Parlamentópoly

La partida de los tramposos acabó como estaba previsto antes de que empezara el juego. Ganó el gran tahúr, el que últimamente gana siempre, quizá por aquello de que su bocamanga es grande y esconde todas las respuestas independientemente de cuales sean las preguntas. También sacó tajada –como era de esperar– el que había propuesto […]