Sánchez negocia de urgencia la alarma y los PGE

Casado se niega al medio año de estado de alarma e Iglesias pacta regular el alquiler y desbloquea los PGE

Junto con el PP también se oponen al estado de alarma de seis meses Cs, ERC y la CEOE

En Moncloa dicen de su líder Pedro Sánchez que es un tanque, un panzer alemán de la Segunda Guerra Mundial. Pero esas máquinas de guerra se estrellaron en la batalla de Las Ardenas porque se quedaron sin gasolina. Y Sánchez, que se ha echado hacia delante con su plan autoritario de seis meses de ‘estado de alarma’ con ‘toque de queda’ incluido, se ha topado con el PP, que solo ofrece dos meses de alarma, y también con ERC, Cs y la CEOE.

Y todo ello mientras la pandemia crece desbordada en España con más de 52.000 contagios en el último fin de semana.

Y va a tener Sánchez que emplearse a fondo para sacar adelante el medio año de poder absoluto en el Congreso de los Diputados lo que no tiene nada fácil. Y además cuando en el flanco de los PGE de 2021 el presidente se  encontró con el bloqueo de Pablo Iglesias que insistía en controlar ahora los precios de los alquileres y en aprobar medidas para asegurar el funcionamiento del Ingreso Mínimo Vital.

Escollos que han obligado a una negociación in extremis en la noche de este lunes y que una vez superados permitirán finalmente la celebración del acto conjunto previsto para este martes de presentación de los PGE por Sánchez e Iglesias tras aprobarlos en el Consejo de Ministros.

Sánchez, pues, se está quedando sin gasolina y solo le queda retroceder y pactar con sus adversarios o permanecer inmóvil a la espera de que sean los demás quienes cedan y cambien de oposición.

Pero para empezar ha calculado mal las peticiones de ‘estado de alarma’ que le llegaron de las CC.AA. y que ha querido convertir en un golpe de poder absoluto de medio año de duración, lo que difícilmente va a conseguir salvo que le regale la Luna a ERC, lo que tampoco hay que descartar ahora que parece que está llena de agua.

Un estado de alarma de seis meses que sería un desastre para la imagen del país y para la campañas comerciales y turísticas de la Navidad y la Semana Santa tal y como dice y con razón la patronal empresarial de la CEOE.

Pablo Casado, a quien presionan desde Vox para que no pacte con Sánchez y desde el PSOE para que se humille ante Sánchez ‘demostrando así que de verdad ha roto con Vox, le ofrece al Presidente solo dos meses de estado de alarma si acepta reformar la ley que les permita a las CC.AA. gestionar sus propias medidas de control de la pandemia sin tener que llegar a situaciones de excepción nacional.

Pero Sánchez dice que esto ‘son lentejas y que si quieres las tomas y si no las dejas’. Y se niega a negociar camino de un choque de trenes si es que antes no consigue en lo del estado de alarma un cambio de vía con la ayuda de los blanditos de Cs o con ERC. En cuanto a los PGE Sánchez espera un acuerdo de última hora con UP.

Lo del bloqueo de última hora de Podemos en los Presupuestos se veía venir porque Iglesias ha descubierto que cuando él hace frente a Sanchez el presidente recula y acaba ‘pidiéndole perdón’ como lo contó una vez en la Cadena Ser.

Por supuesto Sánchez tiene en su poder dos ‘bombas atómicas’ que podría lanzar a riesgo de sucumbir también el en la deflagración como son: echar a Podemos del Gobierno y suspender los indultos de los golpistas del procés.

Pero todo apunta a que Sánchez no tomará decisiones drásticas al menos hasta que se hayan aprobado los PGE y él tenga dos años de estabilidad de legislatura por delante con o sin Podemos en el Gobierno y con posibilidad de anunciar en cualquier momento el adelanto electoral.

RELACIONADO