Si el PP vota contra la moción de censura, Vox pedirá entrar en los Gobiernos de Madrid y de Andalucía

Casado duda entre abstenerse o votar en contra de la moción de censura de Abascal contra Sánchez, pero no votará a favor

Muy crítico ha sido el PP de Pablo Casado con la moción de censura que Vox ha presentado en el Congreso de los Diputados contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que los populares calificaron de ‘maniobra de distracción’ y de testimonial. Pero falta por saber si el PP votará en contra de la moción o se abstendrá, porque parece claro que como el resto de los Grupos de la Cámara no votará a favor que es lo que Vox hará en solitario.

Pero cuidado con la votación porque algunos militantes y dirigentes del PP sí están a favor de apoyar la censura y especialmente muchos votantes del PP que desde luego no entenderían que Casado diera la orden a su Grupo Parlamentario de votar que ‘no’.

Lo que por otra parte sería considerado por Vox como una agresión del PP contra su partido y de ‘socorro’ a Sánchez a pesar de que Vox apoya al PP en muchos y numerosos ayuntamientos y en CC.AA. como las de Andalucía y Madrid. Donde, en caso de que el PP votara ‘no’ a la censura, Vox podría exigir su entrada en los respectivos gobiernos (tiene legitimidad para ello por los escaños que aporta) de Andalucía y Madrid, con el mismo argumento con el que Podemos está presente en el Gobierno de Sánchez.

Lo que está claro es que la moción de censura no prosperará y sin duda será testimonial como todas las que se han presentado en la Transición con excepción de la de Sánchez contra Rajoy en 2018 que si prosperó con ayuda del llamado por Rubalcaba ‘pacto Frankenstein’.

Pero la moción de censura, que está ahora en manos de Abascal, es arma de doble filo porque por una parte descalifica al Gobierno de Sánchez en plena crisis sanitaria, económica e institucional del país y cuando el Partido de Iglesias, Unidas Podemos, está imputado y su líder siendo investigado en el Tribunal Supremo a petición de la Audiencia Nacional.

Y porque, por otra parte, pone al PP de Pablo Casado ante la disyuntiva de abstenerse o votar en contra. Y si el PP se abstiene desde el PSOE y UP calificarían dicha ‘abstención’ de acercamiento de Casado a ‘la extrema derecha’ de Vox. Lo que desde el PP contestarían acusando a Sánchez de pactar con los comunistas de la extrema izquierda de UP y los separatistas de ERC y Bildu.

Lo que sí está claro es que ‘los extremos’ de Vox y UP ‘se tocan’ en las que son sus antagónicas posiciones políticas entre las que destaca el ataque de Vox al Estado de las Autonomías, que según Abascal ha fracasado en sus respuestas a la crisis sanitaria y de la Educación, mientras que Podemos, en el ámbito territorial, apoya en Cataluña y en el País Vasco el referéndum de autodeterminación para la ruptura de la unidad de España.

La dualidad de Monarquía y República es otro campo de enfrentamiento habitual de Vox con Podemos. Y más recientemente los problemas judiciales de Iglesias y UP. Y por supuesto la polémica proposición de Ley con la que Sánchez e Iglesias pretenden cambiar la Ley Orgánica del Poder Judicial en menoscabo de la independencia judicial y la separación de los Poderes del Estado.

Pero en el debate está por ver si Abascal hará reproches a Casado por no apoyar la censura contra Sánchez y si ambos líderes del ala conservadora de la política entran en un cuerpo a cuerpo. Como seguramente ocurrirá entre Abascal y Arrimadas porque el líder de Vox criticará con dureza el prometido apoyo de Cs a los PGE de Sánchez e Iglesias.

La pretendida testimonial y sin consecuencias moción de Abascal contra Sánchez tendrá sin embargo consecuencias en el flanco conservador de la política española. Y puede servirle a Vox -este es otro de sus objetivos- para su relanzamiento mediático y mejora de sus expectativas electorales.

Aunque puede que, salvo enfrentamiento fatal entre Vox y PP en Madrid y en Andalucía -si el PP vota contra la censura- en pocas semanas el debate y la moción de censura se olvidarán.

RELACIONADO