El Gobierno se prepara para declarar este mismo fin de semana un estado de alarma a nivel nacional

El Gobierno no descarta que este fin de semana, posiblemente este domingo, se celebre un Consejo de Ministros extraordinario para analizar la posible aprobación del estado de alarma en toda España, tras haberlo solicitado este viernes los gobiernos autonómicos del País Vasco, Cataluña Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha, Navarra, La Rioja, Cantabria y la ciudad autónoma de Melilla para poder tomar medidas restrictivas que ayuden a contener la pandemia del coronavirus. De momento, ninguna comunidad gobernada por el PP ha solicitado esta norma jurídica que ha regido 15 días en nueve municipios de Madrid. El Ejecutivo tendría garantizado el apoyo de Ciudadanos para decretar de nuevo el estado de alarma.

El primero en elevar esta petición al Gobierno de Sánchez ha sido el lehendakari, Íñigo Urkullu, que ha comparecido en rueda de prensa en torno a las 16.00 horas de este viernes para anunciar que solicitará el estado de alarma, que gestionará el máximo representante del Gobierno Vasco.

Además, Urkullu ha planteado que el decreto del estado de alarma se debería implantar a nivel nacional y ser los gobiernos autonómicos los encargados de gestionar la pandemia.

Tras esta petición, el siguiente en reclamarlo ha sido el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, que solicita este instrumento jurídico para restringir la movilidad nocturna en la comunidad autónoma, si bien no ha aclarado por el momento si sólo lo pide para el territorio asturiano o es una reclamación a nivel nacional.

Por su parte, el presidente de Melilla, Eduardo de Castro, también ha anunciado que ha solicitado por escrito al Gobierno central la aplicación del estado de alarma para posibilitar el confinamiento nocturno "porque la ciudad está a punto de entrar en el colapso" sanitario.

También lo ha pedido el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que ha añadido que "lógico" sería aplicarlo en todo el territorio nacional. Según ha defendido el líder extremeño, esta solicitud, que trasladará esta misma tarde al Gobierno central, se basa en que no tienen suficiente base como para seguir tomando medidas que restrinjan la movilidad. Por eso "para seguir tomando decisiones necesitamos el amparo del estado de alarma", ha aseverado Fernández Vara, quien ha considerado que en la situación actual "es la mejor solución de las posibles", ya que "vienen semanas complicadas" por lo que es bueno "tener una base legal suficiente" para tomar medidas.

Además, durante esta tarde, el Govern de la Generalitat de Cataluña se ha reunido de manera urgente para decidir pedirle al Ejecutivo central la declaración del estado de alarma. Como ha sucedido con otros gobiernos autonómicos, en Cataluña también reclaman la gestión de ese estado de alarma. La siguiente en solicitarlo ha sido la presidenta de La Rioja, la socialista Concha Andreu, que insta además a que se decrete en todo el territorio nacional y el mando y la gestión pertenezcan a las autonomías, tal y como ha planteado Urkullu.

También lo ha pedido la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, quien ha defendido la utilidad del estado de alarma y ha remitido una comunicación a Sánchez solicitando su gestión "como autoridad competente si lo aprueba el Consejo de Ministros".

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha anunciado que este sábado celebrará un Consejo de Gobierno extraordinario con el fin de solicitar la aplicación del estado de alarma y ha insistido en que "lo razonable es extenderlo al conjunto nacional y dejar en manos de las autonomías la forma de graduar" su aplicación.

Finalmente, el Gobierno de Cantabria ha anunciado también que va a solicitar al Gobierno en las próximas horas la declaración del estado de alarma ante el elevado número de contagios y para que las diferentes medidas a adoptar por las comunidades autónomas tengan cobertura legal.

Por el momento, ninguna autonomía gobernada por el Partido Popular ha solicitado esta norma jurídica que ha estado rigiendo durante quince días en nueve municipios de la Comunidad de Madrid después de que así lo aprobara el Consejo de Ministros. Desde 'Génova' han planteado en varias ocasiones al Gobierno un 'plan b' jurídico como alternativa a este decreto de alarma.

El Gobierno, a la espera de ver cuántas peticiones llegan

El Gobierno ha decidido dar "algo tiempo" a las comunidades para ver cuántas deciden sumarse a la iniciativa de solicitar al Ejecutivo que declare el estado de alarma para endurecer las restricciones de movilidad y poder hacer frente al incremento de contagios de COVID-19. Es el Consejo de Ministros el que, según la Constitución, debe aprobar la declaración del estado de alarma. El Gobierno no necesita el visto bueno del Congreso para aprobar este instrumento, salvo que tenga que pedir una prórroga para aplicarlo más allá de los 15 días iniciales.

