La Comunidad de Madrid ampliará las restricciones de movilidad a tres nuevas zonas básicas de salud

La presidenta de Madrid no ve el cierre por días como un "triunfo": "No es una guerra de Ayuso con Sánchez, ni Sánchez con Ayuso"

En plena polémica por el cierre durante el Puente de los Santos de la Comunidad de Madrid, con la presidenta Isabel Díaz Ayuso negando que sea un triunfo "porque no hay ninguna guerra", la Consejería de Sanidad ha ampliado de 32 a 35 las zonas básicas de salud con restricciones perimetrales donde se está extremando el seguimiento de los cumplimientos de los aislamientos y las cuarentenas, unas medidas que se suman al confinamiento de la región este puente de Todos los Santos.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, lo han anunciado este viernes en una rueda de prensa en el Departamento de Sanidad. Las tres nuevas zonas básicas de salud donde se aplicarán limitaciones a la movilidad son la de Valle de la Oliva, en el municipio de Majadahonda, y otras dos áreas sanitarias de Coslada, Barrio del Puerto y Doctor Tamames. La Consejería de Sanidad ha decidido acordar restricciones en aquellas zonas básicas de salud con una incidencia acumulada igual o superior a 500 casos por cada 100.000 habitantes.

En las 35 zonas con limitaciones, donde existe una mayor transmisión de la enfermedad, vive el 11 por ciento de la población de la Comunidad de Madrid y se concentra un 16,3 por ciento de los casos de coronavirus. Andradas ha explicado que para adoptar estas medidas se valora la tendencia que existe en las zonas básicas de salud, qué tipo de transmisión existe, si se asocia a brotes familiares o colectivos y qué grupos de edad son los más afectados.

"No hay ninguna guerra"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha declarado que no ve el cierre por días de la región como un "triunfo" porque, a su parecer, "no hay ninguna guerra" con el Gobierno y ha reivindicado que ella ha defendido sus políticas en materia sanitaria. "No es una guerra de Ayuso con Sánchez, ni Sánchez con Ayuso, sino es la defensa de las políticas sanitarias que hemos puesto en marcha hasta aquí y son las que están funcionando", ha expuesto en la presentación de la 'Oficina 360'.

La jefa del Ejecutivo madrileño ha hecho hincapié en que en los últimos días ha tenido que tomar "decisiones muy complicadas", especialmente la relativa al cierre de Madrid. En este punto, ha trasladado que "lamenta la decisión tomada y también las molestias que pueda ocasionar" pero ha incidido en que el Puente de Todos los Santos es un momento de "muchísima movilidad" en el que suele haber en la región un millón de movimientos.

"Mi intención es cerrar la Comunidad solo lo imprescindible. Por eso quiero agradecer al presidente que haya accedido a nuestra petición desde la lealtad institucional", ha subrayado. Ayuso ha defendido que saben que su política sanitaria está "funcionando" y no entendían por qué tenían que ser siete días seguidos los que se realizase el cierre. Además, ha insistido en que en su Gobierno creen que "cuánto más pequeños" los cierres "funcionan mejor".

Respecto a la reunión que mantuvo con el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha desvelado que todos querían "llegar a un acuerdo" pero ella les manifestó que "en principio era contraria a cerrar la Comunidad sin más porque no hay ni un solo estudio que demuestre que funciona".  "De hecho, la Comunidad no ha estado cerrada este tiempo y, sin embargo, ha ido bajando la curva", ha dicho. A pesar de estas palabras, ha precisado que tomó la decisión porque es consciente de que "para otras comunidades esto puede generar muchas molestias".