Iglesias carga contra Madrid por "criminalizar" la pobreza un día después del encuentro entre Ayuso y Sánchez

El vicepresidente del Gobierno asegura que para combatir la pandemia se necesitan médicas y enfermeros y no policías y militares

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ha subrayado que el Gobierno "en ningún caso puede compartir" la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid, que ha optado por intentar "criminalizar la pobreza" en lugar de reforzar servicios públicos esenciales, como el sanitario.

En declaraciones a TVE, Iglesias ha enmarcado el encuentro que mantuvieron este lunes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la obligación que tienen de colaborar con todas las administraciones, con independencia de su signo político.

No obstante, ha subrayado que el cumplir con esa obligación no significa estar de acuerdo con las medidas emprendidas en Madrid por Ayuso y el vicepresidente regional, Ignacio Aguado (Cs).

Y es que Iglesias ha señalado que los instrumentos para potenciar la lucha contra la pandemia es el refuerzo de los trabajadores públicos, como son médicos, enfermeros rastreadores o profesores para disminuir ratios en aulas, así como corregir la situación de "saturación" del transporte público en Madrid.

"Eso implica tomar medidas que van en una dirección muy diferente a la del bloque de la derecha de PP, Ciudadanos y Vox en Madrid", ha remachado el vicepresidente segundo.

"No hay derecho a que se les diga a los trabajadores que son virus"

Además, ha aseverado que en Madrid mucha gente tiene sensación de "preocupación" ante la gestión de la pandemia en Madrid y que "no parece sensato" escuchar a dirigentes regionales, en referencia a Aguado, decir que los ciudadanos tienen que "elegir entre ser virus o vacuna". En esta línea, ha dicho que "no hay derecho" que se le diga a trabajadores de los distritos de Puente de Vallecas que "son un virus".

También ha manifestado que el control de la movilidad es necesario, pero que la gente tiene sensación de que "aquí (en Madrid) algunos están hablando de segregación" y ha tildado de "muy grave" que Ayuso aludiera a que problemas de estas pandemia son menores extranjeros no acompañados o "intentara criminalizar la pobreza".

Así, Iglesias ha enfatizado que en Madrid hacen falta más personal para mejorar los servicios públicos y que para ello se le otorgó a la Comunidad de Madrid 3.400 millones. Por tanto, el establecer controles policiales a vecinos de los distritos afectados puede generar sensación a los ciudadanos de que las cosas "no se están haciendo bien".

"Los trabajadores públicos que hacen falta para seguir combatiendo una pandemia que nos está llevando a una situación de riesgo no son policías ni militares, son médicas y son enfermeros", ha disertado el vicepresidente.

Pedir el Estado de Alarma corresponde a Ayuso

Preguntado sobre si hace falta declarar un estado de alarma en Madrid, Iglesias ha insistido que el solicitar esa opción corresponde a la administración regional, acorde con un estado "descentralizado" como el español.

En consecuencia, deben ser los representantes que los ciudadanos han votado en su territorio los que tienen que decidir si el estado de alarma hace falta, para lo cual el PSOE y Unidas Podemos ponen sus diputados en el Congreso a su disposición.

"Nosotros no nos podemos meter en las tareas legítimas de unas administraciones autonómicas que han sido elegidas por los ciudadanos y estamos obligados a cooperar y asistirles. Pero eso es una cosa y otra bien distinta es compartir lo que está haciendo Cs, Vox y PP en la Comunidad de Madrid", ha apostillado Iglesias.

Un borrador de PGE con más carga fiscal

Por otro lado, y en otro orden de temas, Iglesias ha augurado que habrá "muy pronto" un borrador de Presupuestos Generales del Estado (PGE) y también "medidas de justicia social" como algunas orientadas a articular mayor carga fiscal a las rentas altas.

Además, se ha mostrado confiado en sacar adelante las cuentas públicas con el bloque que apoyó la moción de censura al expresidente Rajoy.

En declaraciones a TVE, ha avanzado que las negociaciones entre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, han logrado "avances muy interesantes" y "pronto va a haber buenas noticias".

Una vez que esté listo el borrador, Iglesias ha detallado que se iniciará el diálogo con las fuerzas políticas, priorizando a los partidos que apoyaron la investidura, pasando luego a los que se abstuvieron y, por último lugar, a los que votaron en contra.

Iglesias ha desgranado que está claro que existen "dos bloques" en el hemiciclo del Congreso, el progresista y el conformado por la derecha y la ultraderecha. Por tanto, ha asegurado que no hay que excluir a nadie del diálogo, pero sin generar "expectativas absurdas", en referencia a la posibilidad de incluir a Ciudadanos en un acuerdo de presupuestos.

El vicepresidente ha confiando también en tener los presupuestos "en tiempo y forma" para evitar prorrogar las cuentas públicas diseñadas por el exministro Cristóbal Montoro y tiene "razones para el optimismo", al apreciar que las fuerzas "progresistas" que apoyaron la investidura han "mostrado claramente su disponibilidad para negociar los presupuestos".

"Nadie da nada gratis en política y hay que negociar pero creo que vamos a conseguir las dos cosas: tener los presupuestos en tiempo y forma y con la mayoría de la investidura", ha desgranado.