Sindicatos de Policía cargan contra la serie 'Antidisturbios' por presentar a los agentes "como drogadictos y alcohólicos"

La serie sigue durante seis capítulos los pasos de seis miembros de un furgón de la Unidad de Intervención Policial (UIP)

La prensa especializada ha aclamado forma casi unánime 'Antidisturbios', la nueva serie original de Movistar+ centrada en seis componentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), considerándola una de las mejores españolas no solo de este 2020 sino de los últimos años. Opinión que, a tenor de las puntuaciones que va cosechando en páginas como FilmAffinity (8,1 sobre 10 con casi 1.500 votos) o IMDb (donde cuenta con una media de 8,5 sobre 10), también comparte el público.

Pero el retrato de los agentes que arma la serie creada por Isabel Peña y Rodrígo Sorogoyen, el dúo artífice de filmes como 'Que Dios nos perdone' o 'El Reino', no ha gustado a ciertos sectores policiales. Dos sindicatos de Policía, JUPOL y SUP (Sindicato Unificado de Policía), han cargado duramente contra la ficción a la que acusan de estar "muy alejada de la realidad" e incluso de "manchar el nombre de la UIP".

Así, a través de su cuenta de Twitter, el SUP denuncia la, a su juicio, errónea imagen de los policías antidisturbios que ofrece la serie de Sorogoyen. "La serie Antidisturbios muy alejada de la realidad. No son drogadictos. No son agresivos. Son personas normales. Son defensores del orden constitucional", tuitea el sindicato acompañando su mensaje con uno de los carteles de la serie tachado con una enorme cruz roja.

Curiosamente, este sindicado es uno de los que, junto a otras asociaciones policiales como el Sindicato Profesional de Policía y la Unión Federal de Policía, aparecen al final de los agradecimientos en los títulos de crédito de la serie. Un extremo sobre el que también se han pronunciado el sindicato en un comunicado en el que pide que se retire su mención en los títulos de crédito de una serie a la que acusan de "denigrar la imagen y el honor" de los agentes con su representación en la ficción al presentarlos como "drogadictos y alcohólicos".

Además, piden explicaciones sobre quién y cómo asesoró al equipo de la serie y qué colaboración ofreció la Dirección General de Policía. "Exigimos responsabilidades en la DGP sobre quién haya revisado el guion de la serie Antidisturbios, que sin duda mancha la imagen de la Policía Nacional", proclama el sindicato que además demanda "conocer los términos en los que se ha asesorado esta producción y por parte de quién/quienes se llevó a cabo este cometido".

"La serie #Antidisturbios es una auténtica BASURA. Que ha contado con la "documentación" y complicidad de la DGP y la JUIP. Mancha la imagen de la #UIP y de los PROFESIONALES que componen una unidad de élite de la Policía Nacional", tuitea contundente JUPOL acompañando su mensaje con un cartel de la serie con los hashtag #StopBulos y #NoPiques.

Además, en un mensaje posterior JUPOL presume de no ser uno de los sindicatos que la serie incluye en sus agradecimientos.

Antidisturbios sigue durante seis capítulos los pasos de seis miembros de un furgón de la Unidad de Intervención Policial (UIP) compuesto por Hovik Keuchkerian, Roberto Álamo, Álex García, Raúl Prieto, Patrick Criado y Raúl Arévalo. La ficción arranca cuando sus superiores les ordenan ejecutar el desahucio de una vivienda en una corrala de Lavapies sin el apoyo de más unidades.

La tensión con los vecinos y miembros de la plataforma antidesahucios se dispara y la intervención de los agentes acaba con un inmigrante muerto. Es entonces cuando en su camino se cruza Laia, una incansable y terca agente de asuntos internos interpretada por Vicky Luengo que, incapaz de dejar ningún cabo suelto, en su investigación destapará una macrotrama de corrupción con la que Peña y Sorogoyen vuelven a bucear en las 'cloacas del estado'.