Nueva derrota de Macron en las elecciones al Senado, que seguirá controlado por la derecha

Una de las principales novedades es que los ecologistas podrán constituir grupo parlamentario propio en la Cámara

Las elecciones de este domingo para renovar 172 de los 348 senadores franceses reafirmaron la cómoda mayoría conservadora en la cámara, en la que una de las principales novedades es que gracias a sus buenos resultados en las municipales, los ecologistas podrán constituir grupo parlamentario propio.

El presidente saliente del Senado, el conservador Gérard Larcher, se felicitó en su cuenta de Twitter cuando se conocían ya algunos resultados de esta elección indirecta de que "la mayoría senatorial de derecha y de centro queda confortada".

La República en Marcha (LREM), el partido del jefe del Estado, Emmanuel Macron, no albergaba grandes esperanzas para verse significativamente reforzado con respecto a un Senado saliente en el que tenía únicamente 24 escaños. La 'derrota' era de esperar. 

No obstante, en sus filas hubo un cierto alivio al conocerse la victoria del secretario de Estado de Turismo, Jean-Baptiste Lemoyne, aunque no se dedicará a ese mandato mientras siga en el Gobierno por razones de incompatibilidad.

El líder de los ecologistas, Yannick Jadot, anunció en su cuenta de Twitter que su partido consiguió obtener seis nuevos senadores, y que con los que ya tenían debe permitirles formar un grupo parlamentario propio para el que son necesarios diez.

A falta de datos definitivos, se sabe que los socialistas, que disponían de 71 escaños, continuarán siendo con una cifra relativamente similar el segundo grupo de la cámara alta muy por detrás del gran partido de la derecha, la tradicional, Los Republicanos (disponían de 143), pero también muy por delante del resto de las formaciones.

En la extrema derecha, Stéphane Ravier consiguió mantener el único puesto en la cámara alta de la Agrupación Nacional (RN) que dirige Marine Le Pen.

Estaban convocados a las urnas 87.000 "grandes electores", entre parlamentarios, consejeros de las regiones y de los departamentos y, sobre todo (en un 95 %) concejales que representan a los ayuntamientos en función del peso de su población.

La renovación de la cámara alta se realiza cada tres años para la mitad de sus miembros, y en este caso a los 172 senadores que se elegían este domingo se sumarán más adelante seis que representan a los franceses residentes en el extranjero.