Calviño insiste: los ERTE deben concentrarse en sectores que no pueden reabrir y en empresas solventes

La vicepresidenta económica ha asegurado además que "no hay ninguna decisión tomada" sobre la posibilidad de subir el IRPF así como el Impuesto de Patrimonio a las rentas más altas, como se persigue desde Unidas Podemos

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido este lunes la necesidad de centrar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en empresas necesitadas que sean viables más que en sectores específicos. "No se trata tanto de una cuestión de sector como de concentrar los esfuerzos en las empresas que verdaderamente más lo necesitan", ha argumentado la vicepresidenta en una entrevista en TVE al ser preguntada sobre las negociaciones para extender los ERTE extraordinarios más allá del 30 de septiembre.

"Tenemos que asegurarnos de que se cubre a las empresas que verdaderamente eran solventes antes, están en una situación transitoria" y van a poder reactivarse en el futuro "en lugar de cubrir demasiado y no tener un impacto", ya que se trata de una medida con un "importante coste presupuestario".

A ese respecto y ante las críticas de los agentes sociales, Calviño ha insistido en que hay "una transparencia total" sobre el coste de las medidas, que además han sido "tremendamente eficaces" para proteger el empleo, como prueba que cada día entre 4.000 y 5.000 personas salen de los ERTE para incorporarse a sus puestos de trabajo.

La ministra para Asuntos Económicos y Transformación Digital ha asegurado además que "no hay ninguna decisión tomada" sobre la posibilidad de subir el IRPF así como el Impuesto de Patrimonio a las rentas más altas, como se persigue desde Unidas Podemos. "Sobre las cuestiones de detalle, no se ha tomado una decisión en el seno del Gobierno. (...) De momento, no hay ninguna decisión tomada con respecto a las cuestiones que se están hablando con los distintos socios, con los posibles socios que apoyen los Presupuestos", ha subrayado.

La vicepresidenta económica no ha descartado, sin embargo, que se introduzcan "ajustes en determinados tipos impositivos o por ejemplo en bonificaciones" en el caso de que no estén siendo tan efectivas como fuera deseable, pero siempre y cuando "no se ponga en riesgo el crecimiento económico y la creación de empleo".

"Nuestra prioridad es que los Presupuestos acompañen la recuperación económica y la creación de empleo", ha insistido Calviño, que también ha expresado su deseo de que las cuentas públicas de 2021 salgan adelante con el mayor apoyo parlamentario posible.

La vicepresidenta ha indicado además que el objetivo del Gobierno es que el techo de gasto se apruebe "en las próximas semanas", en todo caso antes del 15 de octubre, que es la fecha en la que el Ejecutivo debe remitir a Bruselas el borrador del plan presupuestario.

"Lo deseable y lo ideal es que el techo de gasto esté aprobado antes del 15 de octubre. Tanto la ministra de Hacienda como yo estamos revisando el cuadro macroeconómico, terminando la arquitectura básica del Presupuesto y preparando la propuesta del techo de gasto para que la apruebe el Consejo de Ministros en las próximas semanas", ha explicado.

También ha defendido que la fusión de Bankia y Caixabank será positiva para la participación del Estado, ya que "las perspectivas de beneficios de la entidad resultante son superiores a las que habríamos tenido de mantenerse separadas".