Bartomeu y su Junta no dimiten ni convocan moción de censura

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y su Junta Directiva seguirán al frente del club blaugrana al descartar la dimisión en bloque y, por otro lado, ponen en manos del Procicat la fecha de la votación de la moción de censura en su contra.

Bartomeu, en rueda de prensa junto al portavoz de la Junta Directiva, Josep Vives, tras reunión del órgano de gobierno de la entidad, explicó los motivos de no poner fecha aún a la moción de censura y descartó su dimisión.

"Hemos hablado en Junta y esperaremos a la respuesta formal del Govern de la Generalitat. Una vez recibida, la Junta nos volveremos a reunir", explicó Bartomeu, trasladando así al Govern la decisión tras asegurar que la respuesta de la Generalitat, hasta el momento, le crea "perplejidad".

El Barça esgrime que es imposible a nivel logístico preparar tales sedes y, ante la nueva situación de petición de estado de alarma, cree que la votación debería tener como sede única el Camp Nou. Además, Bartomeu esgrime medidas sanitarias, porque la media de edad del socio barcelonista es alta ello conlleva un mayor riesgo. "Nuestro electorado tiene una media de edad de 58 años, con más de 40.000 socios mayores de 60 años. Nuestra mayor preocupación se centra en evitar toda actuación que coloque a estos colectivos ante un riesgo elevadísimo de contagio, dada su vulnerabilidad", esgrime el presidente.

El máximo dirigente asegura también que, la nueva situación, ha impedido a su Junta Directiva aprobar a tiempo un protocolo que siga las directrices del Govern. "Me veo en la obligación de manifestarle que consideraremos interrumpido el cómputo del término que nuestros Estatutos indican para la convocatoria y posterior votación de la moción, a fin y efecto de permitir disponer de un elemento de juicio para adoptar cuando corresponda una decisión al respecto", apuntó.

Retener a Messi

Bartomeu, aseguró este lunes que defendió "lo mejor" para el club cuando decidió negarse a dejar marchar a Leo Messi, aceptando "la erosión" y "el desgaste" que le costó esa postura

"Durante aquellas semanas tuve que defender que lo mejor para el Barça era la continuidad del mejor jugador del mundo y de la historia del fútbol. Leo Messi tenía contrato en vigor, ya que había caducado la opción de la rescisión unilateral. Y lo más importante: la prioridad deportiva era poner en marcha un nuevo ciclo con Messi en el equipo", afirmó Bartomeu durante la rueda de prensa para explicar los motivos de no poner fecha aún a la moción de censura y descartar su dimisión.

El dirigente decidió no hablar en aquel momento porque "no era oportuno establecer una dialéctica pública" con el "capitán" del equipo. "Tampoco lo haré ahora, va con el cargo", aseveró, lamentando que se le acusase "de querer forzar un traspaso por cuestiones económicas, para 'salvar los números', decían".

"Pues, no. Voy defender los intereses del club, aceptando la erosión que significaba negarse a la decisión de Messi de irse a uno de nuestros 'rivales", remarcó el mandatario 'culé', "convencido" que el actual equipo, "con Leo Messi y una mezcla de jóvenes talentos y experiencia ganadora, recuperará el orgullo y la ilusión de los barcelonistas". "Pero había que tomar decisiones, y las hemos tomado, aceptando mucho desgaste y siempre priorizando los intereses del club por encima de todo", sentenció.

Además, reconoció que tras la eliminación ante el Bayern "era urgente e inaplazable afrontar inmediatamente el nombramiento de un nuevo técnico y la gestión del mercado deportivo más atípico de la historia", en el que recordó que tenían que hacer "compatibles" sus necesidades deportivas "con las nuevas exigencias económicas".

En este sentido, se apostó por Ronald Koeman porque mantenía "la idea futbolística, con la experiencia y el carácter necesario para afrontar una renovación de la plantilla", y también le dio las gracias al nuevo técnico por aceptar el cargo "en circunstancias complejas, teniendo que afrontar decisiones muy difíciles e impopulares y en un contexto económico complicadísimo".

"Su personalidad y sus decisiones ya están dejando huella. Apuesta decididamente por la renovación que necesitaba el equipo, para priorizar lo mejor para el equipo, más allá de nombres y de edades. Sus éxitos serán los de todos los culés, cuidémosle y respetémosle", concluyó.

RELACIONADO