La llegada del frío no acelera la propagación del coronavirus

La llegada del frío no influye en una mayor propagación de la pandemia, que se encuentra en una fase de "segunda explosión", según el Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (BIOCOMSC) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), que elabora periódicamente informes sobre la evolución de la pandemia para las autoridades europeas.

En su último informe, el BIOCOMSC y el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP), que monitorizan los datos de la pandemia en toda Europa, los científicos afirman que el descenso de temperaturas no implica una mayor propagación de la COVID-19.

Han puesto como ejemplo las diferencias entre Dublín (13ºC de temperatura media y un índice de velocidad de propagación del virus de 1,90) y Tallin (con 9ºC y una velocidad de 0,77).

Para los científicos, referentes en el seguimiento de la pandemia, el gran incremento de casos que han experimentado los países europeos en las últimas semanas se debería a un "incremento progresivo de la incidencia" que ha llevado a la "saturación de los sistemas de control" y en algunos casos se ha visto empeorado por la "incapacidad de rastrear debidamente los contactos de positivos", imposibilitando así la interrupción de las cadenas de contagio.

La implementación de medidas severas para reducir los contagios debería "reducir la incidencia en las próximas semanas" ha señalado el equipo científico catalán, que ya había pronosticado la segunda ola de la pandemia en Europa, de la que España era "la avanzadilla".