Felipe VI pide a los españoles un "gran esfuerzo nacional de entendimiento y de concordia" ante la pandemia

El Rey Felipe VI ha hecho este viernes un llamamiento a hacer un "un esfuerzo colectivo, un gran esfuerzo nacional, de entendimiento y de concordia" para superar la crisis que ha causado la pandemia y, al mismo tiempo, ha advertido que la situación exige que todas las instituciones actúen "con la máxima integridad y rectitud, para que el interés nacional prevalezca". En su discurso en una ceremonia de los premios Princesa de Asturias marcada por la pandemia, ha remarcado que, ahora que "tantas personas se han enfrentado y se siguen enfrentando a situaciones tan graves y complejas" y "muchos ciudadanos sienten una gran incertidumbre y preocupación por su situación económica", es necesario poner todo el talento, la energía, la "capacidad del Estado" y una decidida voluntad de superación.

 

 

 

 

 

 

Pero además, ha subrayado que, durante esta crisis, "la inmensa mayoría del pueblo español está dando pruebas inequívocas de resistencia y entereza" y que esta actitud no puede ser "un esfuerzo estéril ni caer en el olvido" sino que "exige" a todas las instituciones estar, más que nunca, al servicio de los ciudadanos. "Requiere conducirnos con sentido del deber, con la mayor responsabilidad, y con la máxima integridad y rectitud, para que el interés nacional prevalezca y los intereses generales de los españoles sean nuestro norte y guía", ha afirmado, en primera persona añadiendo que así es como la sociedad y las instituciones "se justifican y se comprometen con el mejor porvenir" de la nación.

En el 40 aniversario de la Fundación Princesa de Asturias, ha recalcado que ésta ha crecido gracias a la "permanente savia" que ha recibido, igual que la sociedad española, de la Constitución: "un compromiso histórico que garantiza día a día nuestra convivencia democrática, la dignidad del ser humano, y sus derechos y deberes como ciudadano en libertad". Así, ha llamado a seguir avanzando por la historia "por los caminos de encuentro con la razón, el respeto y la palabra que definen la esencia y el compromiso de la Fundación con la España democrática". "Y que juntos celebremos el valor de la vida", ha remachado, tras una ceremonia en la que se ha premiado, en la categoría de Concordia, a los sanitarios que combaten al coronavirus.

"Decenas de miles de personas, en realidad, mujeres y hombres que están pagando un alto precio por su entrega y su coraje", ha dicho de ellos el jefe del Estado, reconociendo además que "trabajan en muchas ocasiones con medios insuficientes". Su actitud "heroica y valiente", ha dicho, infunde esperanza.

El Rey, emocionado, ha aprovechado para recordar a "los miles de personas que han perdido la vida" y especialmente a los profesionales de la sanidad y sus allegados. "Representan lo mejor de nuestra sociedad; el corazón de un país que en los peores momentos debe mantenerse unido y ser capaz de enfrentarse a los más graves problemas con responsabilidad, sentido del deber y civismo", ha señalado.

De hecho, ha señalado que la propia ceremonia, celebrada en el Hotel Reconquista y no en el Teatro Campoamor como es habitual, demuestra que en los últimos meses "nada ha sido fácil" y de que toda la humanidad sigue sometida a "una presión y una tensión muy duras". "Quizá es este un momento en el que, de forma más necesaria, precisamos valor y esperanza", ha afirmado. Es más, ha afirmado que de la "colaboración mutua depende, más que nunca", el futuro del país, de Europa y del mundo entero.

Así, ha aseverado que "esta crisis sanitaria ha puesto a prueba las capacidades de los Estados, ha mostrado sus debilidades y carencias como también sus fortalezas e igualmente la trascendencia de los altos valores que deben regir la vida democrática". También la importancia que tienen para todos el mundo la solidaridad y el afecto.

