Iglesias bloquea los PGE de Sánchez, que teme el gran estallido de la crisis sanitaria de Madrid

El enfrentamiento entre Sánchez e Iglesias no para de crecer y amenaza la estabilidad del Gobierno

La entrevista -que parecía amañada- que el Presidente Pedro Sánchez le ofreció, en la noche del sábado, a LaSexta fue tan preocupante como reveladora porque Sánchez demostró que no tiene soluciones inmediatas para los tres grandes problemas a los que se enfrenta: el repunte de la crisis sanitaria que tiene epicentro en Madrid; los PGE de 2021 que Pablo Iglesias bloquea en el Gobierno; y el empeoramiento de las relaciones entre Sánchez e Iglesias en el seno del Ejecutivo.

Sobre la crisis sanitaria, que hoy será objeto en Madrid de un encuentro en la Puerta del Sol entre Sánchez y la inefable presidenta Isabel Ayuso (que a su vez tiene aterrorizado a Pablo Casado por su manifiesta incompetencia), Sánchez siguió mintiendo sobre las cifras de contagios y muertes y no fue capaz de explicar porqué España es el país con peores cifras de la UE y del mundo occidental.

Si reconoció Sánchez que la situación sanitaria española ha empeorado aunque insiste en que estamos mejor preparados (¡faltaría más!) que en la pasada primavera, para abordar la segunda oleada y reconoce que Madrid se ha convertido en problema prioritario y que por ello acude a la Puerta del Sol con la intención de ‘ayudar a doblegar la curva’.

Pero en vísperas de la visita de Sánchez a la Puerta del Sol el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero (personaje afectado por cientos de muertes de ancianos en las residencias de Madrid), ha hecho unas más que agresivas declaraciones a ABC en las que dice que Sánchez quiere ‘que Madrid claudique y declare el estado de alarma’ y añadió: si hay que cerrar Madrid se cerrará’, un mensaje escalofriante.

Por su parte el ministro José Luis Ábalos también calentó el encuentro de Sánchez y Ayuso y dijo que ‘el Gobierno de Madrid ha puesto la economía por encima de la salud’, lo que sin duda forma parte del discurso tonto-liberal (ha oído campanas y no sabe dónde) de Ayuso para justificar sus errores.

Pero cierto en este debate es que, como dijo el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, Madrid se está convirtiendo en un ‘bomba radioactiva vírica’. Que puede relanzar en la CC.AA. limítrofes la epidemia y comprometer la recuperación económica del país que tiene en la capital de España su motor principal. Y por eso va Sánchez hoy a la Puerta del Sol.

El gran retraso de los PGE

El segundo gran problema de Pedro Sánchez son los PGE sobre los que el Gobierno no tiene hasta el momento definido ‘el techo de gasto, ni el marco macro económico ni el plan de ingresos y gastos’, lo que constituye un serio retraso que crea incertidumbre económica e inquietud en la UE.

Y lo que ha llevado a decir a la vicepresidenta Carmen Calvo (otra inefable) que seguramente habrá que prorrogar ¡en enero! los Presupuestos de 2018, por enésima y tercera vez.

Y el retraso de los PGE de Sánchez solo tiene una causa principal: la falta de acuerdo en el seno del Gobierno de coalición entre Sánchez, que no quiere subir los impuestos ni tocar la reforma laboral para poder pactar con Cs, e Iglesias que quiere pactar los PGE con ERC y Bildu (los pro golpistas y filo etarras) con unas cuentas públicas con altos impuestos, reforma laboral y mas gasto social.

La bronca entre Iglesias y Sánchez continúa

Unas posiciones encontradas entre Sánchez e Iglesias que bloquean los PGE que el Gobierno no puede cerrar ni presentar. Y que va mucho más allá de las cuestiones económicas y se adentra en las diferencias personales y políticas.

Como lo prueba la reciente declaración de Iglesias anunciando que ahora la prioridad de Podemos es ‘la nueva Republica’, mientras Sánchez asegura que el PSOE defiende el pacto de la ‘monarquía constitucional’.

Y todo ello incide en la pésima relación entre ambos que desveló Iglesias en declaraciones a la Cadena SER cuando afirmó que había tenido una ‘fuerte discusión’ con Sánchez por no haber sido informado de ‘la huida del Rey emérito de España’ y que Sánchez acabó pidiéndole disculpas’.

Una revelación de Iglesias, duramente criticada por Adriana Lastra desde el PSOE, a la que Sánchez quiso responder el sábado en La Sexta TV con una intencionada, contra Iglesias, cita de Cervantes en la que decía: ‘la gracia está en la discreción’. De lo que se deduce que a Sánchez no le hizo gracia la indiscreción de Iglesias y su chulería a la hora de jalear en la radio que el Presidente la ha pedido perdón.

Lo que sumado al bloqueo que Iglesias impone a los PGE da una idea clara que las malas relaciones existentes en el seno del Gobierno de coalición.

RELACIONADO