Navarra decreta su confinamiento perimetral mientras Sanidad registra la mayor cifra de nuevos casos de la pandemia, 37.889

Casi 6,3 millones de españoles quedarán confinados perimetralmente esta semana, cuando entren en vigor los cierres anunciados para toda Navarra (647.500 personas) a partir del jueves, desde mañana en Aranda de Duero y desde el miércoles en Burgos, en una semana que se inicia con el número de contagiados muy cerca del millón (974.449). El anuncio de la presidenta navarra, María Chivite, se ha producido en un día en que el Ministerio de Sanidad ha notificado 37.889 nuevos casos de COVID desde el pasado viernes, la mayor cifra de toda la pandemia, 3.780 de ellos en las últimas 24 horas, y 217 fallecidos más.

El Gobierno de Navarra ha decidido restringir la entrada y salida de la Comunidad foral a los desplazamientos que no sean motivados y también cerrará los bares y restaurantes a partir de este jueves 22 de octubre hasta el 4 de noviembre. Así lo ha anunciado Chivite en una rueda de prensa convocada esta misma tarde y en la que ha explicado que se ha decidido adoptar estas nuevas restricciones que son "duras" teniendo en cuenta que "la evolución de los datos de COVID-19 no es la que nos gustaría". Según los datos facilitados a Sanidad, en los últimos 14 días la incidencia acumulada (casos por cada 100.000 habitantes) de la comunidad foral se ha disparado a 945,41, más del doble de lo que tiene Madrid, un 439,33.

"Nos anticipamos a las dos semanas de plazo que nos dimos en las últimas medidas para una mejora brusca y mucho más rápida con el objetivo de preservar el sistema sanitario y evitar males mayores", ha subrayado Chivite, para remarcar que el Ejecutivo foral no quiere "esperar a que sea tarde". "Son las medidas más duras del conjunto de España, necesitamos frenar y hacerlo rápido", ha aseverado.

Por ello, el Gobierno de Navarra ha anunciado la restricción de entradas y salidas de la Comunidad foral, salvo los desplazamientos por motivos laborales, de estudios universitarios, cuidado de familiares y otros fuerza mayor; y el cierre de bares, cafeterías y restaurantes, establecimientos que solo podrán mantener la actividad para venta de pan y prensa, si disponen de habilitación para ello, y para venta de comida a domicilio hasta las 21 horas. En el caso de hoteles y casas rurales, además, se permitirá la restauración para atender a las personas que tengan alojadas, en mesas de cuatro personas como máximo.

Además, las restricciones también afectarán al comercio y a todos los actos culturales y deportivos, que tendrá que cerrar sus puertas y desalojar a su clientela a diario para las 21 horas. En el caso de las galerías y zonas de ocio de las grandes superficies comerciales, se prohíbe su uso recreativo, quedando limitado el acceso y uso de estas grandes superficies solo para realizar compras.

Igualmente, el Ejecutivo foral establece la obligatoriedad de crear "burbujas de convivencia" entre los convivientes de cada domicilio. En el caso de personas solas o dependientes podrá ampliarse ese grupo estable de relación a personas cuidadoras (burbuja ampliada), limitándose al mínimo imprescindible los contactos con personas de fuera de estas burbujas.

La presidenta del Gobierno foral ha subrayado que si bien Navarra es la comunidad que "más pruebas hace, que tiene una gran trazabilidad de los casos y una muy buena fiabilidad de sus datos", la situación "viene siendo preocupante desde las últimas semanas" y las cifras son "muy altas". Por ello, y para no llegar a una situación en la que el sistema sanitario quede "comprometido" y "se pueda atender a pacientes COVID sin dejar de atender intervenciones y consultas de otras enfermedades", el Gobierno foral ha optado por adoptar nuevas restricciones a la vista de que el impacto de las últimas medidas "está siendo muy lento e insuficiente".

"Necesitamos avanzar más deprisa en la aminorización de la incidencia", ha subrayado Chivite, para advertir de que "el mayor de los problemas sigue siendo el ocio, las reuniones familiares y sociales tanto en espacios públicos como privados, por eso, actuamos en ambos". A este respecto, la presidenta ha apelado a "la importancia de cumplir con las norma parra frenar toda la actividad no imprescindible". Y ha advertido de que "si no se acompañan las medidas es posible que tengamos que acudir a un escenario no deseable, mucho más drástico", como sería un confinamiento total.

