratar de evitar esta última.

Como ocurre con muchas enfermedades, ha continuado, hay que ir "ajustando la medicación", es decir ajustar las medidas que permitan a la ciudadanía seguir viviendo y trabajando. "Nadie tiene la fórmula, ni en Alemania, ni en Francia ni en Euskadi". "Esto no ha concluido, ni mucho menos", ha remarcado.

El lehendakari ha destacado que el Gobierno Vasco, en colaboración con otras instituciones, ha adoptado las medidas de las "más restrictivas" del Estado a pesar de que la situación en la comunidad no es de las peores y ha recordado que él fue el primero en pedir el estado de alarma en toda España.

Euskadi, puntera en la detección de casos

Entre ellas destaca el cierre perimetral de Euskadi con otras comunidades autónomas durante 15 días y la limitación de la movilidad entre municipios, de manera que los ciudadanos solo pueden salir de sus localidades por causas justificadas como ir a trabajar, estudiar, al médico o atender a familiares que requieren cuidados.

Ha recordado que de momento no hay vacuna contra el COVID-19 por lo que se seguirá estudiando las situación día a día para parar la transmisión y disminuir su posible efecto en la sociedad y en la economía.

Urkullu ha asegurado que Euskadi es puntera en la detección de los casos y de los contactos y también ha mencionado las medidas que ha habilitado el Gobierno Vasco para complementar las ayudas a los afectados por ERTE, a los más necesitados y los avales a sectores, y que es el autogobierno el que permite responder al reto de la pandemia.

Ha considerado que las medidas adoptadas hasta la fecha son "suficientes" de momento y ha hecho un llamamiento a la población para que limiten las relaciones a la burbuja familiar y para que permanezcan en casa "el máximo tiempo posible", al tiempo que ha pedido responsabilidad y compromiso individual y colectivo.

Condena a los altercados en Bilbao

El lehendakari ha condenado los altercados negacionistas de este jueves en Bilbao que se saldaron con la detención de seis personas por desórdenes públicos y ha denunciado que también son actos de "terrorismo".

"Estamos hablando de terrorismo. Condeno radicalmente los actos. Terrorismo es también el que se practica por atentar contra el bienestar y la salud de los ciudadanos", ha condenado.

Urkullu ha hecho esta reflexión durante su respuesta a una pregunta del dirigente popular y parlamentario de PP+Cs Carlos Iturgaiz, en el pleno de control de la Cámara vasca, relacionada con el cumplimiento de la ley de victimas de terrorismo.