El Rey telefonea a Lesmes para decirle que le "hubiera gustado" estar en Barcelona

El Rey Felipe VI ha telefoneado al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, para comunicarle que le "hubiese gustado" acompañarle en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces que se ha celebrado este viernes en Barcelona. Así lo ha comunicado el propio Lesmes a los integrantes de la última promoción de la Carrera Judicial durante un encuentro que ha mantenido con ellos al término del acto. La llamada ha provocado una cascada de críticas por parte de los ministros de Unidas Podemos y del propio vicepresidente, Pablo Iglesias, que ha utilizado las redes sociales para acusar al Rey de falta de neutralidad y de maniobrar contra el Gobierno. Ante las reacciones, Zarzuela ha salido al paso y ha asegurado que la llamada a Lesmes ha sido "una llamada de cortesía".

La llamada telefónica que ha hecho este viernes el Rey al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, ha sido "una llamada de cortesía" y "sin consideraciones institucionales" sobre el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces, han informado fuentes de la Casa del Rey. "Ha sido una llamada de cortesía al presidente del CGPJ con el objeto de trasladar su felicitación personal a la nueva promoción de la carrera judicial, sin consideraciones institucionales respecto del acto ya celebrado", han señalado estas fuentes.

Zarzuela se ha expresado así después de conocerse que, tras el acto de entrega de despachos a los integrantes de la última promoción de la carrera judicial, en el que no ha participado el Rey, Lesmes les ha dicho a los jóvenes jueces que Felipe VI le ha llamado por teléfono y le ha dicho que le "hubiese gustado" acompañarle en este acto.

Horas después, los ministros de Unidas Podemos han cargado en las redes contra el Rey. El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado tras la polémica por la conversación del Rey Felipe VI con el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, que "el respeto institucional significa neutralidad política de la jefatura del Estado", junto a la "renovación de los órganos judiciales en tiempo y forma".

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha acusado a Felipe VI de "maniobrar contra el Gobierno democráticamente elegido" y de "incumplir" la Constitución que impone su neutralidad.

El "enorme pesar" de Lesmes

Durante su discurso oficial, Lesmes ha manifestado este viernes su "enorme pesar" por la ausencia de Felipe VI en el acto solemne al que había acudido todos los años "sean cuales sean las circunstancias que lo han motivado" y ha subrayado que la justicia se imparte en nombre del rey, "símbolo de unidad y permanencia" del Estado.

Lesmes ha defendido que la presencia del Rey, que por primera vez no acude este viernes a la ceremonia de entrega de despachos, "va mucho más allá de lo protocolario" y adquiere "una dimensión constitucional y política".

Para el presidente del Tribunal Supremo, la figura del Rey constituye una "expresión del apoyo permanente de la Corona al poder judicial en su defensa de la Constitución y de la ley en beneficio de todos los españoles a los que servimos", por lo que ha manifestado su "firme deseo" de que no vuelva a faltar en el acto, "sean cuales sean las circunstancias que lo han motivado".

Ya en las primeras palabras de su discurso, Lesmes ha lamentado que la ausencia del Rey "rompe con una tradición de más de 20 años", por el "especial vínculo constitucional de la Corona con el poder judicial" desde la Constitución de Cádiz de 1812.

Tras recalcar que la asistencia del monarca en la entrega de despachos sirve para "resaltar la dignidad" de la función de los jueces, ha recordado que para referirse al poder judicial la Constitución "emplea una fórmula de hondo significado simbólico y constitucional: la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey".

En opinión de Lesmes, "esta breve frase expresa la legitimidad del poder judicial" y revela que la administración de justicia se hace en nombre de "quien simboliza la unidad y permanencia del Estado, conjugándose así, armónicamente, en la fórmula constitucional, las ideas de soberanía y unidad de nuestra nación".

El presidente del Supremo se ha dirigido después a los nuevos jueces, a los que ha recordado que su "misión constitucional" es esencial para la "convivencia pacífica en España: la función de administrar, en nombre del Rey, la justicia que emana del pueblo".

En ese sentido, les ha emplazado a guiarse por "la firmeza y el convencimiento en los valores constitucionales" tras advertirles de que en su carrera se encontrarán con situaciones duras que requerirían "un esfuerzo no solamente profesional sino muchas veces personal".

"Ya os anticipo que no serán pocos los momentos en los que tendréis que afrontar situaciones de soledad, en las que tendréis la sensación de ser los únicos baluartes del Estado de Derecho, en circunstancias adversas, que pondrán a prueba vuestro compromiso con la institución a la que pertenecéis", ha alertado Lesmes.

Según el presidente del CGPJ, en los 40 años de democracia, la justicia española "ha demostrado que es capaz de adaptarse a las situaciones más difíciles y de afrontar los más complicados lances", y "buena prueba de ello es", en su opinión, que las labores judiciales más esenciales se han seguido desarrollando durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus.

En ese sentido, ha agradecido su "valentía y decisión" a los 62 nuevos jueces, convencido de que con su profesión, "esencial para la convivencia de los ciudadanos", van a contribuir a "mejorar España".

Además de Felipe VI, se ha ausentado del acto de Barcelona el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, alegando a última hora problemas de agenda. Sí han estado el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, que han participado en la entrega despachos a los nuevos jueces que han acudido, ya que un grupo de ellos se han ausentado también en protesta por lo ocurrido en relación con el jefe del Estado.

Se trata de la primera ocasión en la que Felipe VI, que había confirmado inicialmente su presencia en Barcelona, no acude a este acto institucional, y por el momento desde ninguna institución se ha dado una explicación oficial sobre los motivos de lo ocurrido.

RELACIONADO