Violentos disturbios contra las restricciones en Barcelona, Burgos, Valencia, Zaragoza y Santander

Las protestas de este viernes por la noche se han saldado con decenas de detenidos por graves altercados

Los Mossos d'Esquadra han hecho hasta las 23 horas de este viernes 14 detenciones, dos de ellas a menores, durante los altercados en Barcelona, que han comenzado después de una protesta negacionista en la plaza Sant Jaume contra las nuevas restricciones decretadas por el Govern para contener el coronavirus, y en los que se han saqueado dos tiendas.

El Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) ha atendido a siete manifestantes y a 20 agentes, ninguno de ellos con heridas graves, y ha habido daños materiales en varios vehículos policiales, con dos furgonetas de la Brigada Móvil (Brimo) inutilizadas, han explicado los Mossos.

Además, ha habido saqueos en dos tiendas del centro de la ciudad, una de ellas un Decathlon, y la mayoría de los detenidos están denunciados por los presuntos delitos de atentado a agentes y desórdenes públicos, mientras que dos han sido arrestados por negarse reiteradamente a ser identificados.

 

"Grupos de extrema derecha"

Unas 1.500 personas, según las cifras de la Guardia Urbana, se han concentrado pacíficamente al comienzo de la tarde en la plaza Sant Jaume contra las nuevas decretadas por el Govern para contener el coronavirus, convocados por varios sectores afectados por las restricciones, y han gritado consignas como 'la cultura es segura'.

Después, sobre las 19 horas, una cincuentena de personas, según fuentes policiales, han iniciado los altercados, mientras que las 22 horas --al inicio del toque de queda-- ya se habían disuelto.

Algunos manifestantes de estos 50 han hecho barricadas y quemado contenedores en el centro de la ciudad, y han lanzado vallas, petardos y botes de humo a la línea policial, ante lo que han intervenido los efectivos antidisturbios de Mossos, quienes han cargado contra los manifestantes con las porras y con proyectiles de foam.

El director general de los Mossos, Pere Ferrer, ha explicado en declaraciones a Rac 1 que las primeras investigaciones policiales señalan a "grupos de extrema derecha muy violentos y organizados".

Por su parte, el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, ha afirmado con relación a los altercados que los Mossos d'Esquadra "investigarán y perseguirán a los que han practicado la violencia extrema en la Vía Laietana y calles adyacentes", y ha reprochado a los manifestantes buscar la desestabilización en un contexto de pandemia.

Graves disturbios en Burgos

Por otro lado, más de un centenar de personas han protagonizado este viernes por la noche graves disturbios en la ciudad de Burgos, especialmente en el barrio de Gamonal, con violentos enfrentamientos con la Policía, lanzamiento de piedras y quema de más de cien contenedores y que se han producido justo después de una concentración en contra del confinamiento perimetral que ha comenzado este viernes en Castilla y León.

Según han confirmado a Efe fuentes de la Delegación del Gobierno y policiales, los disturbios se han producido al finalizar esta concentración en la que participaban varios centenares de personas sobre las 22 horas de la noche, que es la hora en la que comienza el toque de queda decretado en Castilla y León para contener la expansión del coronavirus.

El alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa, ha confirmado a Efe que los disturbios se han producido al finalizar esta concentración convocada en las redes sociales por grupos negacionistas de la pandemia del coronavirus.

En ese momento, una parte de los congregados han cortado la circulación en la calle Vitoria del barrio de Gamonal de Burgos y han comenzado a tirar piedras y adoquines, así como a quemar contenedores y destrozar marquesinas de autobuses, mientras varias patrullas de la Policía Nacional y Local trataban de contenerlos.

Daniel de la Rosa, que ha condenado los incidentes, ha explicado que aunque los disturbios más graves se han producido en el barrio de Gamonal ha habido réplicas de menor intensidad en otras zonas de la ciudad, como en los barrios de San Pedro y San Felices y en la zona centro.

El balance de daños, por el momento, es de unos cien contenedores quedamos y cuantiosos daños en vehículos y mobiliario urbano, mientras que se desconoce si se han producido detenciones.

