Illa recomienda el cierre de la ciudad de Madrid y Ayuso solo confina ocho nuevas zonas

El ministro de Sanidad resalta que es hora de "actuar con determinación" y que no valen "atajos" ni "gradualismos"

En medio de la incertidumbre que vive Madrid estos días, el choque entre las opiniones de Gobierno central y regional vuelven a la palestra. En un acto sin precedentes, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha contraprogramado la rueda de prensa de la Comunidad de Madrid y ha realizado su propia convocatoria para hacer públicas y evidentes las diferencias entre ambas administraciones. Así, mientras la Comunidad de Madrid ha anunciado la extensión de las restricciones a 8 zonas más, desde el Gobierno central, en boca de su ministro, se ha asegurado que "las recomendaciones que ha hecho el Ministerio es que es necesario que las limitaciones de movimiento no afecten sólo a las zonas de más incidencia de casos sino que se deberían aplicarse en toda la ciudad de Madrid", lo que se traduciría en un cierre de la ciudad, "y a los municipios con más de 500 contagios por cada 100.000 habitantes".

"Yo quiero poner en valor las recomendaciones que ha hecho el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de España y que pensamos que son las que había que tomar en Madrid", ha asegurado Illa, explicando que se han formulado varias recomendaciones a la Comunidad de Madrid y ha señalado que ellos han comunicado "lo que han querido hacer". "Pero no quiero entrar en reproches", ha agregado.

"El Gobierno de España quiere que se conozcan las recomendaciones que hemos hecho a la autonomía de Madrid como un ejercicio de transparencia", asegura. El ministro resalta que es hora de "actuar con determinación" y que no valen "atajos" ni "gradualismos".

El Ministerio de Sanidad recomendó así a la Comunidad de Madrid "ampliar las restricciones de movilidad a toda la ciudad de Madrid y a los municipios con una incidencia de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes", como ha desvelado el ministro en una rueda de prensa celebrada al mismo tiempo que la del viceconsejero.

Illa ha explicado que el Gobierno recomendó también que se mantenga el permiso de circulación de las personas dentro de las áreas de confinamiento perimetral pero que se establezca "una recomendación explícita de evitar todo movimiento innecesario en toda la Comunidad". Además, aconsejó que se extienda la prohibición del consumo en barra a toda la región, no solo a áreas con incidencias de 500 casos, y que se restrinja la ocupación de la terrazas al 50 % en toda la Comunidad.

Las decisiones sobre cómo gestionar la situación corresponden a Madrid, ha insistido el ministro, que ha dicho que su comparecencia era para "poner en valor las recomendaciones" que ha hecho el Gobierno y que, a su juicio, son las que tendría que tomar el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

A la espera de conocer los resultados

La Comunidad de Madrid explica que no asume medidas más drásticas porque está a la espera de conocer los resultados del confinamiento perimetral de 37 zonas desde el pasado lunes y cuestiona el uso de la incidencia acumulada como el único indicador para adoptar limitaciones.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, ha asegurado en rueda de prensa que en los últimos cuatro días “no ha pasado nada” que obligue a endurecer aún más las restricciones, tras anunciar que ocho nuevas zonas básicas de salud se unen a las 37 que ya tienen su movilidad restringida, con vecinos que solo pueden salir para acudir al trabajo, al médico o a centros educativos, entre otros motivos.

El Gobierno de la Comunidad considera que "lo incomprensible es que el ministro pida restricciones en Madrid pero no lo pida al resto de España". Esto es, a su parecer, una "discriminación" a la que se van "acostumbrando".

Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha manifestado, en su cuenta de Twitter, que "más que confinar Madrid nuestra misión es ayudar a las personas". "Las medidas que estamos tomando son las adecuadas. Test masivos, aforos, cuarentenas y el resto, a seguir adelante. Y Barajas...", ha escrito.

En la reunión del Grupo COVID-19 mantenida este jueves, el Ministerio de Sanidad les recomendó ampliar las restricciones a toda la ciudad de Madrid y a los municipios con una incidencia de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, como ha anunciado este viernes el ministro Salvador Illa en una rueda de prensa simultánea a la de la Comunidad y que Madrid desconocía.

Sin embargo, a juicio de la Comunidad de Madrid “no ha pasado nada” desde el lunes que les obligue a “cambiar el correlato” y deben seguir su “hoja de ruta” puesto que la mejoría en Madrid no se va a producir “en dos días”, sino que tendrán que analizar cómo va en 15 días o incluso en cuatro semanas. Y “si hay que tomar medidas, Madrid las va a tomar”.