Ante el goteo de peticiones, el Gobierno no descarta la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario para declarar el estado de alarma a nivel nacional este mismo fin de semana, previsiblemente el domingo. Por ello, todos los ministros han sido avisados para que estén disponibles este sábado y domingo, ante la eventualidad de que se convoque un Consejo de Ministros extraordinario para aplicar de nuevo esta medida constitucional.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajó este viernes a Roma para asistir este sábado a su audiencia con el Papa Francisco en el Vaticano. No obstante, ya hace dos semanas delegó en su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, la declaración del estado de alarma "territorializado" para restringir la movilidad en la Comunidad de Madrid, que se aprobó en un Consejo de Ministros extraordinario.

El jefe del Ejecutivo ha afirmado este viernes, en una declaración institucional que ha ofrecido desde Moncloa, que está "listo" para adoptar las medidas que sean necesarias y ha vuelto a instar a las comunidades autónomas que se encuentran en riesgo "extremo" a solicitar la declaración del estado de alarma cuando lo consideren necesario para seguir luchando contra la pandemia.

El Gobierno y las comunidades aprobaron este jueves en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) un plan de respuesta coordinada que incluye cuatro niveles de riesgo, con sus correspondientes medidas. En el nivel de alerta máxima se contempla expresamente la posibilidad de recurrir al estado de alarma para dar cobertura a medidas "excepcionales", tal y como ha recordado Sánchez en su comparecencia.

Además, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha confirmado este viernes que estaban buscando "apoyos claros" para garantizar la viabilidad del estado de alarma, si deciden recurrir a este instrumento como cobertura jurídica para aprobar un toque de queda en todo o gran parte del territorio nacional que permita reducir la movilidad nocturna; una medida que están adoptando ya por su cuenta varias regiones.

Tras superarse la primera ola del coronavirus, y decaer el estado de alarma iniciado en marzo por la progresiva pérdida de apoyos, Sánchez adoptó en verano una estrategia de "cogobernanza" con las comunidades, para que fueran ellas las que, en coordinación con Sanidad, se encargaran de gestionar la pandemia. En esta línea, a finales de agosto puso a su disposición la posibilidad de solicitar la aprobación de un estado de alarma "territorializado" que sirviera como cobertura jurídica para aplicar medidas de movilidad más estrictas, si así lo consideraban necesario. En ese momento, Sánchez, ofreció a los presidentes autonómicos la posibilidad de acudir al Congreso a defender ellos mismos su petición.

El Gobierno ya recurrió hace dos semanas a la declaración de un estado de alarma "territorializado" para aplicar en la Comunidad de Madrid los confinamientos perimetrales en la capital y otros ocho municipios, ante la "preocupante" situación en la región, y la negativa del gobierno de Isabel Díaz Ayuso de atender las indicaciones del Ministerio de Sanidad.

De hecho, este estado de alarma, que se aprobó con medidas únicamente para Madrid, decae este sábado, ya que el Ejecutivo descartó prorrogarlo, consciente de que sigue sin contar con los apoyos necesarios para sacar adelante su continuidad en el Congreso, ante la negativa del PP.

Ciudadanos garantiza su apoyo

De momento ya ha recibido el apoyo de Ciudadanos para decretar de nuevo el estado de alarma. La líder del partido naranja, Inés Arrimadas, ha llamado por teléfono a Sánchez este viernes para urgirle a que "tome el control" y aplique un plan nacional contra el coronavirus con medidas "contundentes" que eviten un nuevo confinamiento, ofreciéndole el apoyo de los diez diputados de Cs en el Congreso para aplicar el estado de alarma en caso de que sea necesario.

Sin embargo, aún contando con los apoyos de Ciudadanos y los del PNV, el Gobierno no tendría garantizada todavía la mayoría absoluta, por lo que tendría que asegurarse el voto de otros partidos.

La sexta y última prórroga del estado de alarma de marzo salió adelante el 3 de junio con 177 votos: los 120 del PSOE, los 35 de Unidas Podemos, los 10 de Ciudadanos, 6 del PNV, dos de Más País-Equo, y los de Coalición Canaria-Nueva Canarias, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Teruel Existe.

RELACIONADO