"Frente a tanta pérdida, tanta incertidumbre y tanto pesar, han renacido en nosotros también otros sentimientos y actitudes positivas que quizá en demasiadas ocasiones parecían adormecidos", ha señalado el jefe del Estado.

El Premio de Cooperación Internacional reconoce a la Alianza por las Vacunas GAVI, que trabaja por hacerlas accesibles a todo el mundo. Su esfuerzo, ha dicho el Rey, es un ejemplo de que "sumando esfuerzos, voluntades y medios, es posible trabajar por un mundo más justo".

El Rey ha dedicado palabras a todos los premiados, destacando la tristeza por el reciente fallecimiento de Ennio Morricone, que comparte el Premio de las Artes con John Williams. De la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y el Hay Festival of Literature & Arts, Premio de Comunicación y Humanidades, ha destacado su papel en el intercambio cultural.

El galardón de Ciencias sociales ha sido para el economista Dani Rodrik, ha remarcado que sus ideas cobran más relevancia en la situación actual, dada su "búsqueda de soluciones y la construcción de una sociedad más equitativa".

De Carlos Sainz, premio de los Deportes, ha destacado su "excepcional carrera deportiva" y de la escritora Anne Carson, Premio de las Letras, su "obra que se abre al mundo para tratar de explicarlo desde el sentimiento, la emoción y la pasión".

El Premio de Investigación Científica y Técnica ha sido concedido a Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès, cuatro profesores e investigadores que han contribuido de manera trascendental al desarrollo de las teorías y técnicas matemáticas para el procesamiento de datos.

Don Felipe también ha tenido palabras de recuerdo para el fallecido Plácido Arango, "gran persona y gran amigo" que fue presidente de la Fundación: "Nos estaría dando un gran ejemplo de ánimo a todos para seguir adelante", ha apuntado. También para dos premiados en la edición de 2014, el dibujante 'Quino', Premio de Comunicación, y el hispanista franco-español Joseph Pérez, Premio de Ciencias Sociales.

La Princesa Leonor llama a la responsabilidad de los jóvenes

Antes de la intervención de Felipe VI, la Princesa de Asturias ha subrayado que la pandemia de coronavirus ha supuesto para su generación un aprendizaje del sentido de la responsabilidad y también de la importancia de la solidaridad. "Cuando en momentos como estos intentamos ser responsables y solidarios, nos aseguramos un futuro mejor", ha señalado.

"Si hay algo que mi hermana Sofía y yo hemos aprendido es el sentido de la responsabilidad. Nuestros padres nos lo han enseñado siempre. Y creo que los jóvenes de mi generación también son conscientes de ello", ha dicho en su intervención en la ceremonia de los premios Princesa de Asturias. "Un sentido de la responsabilidad que pasa por no olvidarnos nunca de las personas que nos rodean, que nos quieren y a quienes queremos", ha añadido.

Un año después de su primera participación en la ceremonia, la Princesa ha mencionado cómo ha cambiado la situación a causa de la pandemia y ha incluido su "recuerdo más respetuoso" para "las personas que han fallecido a causa del COVID-19 y para sus familias", y "también para quienes padecen ahora mismo la enfermedad".

Leonor ha asegurado que, a sus casi 15 años, sigue "muy de cerca, como muchos niños y jóvenes" de su edad, lo que sucede en España. "Después de haber estado meses sin ir al colegio", ha proseguido, la vuelta a clase les ha demostrado a los jóvenes también que tienen que adaptarse "a estas nuevas circunstancias, siempre con la esperanza de que todo mejore".

Por otro lado, ha incidido en que la pandemia también ha permitido comprobar "la importancia de la solidaridad gracias a personas que, como las premiadas, son un ejemplo de cómo enfrentarse a las dificultades". "Con vuestro extraordinario trabajo y talento, nos marcáis el camino", ha afirmado dirigiéndose a los premiados. Precisamente por eso, ha remarcado que los premios "transmiten esperanza, porque son un reconocimiento para quienes, con su dedicación, trabajan sin descanso para lograr, entre todos, el progreso y el bienestar de toda la sociedad". "Tenemos mucho que aprender de vosotros, queridos premiados", ha remachado.

