Sánchez interviene la Sanidad de Madrid, espera las medidas de Ayuso suficientes y no descarta otras

Los dos presidentes traían preparados sus discursos antes de la reunión, lo que prueba que no esperaban decisiones concretas en esta cita

Sospecha de que Sánchez prepara un ‘estado de alarma en Madrid y una cierta sensación de fracaso tras la reunión entre Sánchez y Ayuso en la Puerta del Sol porque no se anunciaron nuevas e inmediatas medidas en Madrid contra la epidemia salvo la creación de dos grupos de trabajo para la coordinación ‘territorial’ y ‘técnica’ con un portavoz conjunto.

Lo que constituye un gol por la escuadra de Sánchez a Ayuso en Madrid, dado que la presencia de los ministerios de Sanidad y de Administración Territorial en los grupos de trabajo ahora creados es, en consecuencia, una ‘intervención’ del Gobierno de España en la Sanidad de Madrid.

De la que a partir de ahora el Gobierno de Sánchez va a tener información precisa y detallada, día a día, por si empeora la situación y tiene que pasar a decisiones mayores como la aplicación del ‘estado de alarma’, como teme el Consejero madrileño de Sanidad Ruiz Escudero.

Lo dijo Sánchez en el discurso que leyó, tras la reunión con Ayuso, y que traía escrito desde La Moncloa: ‘espero que las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de Madrid sean suficientes, si no lo fueran (que no lo serán)  no se descartan ‘otros escenarios’.

Pero la impresión que se tiene, después la reunión de la Puerta del Sol, es que se ha perdido el tiempo porque se esperaban hoy medidas urgentes para ampliar y mejorar los ‘centros de atención primaria’ a los enfermos, que ahora están desbordados y un reforzamiento urgente de los rastreos de los contagios.

Pero los grupos de trabajo que han preparado el encuentro en la Puerta del Sol no se han ocupado de estas dos urgentes carencias. Aunque los de la Moncloa, que lideraba Ivan Redondo, dejaron atado el control de la Sanidad de Madrid en manos del Gobierno de España.

Mientras que por el lado de la CAM Miguel Ángel Rodríguez estaba más ocupado en salvar la deteriorada imagen de su presidenta con una pomposa y ridícula estética (24 banderas de España y Madrid al estilo Donald Trump) y un discurso -también elaborado de antemano- literario donde Ayuso repitió que Madrid ‘es una España dentro de España’. Solo le falto decir lo de ‘el rompeolas de todas las Españas’.

Y todo ello para tapar los graves errores y precipitaciones equivocadas de Ayuso y su Gobierno en las residencias de ancianos, o cuando pedía que Madrid llegara pronto a la Fase 3 de la desescalada, o cuando Ayuso dijo en agosto que en Madrid no eran necesarias las mascarillas.

Eso sí, Ayuso aprovechó su discurso ante Sánchez para pedir el control del aeropuerto, más policías para vigilar la movilidad en las 37 zonas ahora aisladas y más médicos, enfermeras y rastreadores que ahora dice no tener para controlar una situación que se le ha ido de las manos que posiblemente necesite decisiones más drásticas que las que se acaban de tomar.

RELACIONADO