Castilla-La Mancha y Andalucía cargan contra Sánchez por permitir el cierre a la carta en la Comunidad de Madrid

Page pide más liderazgo nacional y el Ejecutivo de Juanma Moreno acusa al Gobierno central de buscar que las CCAA "se quemen"

La decisión de la Comunidad de Madrid de confinar su territorio únicamente durante el Puente de Todos los Santos, y el hecho de que el Gobierno central haya permitido este movimiento, ha alzado las primeras voces críticas en comunidades como Castilla-La Mancha y Andalucía, que cuestionan el cierre a la carta de Madrid, reclaman más liderazgo nacional y critican que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, permita con estas decisiones que las comunidades se quemen.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha sido el encargado de reclamar más liderazgo nacional y ha ironizado con el cierre por días de la Comunidad de Madrid decretado por su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, criticando además que por parte del Gobierno central se haya permitido este movimiento, dando por hecho que si un confinamiento similar hubiera sido permitido a gobiernos nacionalistas, mucha gente estaría "poniendo el grito en el cielo y con la bandera --de España-- detrás".

En una entrevista con Antena 3 recogida por Europa Press, se ha mostrado sorprendido por que el Gobierno de Pedro Sánchez haya dado luz verde al cierre a la carta planteado por Madrid, ya que "la ley dice con claridad que el periodo mínimo de aplicación son 7 días", algo sustentando en "datos epidemiológicos". Ha abundado en que la política "no está ayudando a combatir el virus", algo que es "lamentable". Tras criticar los "debates superficiales" que a nivel político se están suscitando en las últimas semanas, ha abundado en que "no debería haber lucha política y partidaria".

"Mi obligación es defender los intereses de mis ciudadanos, la salud de mi gente, y hacerlo sabiendo que depende de la salud de todos los españoles. Lo que haré será aquello que considere, y lo estoy intentando hacer hablando", ha dicho, poniendo en valor la última cita a tres bandas con sus homólogos de Madrid y Castilla y León.

Más liderazgo nacional

Del mismo modo, ha mandado un aviso asegurando que "si alguien piensa que la segunda ola" de coronavirus "se va a quedar en el dique de las autonomías, se equivoca", ya que la situación sanitaria "ya ha sobrepasado" a las comunidades autónomas, y no se va a tardar en "reclamar no sólo que haya más homologación, sino más liderazgo" a nivel nacional.

En esta línea, ha defendido que prefiere un planteamiento "más homologable", aunque entiende que las comunidades autónomas puedan "adaptar" la normativa atendiendo a sus particularidades.

Ha esto ha sumado que las previsiones "que vienen por delante" podrían obligar a "tomar medidas más preventivas", por lo que ha sugerido "pecar de prudentes" en la toma de decisiones.

En Andalucía no hubiéramos hecho eso

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo (PP-A), ha mostrado este viernes su "respeto" por la decisión de la presidenta Díaz Ayuso, de decretar el confinamiento perimetral de la región sólo para los puentes de Todos los Santos y de la Almudena, si bien ha señalado que "en Andalucía no hubiéramos hecho eso y, de hecho, no lo hemos hecho". Además, ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de "intentar delegar en las comunidades autónomas" en esta fase de la crisis del coronavirus, que éstas "se quemen y, cuando ya no puedan más, ya vendrá el Estado otra vez a confinarnos a todos".

En declaraciones al programa 'Espejo Público' de Antena 3 Televisión, recogidas por Europa Press, el consejero andaluz de la Presidencia ha sostenido en esa línea que el jefe del Ejecutivo, "diciéndolo suave, ha delegado sus funciones", o, "diciéndolo menos suave, ha renunciado a su responsabilidad", algo que ha criticado. En ese sentido, y a la pregunta de "si cree que Sánchez ha renunciado a su responsabilidad porque no quiere asumir el coste electoral de unas medidas impopulares que van a tener consecuencias económicas", Bendodo ha respondido que "exactamente".

"Es una perfecta definición", ha añadido antes de remarcar que "una crisis sanitaria no se puede enfocar desde el punto de vista de la estrategia política o el tacticismo político", sino que "hay que afrontarla con decisiones sanitarias", como, según ha defendido, se viene haciendo en Andalucía, donde "todas las decisiones que hemos tomado han sido bajo el amparo de los efectos sanitarios".

En ese sentido, ha considerado que "es una gran irresponsabilidad por parte del Gobierno el intentar delegar a las comunidades autónomas, que se quemen" estas administraciones y, "cuando ya no puedan más, ya vendrá el Estado otra vez a confinarnos a todos". "Creo que es una irresponsabilidad y no creo que sea justo", ha apostillado Bendodo.

Mando único

En esa línea, el consejero portavoz de la Junta ha reconocido que "la situación es muy complicada para todos, y tomar decisiones es muy complicado para los dirigentes, pero la imagen que estamos dando" en España "de 17 decisiones distintas y formas de luchar contra el virus en el país no se corresponde con la unidad que acaban de trasladar Francia o Alemania", países donde "hay un mando único" que proyecta una "imagen de certidumbre", algo que, según ha opinado, "sería necesario en España también".

Y es que, según ha argumentado el titular andaluz de la Presidencia, "el mando único en situaciones excepcionales es necesario, pero hay que saber ejercerlo, no puede ser un ordeno y mando". Es decir, "no significa dejar de hablar con las comunidades autónomas, sino que de una autoridad emanan unas decisiones y las comunidades tenemos que ejecutarlas", según ha abundado Bendodo antes de incidir en que "otra cuestión es imponer las cuestiones" a las regiones. "En todo hay un término medio, y en esta ocasión también", según ha manifestado el consejero, quien cree que España está dando ahora una "mala imagen como país" para "quien nos mire desde fuera".

Confinamientos perimetrales

Según ha recordado, la Junta ha limitado la movilidad entre municipios que concentran aproximadamente al 50% de la población andaluza, guiándose de "una teoría sanitaria y de sentido común", la de que "el virus se mueve con las personas, y cuanto menos nos movamos mayor efecto tendrá la contención", ha dicho. En ese sentido, ha señalado que los cierres perimetrales funcionan "como un grifo" que, "cuando se abre, se abre la movilidad y los contagios, y se activa la actividad económica", mientras que, cuando se cierra, "se cierra la movilidad, se limitan los contagios", pero "fastidias la actividad económica y el empleo".

"Desgraciadamente, hoy es la única solución para luchar contra el virus", según ha apuntado Bendodo en referencia a las medidas de reducción de la movilidad, porque "se ha visto que el virus se mueve con las personas, y cuanto más nos movemos, más posibilidad de contagiarnos hay", ha insistido.

No obstante, ha reconocido que el impacto que estas restricciones pueden tener en la economía "es brutal", si bien se ha mostrado "convencido de que, cuando haya vacuna y empiece a inmunizarse a la población, el repunte en la economía se va a producir", y espera que, "como muy tarde, eso sea para la primavera-verano del año que viene".

Ha agregado que Andalucía cuenta con "dos motores que tiran de la economía", que son la agricultura y el turismo, y ahora mismo "volamos con un solo motor", porque "el del turismo está parado", según ha lamentado Bendodo, que espera que dicho sector "pueda reflotar para la primavera del año que viene".

En ese sentido, ha puesto de relieve la importancia del sector agroalimentario andaluz en la actual coyuntura, porque "es el que tira de la economía ahora en la comunidad, batiendo récord de exportaciones", lo que, "de alguna manera, está amortiguando la mala situación que estamos viviendo todos", según ha concluido el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta.