El fiscal Navajas denuncia presiones de fiscales "contaminados políticamente" como Consuelo Madrigal

El teniente fiscal del Tribunal Supremo ha denunciado que algunos fiscales acudieron a su despacho para presionarle sobre las querellas contra el gobierno por la gestión del COVID-19: "Con esta tropa yo no puedo ir a la guerra"

El teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, ha denunciado este lunes haber sufrido presiones de algunos compañeros, como la exfiscal general del Estado Consuelo Madrigal, que trataron de influir para que no se opusiera a la admisión de las 21 querellas contra el gobierno por la gestión del COVID-19.

En una entrevista en Onda Cero, Navajas ha explicado que ha decidido hablar para defenderse de las críticas hacia su informe porque, si bien las asume, le han dolido las de las asociaciones de fiscales y las de compañeros "que vive un piso más arriba".

En su labor como número 2 de la Fiscalía, que desempeña desde que Eduardo Torres Dulce fuera fiscal general, siempre ha despachado las "frecuentes" querellas en el Supremo contra políticos y nadie le criticó cuando se opuso a querellas contra Mariano Rajoy o Pablo Casado ni tampoco le exigieron que reuniera a la Junta de Fiscales de Sala, como ha ocurrido ahora.

Navajas ha explicado que la Junta de Fiscales "nunca se ha convocado" para este tipo de asuntos y quiso evitarlo por temor a las filtraciones, que ya se han producido en otras ocasiones, y por que habría tenido que excluir a algunos compañeros, "magníficos juristas, pero absolutamente esclavos de su ideología".

En ese momento ha relatado que el pasado mes de mayo, "cuando el pan estaba todavía por cocer", dos de esos compañeros acudieron a su despacho "a influenciarme sobre el fondo de este asunto" y le advirtieron: "Oye, en tus hombros radica el prestigio de la carrera, no vayas a poner un baldón en tus últimos meses", en alusión a su próxima jubilación para la que ha dicho le quedan 82 días.

"La cosa era todavía más grave cuando uno de esos fiscales, una compañera, acababa de lanzar en abril o en marzo una soflama contra el Gobierno publicando un artículo" crítico con el Gobierno, en alusión a Consuelo Madrigal a la que ha reconocido que se estaba refiriendo. "Ahora se me dirá que es libertad de expresión. No, los fiscales tenemos absolutamente prohibido y sancionado con falta muy grave felicitar o censurar a las autoridades políticas".

"Yo con esa tropa no podía entrar a debatir a que me dieran sus consejos", se ha justificado a la vez que ha afirmado que no ha estado solo en esta decisión, sino que a contado "con gente muy solvente" de la Secretaría Técnica de la Fiscalía, que se trata de "un grupo de fiscales cualificados" nombrados por el fiscal general.

Navajas ha defendido el informe en el que la semana pasada se opuso a la admisión de esas querellas y que, según ha dicho, es "de mejor o peor calidad" , pero "ha sido un trabajo muy reflexivo" en el que "no ha intervenido ni por activa ni por pasiva la fiscal general del Estado".

"Mi informe no está respaldando al Gobierno, yo lo que hago son temas penales", ha insistido, al destacar que con su decisión no se les niega a las víctimas su derecho a resarcirse económica y moralmente, y recuerda que entre los fiscales que ha trabajado "codo con codo" con él figuraba la fiscal responsable de víctimas.

Entiende que la "actuación de los políticos españoles fue manifiestamente mejorable" en la gestión de la pandemia y que podrá tener su "sanción en las urnas", y que las víctimas merecen ser indemnizadas, pero cree que no por la vía penal, y que las cuarenta denuncias sobre las que el fiscal tiene pendiente pronunciarse, también "se van a tener que archivar por las mismas razones".

Reproches por no convocar la Junta de Fiscales de Sala

Sobre los reproches de no haber querido convocar la Junta de Fiscales de Sala, compuesta por 35 fiscales, Navajas ha recordado que cuando se opuso a otras querellas contra el expresidente Mariano Rajoy o su sucesor al frente del PP, Pablo Casado, nadie le dijo que tenía que convocar la Junta: "yo las despaché y nadie me dijo, te has equivocado".

Ha destacado que siempre que ha emitido un informe de este tipo al cabo del tiempo el Supremo lo ha respaldado. "¿Esto significa que soy muy listo? No. Significa que los querellantes no llevan razón".

"Desde tiempo inmemorial se ha dicho que esa Secretaría técnica es un equipo de confianza que lo nombra la Fiscalía General" y "si no nos gusta este sistema, como no nos gusta el sistema de nombramientos del fiscal general, vamos a cambiarlo", pero "no vale decir que cuando el gobierno es conservador los fiscales generales son extraordinarios" y no "cuando es progresista". "Mire usted, eso es desvergonzado", ha zanjado.

El juicio del 'procés'

Ha hablado también sobre el juicio del "procés" y la "magnífica labor, honesta y honrada" que hicieron sus cuatro compañeros fiscales del Supremo, aunque él tenía sus dudas sobre si existía el delito de rebelión pero, ha recalcado, no se le "ocurrió" criticarlos en los medios.

"Hombre algunos dicen que el prestigio de la carrera fiscal se está tirando por el señor Navajas, nosotros que lo elevamos a la cumbre. Hombre, compañeros, que el juicio se televisó y vimos algunas cosas muy brillantes y otras menos brillantes", y ha recordado que después el Supremo tuvo "una opinión distinta" y, ha dicho en tono coloquial, "pinchó el globo" a los fiscales.

Preguntado por el caso Dina y las noticias sobre la supuesta relación personal entre una abogada de Podemos, Marta Flor, y el fiscal Anticorrupción Ignacio Stampa, ha dicho que le produjo una reacción "escandalosa" y que él hubiese apartado "inmediatamente" al fiscal.

Tras declararse "monógamo, monárquico y madridista", Navajas no ha querido pronunciarse sobre el fondo de la investigación de la Fiscalía al rey emérito, cuya conducta ha hecho "un daño al Estado y a la institución" y ha calificado de "reprobable".