El diario ‘El País’ rectifica pero solo pide ‘bajar el tono’ frente a la crisis institucional

La advertencia de la UE a España sobre el ataque de Sánchez al Estado de Derecho y los ataques a La Corona obliga a rectificar al diario ‘sanchista’ del Grupo Prisa

Cuando el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez vetó el viaje del Rey Felipe VI a Barcelona, lo que el ministro de Justicia Juan Carlos Campo justificó diciendo que la presencia del Jefe del Estado en Cataluña en ese momento ‘dañaba la convivencia catalana’; y cuando el vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro Alberto Garzón acusaron al Rey (con el silencio cómplice de Sánchez) de ‘romper la neutralidad y maniobrar contra el Gobierno’, el diario ‘El País’ eludió en su portada y editoriales entrar en ese debate.

Ayer, sin embargo y 25 días después de tan graves acontecimientos y una vez que la Comisión Europea le ha hecho al Gobierno de Sánchez una seria advertencia sobre su pretendido ataque al Poder Judicial en España, 'El País' ha salido del entorno del ‘sanchismo’ y se ha atrevido a criticar al Presidente Sánchez -que es quien Gobierna y no Pablo Casado- en un medido editorial titulado ‘Frenar la degradación’ en el que dice sobre la situación política española:

‘El Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos no puede eludir la responsabilidad por los pésimos datos sanitarios y económicos del conjunto de España. El énfasis, correcto, en la protección social a los más desfavorecidos no oculta su deficiente coordinación del esfuerzo sanitario. Tampoco el oscurantismo y la lentitud con los que avanzan los planes económicos que habrán de sacar al país de la crisis en los próximos años. Y para forzar el desbloqueo de las instituciones no se pueden impulsar normas que acaben debilitando la arquitectura institucional’.

‘Mucho de ello —incluyendo el polémico manejo de la agenda del Rey— trae cuenta de la debilidad parlamentaria del Gobierno, obligado a casar empeños contrapuestos, y aun contrarios al interés del Estado, a fin de obtener no ya los votos para los Presupuestos, sino incluso su mera supervivencia. Agrava las cosas que su socio, Unidas Podemos, sea incapaz de entender que en una democracia liberal resulta incompatible participar del Gobierno al tiempo que, día sí y día también, descalifica a los jueces, socava las instituciones o ataca al jefe del Estado'.

No es que este editorial sea una crítica precisa y contundente al Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias, porque calificar de ‘polémico’ el ataque al Rey es poco decir. Pero algo es algo y constituye un segundo aviso en tan solo pocos días porque el pasado día 15 de este mes ‘El País’ publicó otro editorial titulado ‘Así no’, en contra de la presentada, por el Gobierno en el Congreso, proposición de Ley para la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, proponiendo la elección de 12 de sus 20 Consejeros por ‘mayoría absoluta’ y no por las ‘tres quintas partes’ del Congreso y del Senado que ahora exige la Ley, lo que desató las alarmas en España y en la UE.

‘Nunca es tarde si la dicha es buena’ dice el refrán, pero la dicha es todavía escasa quizás porque El País, y sus propietarios, temen a la ira infinita de Sánchez y de ahí la tibieza de su critica en un impostado y no justo ejercicio de equidistancia de la oposición PP de Pablo Casado y del Gobierno (que es quien manda) de Pedro Sánchez.

Y lo que resulta más llamativo en la posición del diario: sin proponer más salida o solución a la crisis española que la recomendación ‘buenista’ de:

‘Urge bajar el tono. Urge frenar el achique y la degradación de espacios políticos en los que resultan posibles acuerdos transversales. España no es un Estado fallido. La sociedad española ha demostrado en otras ocasiones difíciles una extraordinaria capacidad constructiva. Es hora de volver a demostrarlo’.

O sea ‘urge bajar el tono’, y eso es todo. Lo que urge y necesita España es un Gobierno de ‘unidad nacional’ de amplia base parlamentaria, PSOE, PP y Cs, de indiscutible compromiso democrático y constitucional.

Y preguntamos ¿cuánto tiempo y cuántos disparates del vigente Gobierno necesita el diario 'El País' para aceptar, sin ambages ni disimulos, la cruda realidad de hechos que marcan el deterioro de España y para recuperar este periódico -cuyo amparo necesitan las bases y los dirigentes democráticos y constitucionales del PSOE- su innegociable compromiso constitucional?

Sobre todo porque la perentoria necesidad española de un Gobierno de ‘unidad nacional’ con amplia base parlamentaria no solo es imprescindible para recuperar la fortaleza institucional del país, sino también la económica y el social. Porque si se ataca la independencia judicial -como ahora hacen Sánchez e Iglesias- y se pone en cuestión el Estado de Derecho -como advierten desde la UE- se dañarán la ‘confianza y la seguridad jurídica’ en España y ello para los fondos de la UE y los mercados internacionales es fundamental. Como lo es también para la convivencia y la cohesión nacional.