El estadounidense DeChambeu se estrena en un 'major' con la conquista del US Open

Los españoles Jon Rahm y Rafael Cabrera-Bello terminaron empatados con +10 y fuera del top 20 del torneo

El golfista estadounidense Bryson DeChambeau conquistó este domingo el US Open, segundo 'grande' de la temporada y primero en el palmarés del americano, muy sólido en la última jornada en la que no le pudo seguir el ritmo su compatriota Matthew Wolff.

El domingo decisivo en el exigente recorrido de Winged Foot se presentaba como un duelo entre DeChambeau, de 27 años y que había sido cuarto en el Campeonato de la PGA de hace unas semanas, y el joven Wolff, de 21. Ambos estaban separados por dos golpes y se perfilaban como los favoritos, con permiso del sudafricano Louis Oosthuizen, que con -1 era el otro jugador por debajo del par del campo neoyorquino.

Pero el californiano no dio excesivo margen gracias a sus sólidos 18 hoyos finales, todo lo contrario que el líder, que acusó los nervios y que pasó de su brillante sábado a un domingo de 'pesadilla'. Oossthuizen, que jugó por delante, tampoco pudo presionar tras firmar 73 golpes, tres por encima del par.

Así, al paso por el hoyo 5, DeChambeau cogía el mando un golpe por delante de Wolff, haciendo valer su 'birdie' del 4 por los dos 'bogeys' de su compatriota. Ambos fueron capaces de mantener la emoción para la segunda parte del recorrido al hacer dos impresionantes 'eagles' en el 9, pero a partir de ahí el 'veterano' fue más sólido y no concedió nada.

Un 'birdie' en el 11 le reforzó, mientras que Wolff comenzaba su hundimiento con dos 'bogeys' (10 y 14) y se despedía definitivamente con el 'doble-bogey' del 16 que terminó por darle el triunfo a un DeChambeau, brillante vencedor con un global de -6, no solo como el único en terminar por debajo del par, sino también como el único del torneo en no acabar ninguno de los cuatro días por encima del par (69-68-70-67).

En cuanto a la representación española, Jon Rahm y Rafael Cabrera-Bello terminaron empatados con +10. El vasco vivió un día irregular con cuatro 'birdies' y cinco 'bogeys' y un 'doble-bogey', muchos de ellos en los hoyos finales que le impidieron cerrar con una tarjeta más óptima, mientras que el canario lo pasó peor con un 78 final (+8) con seis 'bogeys', dos 'doble-bogeys' y dos 'birdies. Ambos terminaron más allá de los veinte primeros clasificados.