La intensidad de los disturbios ha obligado a que, en algunos momentos, los agentes de la policía local y nacional hayan tenido que replegarse.

El alcalde de Burgos, en declaraciones a Efe, ha pedido a la Delegación del Gobierno reforzar la presencia policial en la ciudad para evitar que estos disturbios se reproduzcan.

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), ha hecho un llamamiento a la serenidad y la responsabilidad en la ciudad de Burgos. "Hago un llamamiento a la serenidad y a la responsabilidad. Los episodios violentos que se están produciendo en Burgos, además de reprobables, no ayudan a luchar contra el enemigo común que es el virus. Mi apoyo a las fuerzas de seguridad", ha publicado Fernández Mañueco en su perfil de twitter.

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (Cs), también publicada en twitter: "lo que está ocurriendo esta noche en Burgos no aporta nada más que dolor y destrucción. La ira no nos sacará de aquí. Todo nuestro apoyo y respaldo a las fuerzas de seguridad".

Siete detenidos en Valencia

Siete jóvenes, uno de ellos menor de edad, han sido detenidos tras participar en una concentración no autorizada en la plaza del Ayuntamiento de Valencia para protestar contra las medidas adoptadas por el Gobierno por la pandemia de covid-19 y agredir a cinco agentes de la Policía Nacional, que resultaron lesionados de diversa consideración.

La concentración, celebrada sobre las 21:00 horas, reunió a cerca de setenta jóvenes, muchos de los cuales no llevaban mascarillas y que mostraban su rechazo a las medidas anticovid con cánticos y pancartas, según han informado fuentes policiales.

Tras recibir varias llamadas al 091 que alertaban de la protesta, agentes de la Policía Nacional se trasladaron al lugar, donde fueron insultados por los participantes en la protesta, que les lanzaron huevos y botes de cerveza entre frases como "sois unos perros", "libertad" u "os vamos a reventar".

Los agentes les alertaron de que la concentración no había sido comunicada y les pidieron que guardaran las medidas de seguridad, ya que algunos no llevaban mascarillas, y tras hacer caso omiso comenzaron los empujones y algunos de los manifestantes se abalanzaron contra la policía y les propinaron patadas y puñetazos.

Finalmente, fueron detenidos siete jóvenes, uno de ellos menor de edad y el resto con edades comprendidas entre los 21 y 27 años, como autores de un delito contra la autoridad, y cinco policías sufrieron lesiones de diversa consideración.

Altercados en Zaragoza y Santander

Ocho personas han sido detenidas y un agente ha resultado herido en el centro de Santander tras una concentración de protesta contra las restricciones por el coronavirus que derivó en un enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía.

En la concentración, convocada a las 23.00 horas por las redes sociales, participaron unas 150 personas, que, según ha informado a Efe fuentes de la Policía Nacional, quemaron contenedores, causaron daños en el mobiliario urbano y lanzaron adoquines y botellas contra los agentes.

Los disturbios empezaron en la plaza del Ayuntamiento y se extendieron por las calles aledañas, mientras a los participantes en la protesta se iban uniendo más personas.

En los enfrentamientos resultó herido un agente por el lanzamiento de una botella, cuyo estado no es grave, según la Policía. Entre los ocho detenidos, siete hombres y una mujer, hay dos menores de edad.

Los disturbios finalizaron después de la medianoche, cuando empieza el toque de queda en Cantabria, cerrada perimetralmente desde el jueves por la noche.

Por otro lado, la Policía Nacional ha detenido a cinco personas en Zaragoza que han participado este viernes, sobre las 23.00 horas, en una protesta negacionista, en contra del toque de queda, que entró en vigor el pasado domingo, 25 de octubre y que supone el confinamiento nocturno en todo el territorio nacional, salvo Canarias, entre las 23.00 y las 06.00 horas.

Según fuentes policiales, se han concentrado en la plaza de España unas 80 personas y se ha producido la quema de contenedores en las calles San Ignacio de Loyola y Azoque, "aunque se está investigando si los incendios provocados tienen relación con la concentración".

Agentes del Cuerpo han procedido a la detención de un hombre "que intentaba quemar una papelera" y de otras cuatro personas. La Policía continúa con las investigaciones de los hechos.