Francia supera el millón de contagios tras batir un nuevo récord diario con 42.032 casos

Las autoridades sanitarias de Francia han informado este viernes de que ya son más de un millón las personas que han contraído la COVID-19 en el país, que ha sumado otros 298 muertos en las últimas 24 horas.

De estos decesos, 184 se han producido en los hospitales, mientras que otros 114 han sido registrados en las residencias de ancianos y centros de día. Desde el jueves son 42.032 los nuevos casos constatados.

Según el último balance del Ministerio de Sanidad galo, desde que estalló la crisis sanitaria han fallecido 34.508 personas. Actualmente hay 15.008 personas hospitalizadas, de las cuales 2.441 se encuentran ingresadas en las unidades de cuidados intensivos.

El toque de queda sigue en vigor desde las 21.00 a las 6.00 de la mañana, una medida que se extenderá a 38 nuevos departamentos en un intento por frenar la expansión del virus a medida que el Gobierno expresa su preocupación y advierte de que la segunda ola podría ser peor que la primera.

El primer ministro, Jean Castex, ha señalado que el mes de noviembre "será difícil" y que se prevé que el número de muertos siga aumentando. "Los nuevos casos de hoy son los pacientes en el hospital de mañana y, lamentablemente, a veces estos se convierten en los fallecidos de pasado mañana", ha aseverado.

Perspectivas de empeoramiento

El Instituto Pasteur ha hecho proyecciones a partir de los datos disponibles el pasado día 15 y ha calculado que si las tendencias hubieran seguido como en la última semana (antes del toque de queda), con algunos días en que se supero el umbral de los 30.000 contagios en 24 horas, la tasa de ocupación de las ucis subiría al 63 % el 1 de noviembre.

Y en ciertas regiones como Borgoña-Franco Condado o Auvernia-Ródano-Alpes se superarían las capacidades existentes, lo que haría preciso evacuaciones de enfermos, que van a comenzar ya.

La Agencia Regional de Sanidad de Nueva Aquitania, la que dispone ahora de mayor margen, indicó hoy que los hospitales de Burdeos, Poitiers y Brive la Gaillarde van a recibir a ocho pacientes de Auvernia-Ródano-Alpes.

El presidente de Francia, Emmanuelle Macron, ha pedido civismo porque en la actual situación la única opción para romper la cadena de contagios es "reducir nuestra vida social".

"Las próximas semanas todos debemos hacer un esfuerzo -dijo- pero con el objetivo de reducir la incidencia de la epidemia a 3.000-5.000 contagios diarios para a partir de entonces readaptar la estrategia y proceder a una reapertura que irá de la mano de una intensificación de los test, de los sistemas de alerta y de protección".

Más allá de la dimensión sanitaria, la nueva vuelta de tuerca en las restricciones con la extensión del toque de queda tendrá un costo de algo más de 2.000 millones de euros para las arcas públicas durante las seis semanas iniciales de duración, estimó este viernes el ministro de Economía, Bruno Le Maire.

En una entrevista a la emisora 'Europe 1', Le Maire previno de que en el cuarto trimestre la economía francesa "probablemente" verá reducida su actividad por esta segunda ola.

Una eventualidad que -puntualizó el ministro- ya se había integrado en la previsión del Gobierno de que en el conjunto de 2020 el producto interior bruto (PIB) retrocederá un 10 % en Francia.

Ayudas a la cultura

El Gobierno francés ha anunciado este mismo viernes que destinará 115 millones de euros en ayudas al sector cultural, que se ha visto gravemente afectado por el cierre de locales y la suspensión de eventos.

El Ministerio de Cultura ha explicado que estas ayudas irán dirigidas principalmente al teatro, la ópera y la danza, que recibirá 85 millones de euros, mientras que otros 30 millones se destinarán a los cines.

Estas ayudas buscan evitar el cierre de cines y teatros, especialmente ahora que está en vigor el toque de queda. La industria cinematográfica pidió a principios de esta semana que se relajaran las medidas de restricción para poder acoger un mayor público.

RELACIONADO