Armengol descarta dimitir y lamenta el incidente del bar: "No es lo que ha ocurrido en realidad"

La presidenta balear abandonó el local "en torno a la 1", hora de cierre, y subraya que "se ha trasladado una imagen distorsionada"

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha lamentado "muchísimo" este viernes que su presencia en un bar sancionado por infringir las medidas anticovid "pueda poner en cuestión" las restricciones establecidas por su Govern para frenar la pandemia de coronavirus.

En declaraciones realizadas tras un acto de entrega de llaves de cuatro viviendas de protección oficial en el municipio menorquín de Sant Lluís, Armengol ha reiterado que abandonó el establecimiento "en torno a la 1", hora de cierre, y ha señalado que "se ha trasladado una imagen distorsionada" de los hechos.

Lamento que se pueda poner en cuestión medidas técnicas y sanitarias que son imprescindibles para hacer frente a la pandemia, así como el trabajo que realiza tanta gente para erradicar la enfermedad y la toma de soluciones”, ha asegurado.

En referencia a la desaparición del acta de sanción al bar levantada por la Policía Local de Palma, Armengol ha afirmado: “No tengo nada que ver”.

"Sabe mal que explique todos los detalles y se siga exponiendo un relato que no refleja lo ocurrido", ha sostenido la líder socialista balear, que ha reiterado que participó en una cena de trabajo con colaboradores y continuó la conversación con dos de ellos tomando una copa en un local próximo a su casa.

"No me gustaría entrar en detalles de la situación personal que está viviendo el compañero que padeció el incidente”, ha agregado en torno al desmayo de un colaborador que, según ha explicado el Govern, fue lo que demoró la presencia de la presidenta en el exterior del bar pasada la hora de cierre. Armengol ha rechazado considerar la petición de dimisión que ha planteado por este caso el PP de Baleares.