Urge una respuesta contundente

El intenso y rápido empeoramiento de la crisis sanitaria en toda España, con la espeluznante cifra de 242 muertos en las últimas 24 horas, y el ascenso imparable de los contagios en Madrid (centro de la onda expansiva) obliga a los gobiernos de la CAM y de España a una respuesta urgente y eficaz antes de que se descontrole la situación y está se propague por todo el país.

El pasado lunes el presidente del Gobierno Pedro Sánchez y la presidenta de la CAM Isabel Ayuso pusieron en marcha una colaboración para frenar el preocupante rebrote de la epidemia del Covid-19 en Madrid. Ese mismo día entraron en vigor medidas restrictivas de movilidad en 37 zonas de Madrid.

Pero, desde entonces, los contagios no solo no se han frenado sino que han ido subiendo y ampliando las zonas de ‘alto riesgo’ que tienen más de 1.000 personas contagiadas por cada 100.000 habitantes.

En la mañana del martes se aumentaron en 16 el número de localidades y de barrios incluidos en el ‘alto riesgo’ y por la tarde ya eran 26 las nuevas zonas en esa situación.

Con lo que si en todas ellas se declara el confinamiento, o el control de la movilidad, ya estaríamos en 63 zonas confinadas, pero con un alto flujo de movilidad entre ellas y las liberadas por quienes tienen que salir para acudir al trabajo, lo que aumenta el riesgo de contagios en sus empresas y en los transportes públicos.

A ello hay que añadir la escasez de médicos, enfermeras y rastreadores y el hecho grave de que los ‘centros de atención primaria’ están desbordados, a la vez se van llenando los hospitales y reduciéndose las UCI disponibles.

En estas circunstancias no cabe especular con respuestas escalonadas a esta crisis madrileña que amenaza a las Comunidades limítrofes y al resto de provincias y regiones del país, donde tampoco paran de crecer los contagios.

Pero está claro que primero hay que controlar Madrid con una decisiones contundentes que frenen la expansión aunque ello tenga consecuencias de todo orden, económico, social y familiar. Porque está claro que no podemos continuar así y que, como dice el dicho popular, ‘más vale ponerse una vez colorados que ciento amarillos’.

Y si el Gobierno de Madrid no está en condiciones de tomar la más rápida y más eficaz de las decisiones entonces deberá ser el Gobierno de España el que asuma el mando, la decisión y la responsabilidad. Sobre todo ahora que tenemos la cifra de 241 en las últimas 24 horas lo que nos sitúa en tiempos del ‘estado de alarma’ que parecían olvidados y que vuelven a sonar.