Además, la Comunidad de Madrid reclama criterios homogéneos para todo el Estado: “Hay comunidades con índices de 650 y que yo sepa no se ha producido ninguna recomendación para que se produzca el confinamiento perimetral”, ha señalado Zapatero.

“Madrid está encantada de trabajar con el Gobierno pero lo que Madrid hace lo hace basado en criterios técnicos y con un fin: proteger a los ciudadanos y a los sistemas sanitarios”, ha defendido Zapatero, quien ha señalado que “un espacio de colaboración no debe ser de imposición” y ha recalcado que es médico y que su labor es “proteger al ciudadano”.

En ese sentido, la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, ha criticado que en el plan de respuesta temprana uno de los aspectos que echaron en falta fueron “umbrales” comunes a todos los territorios.

La Comunidad de Madrid considera que además de tener en cuenta la incidencia acumulada es necesario medir la capacidad sanitaria en cada momento ya que el virus no se comporta ahora como en marzo y entonces se detectaba el 20 % de los contagios mientras que ahora el diagnóstico alcanza el 85 % de los casos, según el viceconsejero.

Antonio Zapatero enarbola además el número reproductivo del virus, que ha cifrado en 0,8, señalando que en 1 se considera controlada la transmisión, y ha defendido la necesidad de ser “cautos” para evitar medidas que puedan afectar al sistema “socioeconómico” con consecuencias “casi igual de malas para la salud de los ciudadanos que el propio virus”.

Sin embargo, se recomienda a toda la ciudadanía “evitar todo movimiento innecesario”, un consejo que han dado tanto el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y al que se adelantó en agosto el viceconsejero, que este viernes ha recordado las críticas en su contra por este motivo.

Ocho nuevas zonas con restricciones

La Comunidad de Madrid amplía desde el lunes las restricciones de movilidad a otras ocho zonas básicas de salud, con lo que serían 45 las afectadas, y ha recomendado "evitar todo movimiento innecesario" en toda la Comunidad. Así lo ha anunciado el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, en una rueda de prensa telemática, en la sede de la Consejería de Sanidad, en la que ha estado acompañado de la directora general de Salud Pública, Elena Andradas.

Las ocho nuevas zonas con restricciones son Campo de la Paloma y Rafael Albeti (Puente de Vallecas), Doctor Trueta y Miguel Servet (Alcorcón), Panaderas (Fuenlabrada), García Noblejas (ciudad Lineas, Vicálvaro-Artilleros (Vicálvaro) y Orcastitas (Usera).

Estas ocho zonas se suman a las 37 donde ya hay restricciones desde el pasado lunes: en concreto 26 están ubicadas en los distritos de la capital de Carabanchel, Usera, Villaverde, Villa de Vallecas, Puente de Vallecas y Ciudad Lineal, y 11 en las localidades de Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas.

En todas estas zonas, donde viven 1.025.574 habitantes, no está permitida la entrada o salida salvo para cuestiones imprescindibles como ir a trabajar o al médico; los aforos de los espacios cerrados están reducidos al 50 %; y los establecimientos comerciales y de hostelería tienen que cerrar a las diez de la noche.

Los criterios de la Comunidad de Madrid para elegir las zonas con restricciones siguen siendo estos tres: superar la incidencia acumulada de 1.000 casos de coronavirus por 100.000 habitantes, que la tendencia sea estable o creciente, y que la contigüidad geográfica facilite el control de su movilidad.

Con más de 100.000 contagiados desde el 1 de agosto, y ya más de 3.200 ingresados en sus hospitales, la ciudad vuelve a encontrarse frente al abismo de una crisis sanitaria, económica y social. Desde el lunes, los residentes en 37 zonas básicas de salud que se distribuyen entre seis distritos de la capital y otros siete municipios tienen su movilidad restringida (aunque pueden ir a trabajar, a estudiar o al médico), no pueden acceder a parques y jardines, y han visto cómo se ordenaba el cierre de los comercios a las diez de la noche.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, avisaba este jueves de que van a venir "semanas duras" en la Comunidad de Madrid, región cuenta actualmente con el mayor número de contagios del nuevo coronavirus, y ha pedido actuar con "determinación" para tomar el control de la pandemia.

RELACIONADO