Leonor ha agradecido el cariño recibido y ha subrayado su compromiso con la Fundación Princesa de Asturias, que cumple 40 años, y con los premiados y con Asturias, que "crece firme y sólido". También ha reconocido el esfuerzo de todos los que han hecho posible la ceremonia. Me gustaría reconocer el esfuerzo de todos los que han hecho posible que hoy estemos aquí. Por supuesto, mi admiración y respeto son también para los premiados, a quienes hoy honramos. Tenemos mucho que aprender de vosotros.

Una gala sobria a causa de la pandemia

La Familia Real presidió la 40 edición de la gala de entrega de los Premios Princesa de Asturias en el Hotel de la Reconquista de Oviedo con aforo limitado y sin público siguiendo las recomendaciones sanitarias frente al coronavirus.

La Princesa Leonor sorprendió con una indumentaria más madura, con vestido nude de manga francesa y apliques, acompañados de zapatos de salón con tacón, mientras que la Infanta Sofía se decantó por un vestido verde y zapatos planos. Los Reyes entraron con sus hijas, el Rey con traje azul oscuro y corbata azul claro, y la Reina Letizia con vestido azul oscuro con un hombro semidescubierto.

La Familia Real llegó, entre un significativo silencio, un poco antes de las 18.30 horas al Salón Covadonga por el Patio de la Reina, para dar comienzo a la ceremonia, que un año más cuenta con la presencia de la Reina Sofía. Fue en este salón donde, en 1980, se constituyó la Fundación Princesa de Asturias. En este mismo lugar, y al igual que entonces, la Orquesta de la Universidad de Oviedo intervino en los Premios coincidiendo con los cuarenta años de trayectoria de la institución. La Orquesta interpretó el Himno Nacional de España al inicio del acto y la 'Pavana en Fa sostenido menor, Op. 50', de Gabriel Fauré, durante la entrada de los galardonados.

En el Salón Covadonga estuvieron presentes la Familia Real; la Reina Sofía; el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón; la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; la presidenta del Congreso, Meritxel Batet; la presidenta del Senado, Pilar Llop; el presidente del PP, Pablo Casado; y el presidente de la Fundación, Luis Fernández-Vega, así como los premiados que han decidido asistir. Los Patronos de la Fundación Princesa siguieron la ceremonia desde el Salón Reconquista del mismo hotel junto a familiares de los premiados, con un aforo de 100 personas.

Los premiados que asistieron al evento son uno de los galardonados en la categoría de Investigación Científica y Técnica, Emmanuel Candés; el hijo del recientemente fallecido Ennio Morricone --premiado con el Princesa de Asturias de las Artes--, Andrea Morricone; el galardonado con el Premio Princesa de los Deportes, Carlos Sainz; las galardonadas de Comunicación y Humanidades, Cristina Fuentes y María Sheila Cremaschi; y una representación del personal sanitario, Premio Princesa de Asturias de la Concordia, con el jefe de la Unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Gregorio Marañón y del Grupo Hospitalario Privado HM (Madrid), José Eugenio Guerrero Sanz, a la cabeza.

En esta ocasión y ante la ausencia de varios galardonados, se fueron intercalando la entrega de los premios y los tradicionales discursos con mensajes grabados por los galardonados que no han acudido. De este modo, se reprodujo un discurso de Anne Carson, Premio Princesa de Asturias de las Letras; y del presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Raúl Padilla, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. El deportista Carlos Sainz sí pronunció su discurso en directo, al igual que José Eugenio Guerrero Sanz en representación de los sanitarios.

Además, se emitieron saludos y mensajes grabados de Seth Berkley, CEO de GAVI, Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional; de Dani Rodrik, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales; John Williams, Premio Princesa de Asturias de las Artes; y un video de Ingrid Daubechies, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

RELACIONADO