Ha reconocido Chivite que la ciudadanía está "cansada" y que esta pandemia está siendo "una experiencia dura y larga", pero ha señalado que "no nos queda otra que frenar el virus con distancia, con parón al máximo de actividad no imprescindible y con las herramientas preventivas y de higiene". "Estamos hablando de medidas que salvan vidas, hoy avanzamos en un escenario de restricciones que si se acompañan de su estricto cumplimiento funcionarán y serán el salto que necesitamos para atajar esta segunda ola", ha remarcado, para advertir de que "si hay que dar más pasos los daremos".

La peor cifra de la pandemia a nivel nacional

Esta batería de restricciones del Gobierno de Navarra se ha conocido el mismo día en que el Ministerio de Sanidad ha notificado la peor cifra de nuevos contagios de toda la pandemia, 37.889 nuevos casos de COVID-19, 3.750 en las últimas 24 horas. La cifra global de contagios en España se eleva ya a 974.449 desde el inicio de la pandemia, según las cifras oficiales.

El anuncio de Chivite ha coincidido también con el confinamiento perimetral decretado por la Junta de Castilla y León para Aranda de Duero (32.856 vecinos) desde mañana y para Burgos (175.821 residentes) desde el próximo miércoles, de forma que uno de cada cuatro habitantes de esta región, 618.000 personas, no podrán salir de su municipio sin causa justificada.

Por comunidades, el País Vasco es el que más nuevos positivos ha confirmado en las últimas 24 horas, con 634; seguido de Aragón, con 476; Navarra, con 466; Galicia, con 397; y Madrid, con 354.

La incidencia acumulada en los últimos 14 días (casos por cada 100.000 habitantes) es de 312,22 (frente a 280,8 del pasado viernes); mientras que la ocupación hospitalaria es del 10,3 % (9,8 % el viernes) y la de las UCI del 21,04 % (19,56 % el viernes).

Según los datos facilitados a Sanidad por las comunidades, en los últimos 14 días la incidencia acumulada de Navarra es de 945,41; en la Rioja de 530,94; Aragón tiene un 509,36; Castilla y León un 486.17; Madrid un 439,33; País Vasco, un 351,12; Castilla-La Mancha, un 341,10; y Murcia, 346,81. Además, Ceuta tiene 396,33 y Melilla 713,40.

A juicio del Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, estos datos ponen de manifiesto que "no evolucionamos todo lo bien que nos gustaría y la incidencia acumulada de 312 está muy lejos de lo que nos gustaría conseguir". "Estábamos en una tendencia estable, pero los últimos datos nos hacen dudar de si se va a mantener o podría estar subiendo", ha alertado Simón, quien ha pedido el cumplimiento estricto de las medidas de prevención del covid, entre ellas la de tratar de no tener interacción cercana con personas de fuera de los núcleos de convivencia.

Según Simón, esta medidas se tienen que cumplir "con mayor cuidado" porque se está entrando en el período invernal y para "evitar otras más restrictivas con un impacto social y económico más importante".

Según los datos de Sanidad, en los últimos 7 días han fallecido 459 personas, 86 de ellas en Castilla y León, 71 en Andalucía o 69 en Madrid.

Simón ha explicado que la franja de edad comprendida entre los 10 y los 19 años es la que ha registrado mayor incremento de incidencia de COVID, que a día de hoy mantienen ingresados a 12.945 enfermos, con un índice del 10,3 % de ocupación en los hospitales y del 21,04% en la ucis (1.857 pacientes).

Cifras que para Simón, a pesar de no registrar un incremento muy rápido, son preocupantes porque "siguen sometiendo a presión al sistema e incrementándose, con el problema que eso puede suponer".

Ha destacado Simón el alto nivel de detección de positivos y ha cifrado entre un 40 y 45 % los casos asintomáticos que se detectan.

En la semana comprendida entre el 6 y el 12 de octubre se han realizado 713.235 pruebas diagnósticas de detección, con una positividad del 12,1 %. Los mayores índices se han registrado en Ceuta, con un 29,9 % y en Melilla, con un 26,4, aunque también es alta en Aragón, con un 17,7 %; Castilla y León, con un 17,4 %; Castilla-La Mancha, con un 16,7 %; Murcia, con un 15,7%; Navarra, con un 15,4%, o Andalucía y Madrid, con un 14,7 % cada una.

Simón ha destacado que en siete comunidades autónomas se está estabilizando el número de contagios, mientras que en las otras diez están en ascenso; aunque si se valora por provincias e islas, en 27 territorios ha habido estabilización y en el resto incremento.