Empresarios, sindicatos y formaciones políticas dan el visto bueno a la ley del teletrabajo

La ley contará con el apoyo del PP y Cs en el Congreso, mientras JxCAT y EH Bildu aseguran que "se queda corta"

El decreto ley que regula el teletrabajo ha contado con el visto bueno de empresarios, sindicatos y contará con el apoyo del PP y de Ciudadanos para su convalidación en el Pleno del Congreso de los Diputados y la mayoría de partidos considera que la norma es positiva, aunque JxCAT se queja de falta de negociación política y EH Bildu señala que se queda "muy corta". El real decreto ley ha sido aprobado este martes por el Consejo de Ministros y su trámite en la Cámara baja será como un proyecto de ley para que pueda recibir enmiendas.

Algunas formaciones políticas ya han anunciado que introducirán cambios porque el decreto deja abiertos temas como el derecho a recibir una compensación por los gastos que conlleve el teletrabajo, que se deja en manos de la negociación colectiva.

No obstante, fuentes de Ciudadanos han señalado a Efe que apoyarán su convalidación cuando llegue al Congreso porque ha recibido el aval de los agentes sociales y consideran que el teletrabajo debe ser "palanca para avanzar hacia un mercado laboral más respetuoso con el derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de todos los trabajadores".

"Nos alegramos también que se hayan podido moderar durante este tiempo de negociaciones posturas más extremistas por otras más sensatas", han señalado las mismas fuentes, tras avisar de que también intentarán cambiar parte de la norma durante su tramitación.

La portavoz del grupo parlamentario del PP, Cuca Gamarra, ha incidido que también apoyará la convalidación toda vez que los populares fueron los que regularon "por primera vez el teletrabajo o trabajo a distancia con la entrada en vigor de la reforma laboral del 2012".

Recuerda que el presidente del PP, Pablo Casado, ya propuso en mayo su regulación para asegurar empleos y evitar despidos.

El diputado de JxCAT Genís Boadella ha valorado que la ley se haya consensuado con patronal y sindicatos, pero ha criticado que el Gobierno no haya contado con el acuerdo de los partidos políticos, ya que la norma "viene tras seis meses desde que comenzó el estado de alarma".

"Los partidos políticos representamos personas, territorios y sectores. También tenemos opinión sobre estos temas y, a pesar de las buenas palabras, el gobierno, en todos estos temas laborales siempre acaba imponiendo Reales Decretos Leyes sin negociación con los grupos políticos", ha incidido.

JxCAT valora la inclusión de diferentes categorías de trabajo (a distancia, teletrabajo y presencial) pero ha lamentado que la regulación de la compensación de gastos quede abierto a una negociación posterior entre empresa y trabajadores.

El portavoz adjunto de EH Bildu Oskar Matute ha señalado en rueda de prensa en el Congreso que la ley era "urgente y una obligación", pero "se queda muy corta y no tiene sentido que si ahora el pico de teletrabajo con la pandemia es muy elevado no pueda aplicarse la norma de forma efectiva desde ya".

También ha advertido de que presentarán enmiendas para garantizar que las mujeres no se quedan relegadas con el teletrabajo y para establecer obligaciones al empresario.

Satisfacción entre empresarios y sindicatos

El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Miguel Garrido, ha dicho que en la negociación con el Gobierno de la ley del teletrabajo había asuntos que gustaban "menos" a los empresarios, que han dado su visto bueno por "responsabilidad" y con una "mirada a largo plazo".

Así lo ha expresado este martes el presidente de los empresarios madrileños en una entrevista en Radio Nacional de España (RNE) en la que ha afirmado que queda "satisfecho" con la "buena" regulación resultante.

"Es un avance", ha dicho Garrido sobre la nueva norma, aunque considera que "pudo ser mejor", en referencia a la vuelta del teletrabajador al centro de trabajo, decisión que deberá ser acordada, pero que los empresarios consideran que debiera ser adoptada por la empresa por motivos organizativos.

Con respecto a la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), Garrido ha dicho que es "sorprendente" que este pendiente su regulación a falta de nueve días para que acabe la vigencia de los actuales, y ha agregado que el hecho de no saber qué pasará el 1 de octubre significa "no hacer bien los deberes".

En este sentido, Garrido ha lamentado el hecho de que puedan quedar fuera de ERTE algunos sectores concretos, como muchas pymes (pequeñas y medianas empresas) "vulnerables en peligro de desaparición, de los sectores de la hostelería y el comercio".

Para el líder de los empresarios de Madrid, "toda empresa con actividad disminuida o desaparecida (por causa de la pandemia) debería poder acogerse al ERTE con independencia de estar en un sector u otro".

Acerca de los empresarios y trabajadores del ocio nocturno de Madrid que se encerrarán mañana, miércoles, en varios locales para pedir la ampliación de los ERTE, Garrido ha expresado su "comprensión" con este sector, "uno de los más golpeados" por la crisis sanitaria.

Según Garrido, en los rebrotes de la pandemia "están pagando el pato aquellos que menos culpa tienen", pues -en su opinión- "los rebrotes no se han producido sido en el ámbito laboral y empresarial, sino en el social y familiar".

El presidente de la CEIM ha dicho además que, a largo plazo, para una recuperación económica que necesita "antes que todo movilidad", harán falta "medidas estructurales", como una carencia más larga para los préstamos ICO, como forma de "dar oxigeno a las empresas", una reforma relativa a una nueva estructura de costes para las empresas, y también reducción en los alquileres.

Desde UGT, su secretario general, Pepe Álvarez, ha calificado este martes el acuerdo de "positivo"; mientras que el líder de CCOO, Unai Sordo, ha mostrado su satisfacción por lograr pactar una legislación "avanzada", que "aborda la realidad que ha venido para quedarse".