En el primer debate electoral Trump se presenta como favorito en la TV y Biden en las elecciones

Los debates televisados entre los candidatos a la presidencia de los EE.UU. son el plato fuerte de las campañas electorales americanas y sin duda un espectáculo político de alcance mundial, porque está en juego el poder de la primera potencial del mundo. 

Este formato de debate lo inauguraron Nixon y Kennedy, y lo ganó este último. También fueron notables los debates entre Reagan y Cárter, o entre Clinton y Bush. Y el último enfrentó a Donald Trump con Hillary Clinton. Y esta noche subirán al escenario el presidente Donald Trump y el que fuera vicepresidente de Barack Obama y hoy candidato demócrata Joe Biden.

Pero esta vez hay mucho en juego porque la presidencia de Trump que ahora se acaba ha cambiado muchas cosas en política internacional y en la americana, hasta el último momento.

Como se ha visto en el esperado relevo en el Tribunal Supremo de EEUU, tras el fallecimiento de la juez progresista Ruth Bader Ginsburg, que el presidente Donal Trump pretende llevar a cabo en plena campaña electoral en favor de la juez conservadora Amy Coney Barrett y que se ha convertido en uno de los temas centrales de la campaña electoral.

Y en consecuencia será uno de los grandes temas que el Presidente Trump y el candidato demócrata Joe Biden debatirán en su primer duelo televisivo en la madrugada del miércoles 30 en la Universidad de Cleveland (Ohio).

Un debate que será moderado por el periodista de la FOX TV Chris Wallace en el que abordarán seis temas: el relevo en el Tribunal Supremo; la crisis sanitaria por la pandemia del COVID-19, la crisis racial tras la muerte por la policía de ciudadanos negros y los disturbios generados, la situación de la economía del país, la trayectoria de ambos candidatos y las garantías y la limpieza del proceso electoral.

Por su experiencia como comunicador y presentador en TV Trump aparece como el favorito a ganar este primer debate (habrá un segundo debate más adelante), mientras que Biden, del que se dice propicio a cometer errores en este tipo de encuentros, saldrá como favorito para ganar las elecciones.

La media de las últimas encuestas electorales daban a Biden una ventaja sobre Trump de entre 5 y 8 puntos a favor del candidato demócrata. Pero dada la complejidad del sistema electoral americano (cuentan los delegados por Estado y no directamente los votos) y las diferencias estrechas entre los aspirantes en algunos Estados considerados decisivos, se debe afirmar que nada estará decidido hasta la jornada electoral del 3 de noviembre.

En relación con los temas del debate, y además de la ruptura de la norma no escrita de ni nombrar candidato a una plaza en el Tribunal Supremo durante una campaña electoral, está claro que la sustitución impuesta por Trump de la juez Ginsburg se convertirá en cuestión estelar.

Y no solo por la anomalía de su nombramiento en campaña electoral sino porque el Tribunal Supremo se tiene que pronunciar sobre el ‘Obamacare’. La Ley sanitaria del Presidente Obama que Trump pretende derogar, lo que en el tiempo de la pandemia, podría afectar a 135 millones de ciudadanos USA, según lo denuncia el Partido Demócrata.

Precisamente la crisis de la pandemia en EE.UU., donde han muerto 200.000 personas por el virus, será otra de las cuestiones estelares del debate. Y ahí incluidas la negación de la pandemia por Trump -que promete millones de vacunas operativas en los próximos meses- y sus mentiras premeditadas sobre el virus como lo ha revelado el libro del periodista Bob Woodward.

Y también estarán en el debate los disturbios raciales de los últimos meses tras la muerte de varios ciudadanos negros a manos de policías blancos y sin causa legal alguna.

El impacto de la pandemia en la economía y el empleo, que rebajó mucho los resultados económicos de la gestión presidencial de Trump y que era el punto fuerte de su campaña electoral, será otro de los temas claves de este encuentro. Y puede que el más favorable a Trump aunque ahora la economía americana no va como hace un año.

Luego estarán la trayectoria de ambos políticos y la limpieza de la campaña electoral donde aparecerán los problemas fiscales de Trump, tras las últimas revelaciones de The New York Times, y el escándalo de las intrigas de Trump en Ucrania contra Biden, que le costó al presidente él ‘impeachment’ que el Partido Republicano frenó en el Senado.

Como todos estos debates, el de mañana (en la madrugada del miércoles en España) se espera un espectáculo político que va a interesar a millones de espectadores de todo el mundo por causa de la importancia del liderazgo de EE.UU., primera potencia del Planeta, tanto en USA como en las relaciones internacionales y comerciales. Las que Trump alteró de una manera notable durante su primer (y ya veremos sí último) mandato presidencial.

RELACIONADO