Madrid defiende su estrategia 'anticovid' y rechaza cualquier "imposición" del Gobierno

Escudero asegura que el ministro no ha hablado de intervención y que "no ha marcado ningún tipo de plazo"

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha defendido la estrategia del Gobierno de la Comunidad de Madrid contra el coronavirus, teniendo en cuenta los datos epidemiológicos así como la capacidad asistencial, y ha rechazado cualquier "imposición" por parte del Gobierno central.

En una rueda de prensa celebrada tras la reunión con el ministerio de Sanidad que ha finalizado sin acuerdo, el consejero madrileño ha pedido al Gobierno central una "justificación técnica" del criterio que pretende aplicar en la región madrileña y que éste sea "homogéneo" en toda España.

El Gobierno central sigue reclamando la puesta en marcha de restricciones de movilidad para áreas con una incidencia acumulada de 500 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, lo que incluiría al conjunto de la capital.

Por su parte, el Gobierno regional defiende las restricciones de movilidad que ha implementado en un total de 45 zonas sanitarias con tres requisitos, entre los que incluye una incidencia acumulada de 1.000 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, y aboga por tener en cuenta también la capacidad asistencial para tomar medidas.

"No podemos aceptar imposiciones. Estamos dispuestos a colaborar, escuchar y en el momento que esas justificaciones técnicas coincidieran o se pudiera trabajar de manera conjuntas, seguiríamos avanzando", ha dicho Escudero.

En el Gobierno regional, ha añadido, no contemplan la posibilidad de que la Comunidad de Madrid sea intervenida por el Ejecutivo central, ya que asegura que no hay "criterios" para hacerlo.

"No se ha planteado y esa vía de la imposición sería difícil. Espero que (el Gobierno central) no tenga ni la tentación de poder pensarlo", ha declarado el consejero, que ha negado que haya una "batalla ideológica".

Por otro lado, ha resaltado la "capacidad diagnóstica" de la Comunidad de Madrid y asistencial, al señalar que hay un "plan de elasticidad" para incrementar el número de camas de hospitalización y de UCI.

Escudero ha defendido las medidas del Ejecutivo regional ya que cuentan "con el aval" de la "monitorización diaria de los datos" epidemiológicos y asistenciales, y ha añadido que “siempre” han utilizado los datos de la propia Comunidad, lo cual les han permitido “tomar las decisiones convenientes”.

Ha asegurado que no existen "dificultades en cuestión de hospitalización" y ha añadido que todavía no han activado todos los hoteles medicalizados aunque "siguen valorando esa capacidad asistencial".

Como ejemplo, ha afirmado que por primera vez desde el mes de julio han descendido en una semana el número de nuevos ingresos hospitalarios por COVID-19 respecto a la anterior, al pasar de 2.624 del 14 al 20 septiembre a 2.594 del 21 al 27.

"Cuando el ministerio entienda que no solo se puede tomar el dato epidemiológico, sino también el asistencial, es cuando podremos seguir avanzando", ha señalado Escudero, quien ha preguntado al Ministerio de Sanidad por qué se utiliza el dato de 500 por 100.000 habitantes "únicamente para Madrid".

Por ello, ha pedido al Gobierno central una "justificación técnica" del criterio que pretende aplicar en la región madrileña y ha insistido en que éste sea "homogéneo" en toda España.

Preguntado sobre si tiene sentido mantener el Grupo COVID-19 tras las discrepancias de ambos ejecutivos, Escudero ha respondido que la Comunidad de Madrid siempre ha sido “partidaria” de "seguir avanzando para los madrileños y contener esta pandemia".

Este martes tendrá lugar la tercera reunión del Grupo COVID-19, cuya creación fue el único acuerdo concreto alcanzado entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en el encuentro mantenido el pasado lunes.

Las disculpas de Aguado

Por su parte, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha pedido disculpas por "la imagen" que están dando el Gobierno central y el autonómico, con cruce de declaraciones sobre las medidas que deben tomarse ante el coronavirus, y ha remarcado que esto no es lo que "esperan los madrileños".

A través de su cuenta de Twitter, el dirigente regional ha hecho hincapié en que pidió un grupo de trabajo "para acordar medidas entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España, no para convertirlo en un ring de boxeo".

Ambas administraciones llevan días de desencuentros desde que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, mostrase su preocupación por la autonomía e instase al Ejecutivo de Díaz Ayuso a restringir la movilidad en todos aquellos municipios donde la incidencia acumulada de coronavirus fuese de 500 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días.